16/12/2014, 00.00
HONG KONG
Enviar a un amigo

Navidad en Hong Kong, descubriendo a Jesucristo, "aumenta el deseo de una vida verdadera"

El p. Luigi Bonalumi, misionero del Pontificio Instituto Misiones Extranjeras, está a cargo de la parroquia del Corazón Inmaculado de María en los Nuevos Territorios: "Aquí todo está de fiesta, pero muchas personas no saben qué signifique esta fiesta. Es por esto, que entre los cantos navideños y la caritativa en los hospicios y hospitales, tratamos lo más posible de llevar la atención hacia el nacimiento del Salvador". Después de las fiestas se inscribirán en su parroquia 90 nuevos catecúmenos: "Occupy ha demostrado que los valores están cambiando, la gente busca la verdad"

Hong Kong (AsiaNews)- La navidad en la gran, cosmopolita Hong Kong "es uno de los momentos de apostolado más importante para nosotros los católicos. La gran parte de los habitantes del Territorio sabe que es una fiesta que viene de Occidente, pero muchos no saben que se celebra el nacimiento de Jesucristo. Los católicos y los amigos de los católicos cada año mandan los augurios al sacerdote de la zona. Yo escribí en la parroquia: "Si quieren enviar los augurios, que tengan al menos un signo religioso". Así están obligados a buscar postales religiosas en los negocios, y de alguna manera se acercan a la fe. Es una forma de evangelizar, un apostolado que funciona". Con este "truco", el p. Luigi Bonalumi, misionero del Pime y párroco de la iglesia dedicada al Corazón Inmaculado de María en los Nuevos Territorios, transforma el Adviento en un verdadero acercamiento a la religión.

Hablando con AsiaNews, el sacerdote cuenta la preparación a la Navidad en su parroquia en Honh Kong. "En estos días aquí todo está iluminado. Por las calles la gente escribe "Merry Chrismas" y se ven las luminarias de Papá Noel y los arbolitos, pero no saben qué significa. El aspecto religioso no existe. Es una forma de cómo una fiesta pueda transformarse en un momento como los otros, y es por esto que la comunidad se compromete para que sea un apostolado verdadero.

En el período que prepara la Navidad, la parroquia del p. Luigi se ocupa en la caritativa: "Vamos en los asilo de ancianos, que aquí son muchos, y les llevamos regalos. Es obvio que los preparamos para todos los huéspedes, católicos y no. Luego vamos al hospital de la zona para llevarlos los augurios: los niños de catecismo han preparado para cada uno de los enfermos y para cada anciano pequeñas postales pintadas por ellos con los augurios. Regalitos preparados durante la escuela dominical, unas mil postales dibujadas y con los augurios escritos a mano".

Además de esta actividad de voluntariado, también hay tiempo para momentos más legres: "Una de las actividades más apreciadas son los villancicos o cantos de Navidad". Además que en las esquinas de las calles y delante de la iglesias, vamos a las estaciones del ferrocarril de la línea que une Hong Kong con Guanzhou. Con los fieles de las otras parroquias de la zona cantamos en los andenes en diversas paradas. La gente que va o viene del trabajo se detiene a escuchar y quizás se va con una sonrisa".

Al interior de la iglesia, en cambio, se prepara la novena de Navidad: "Todas las noches rezamos las Vísperas solemnes y las varias liturgia de la jornada. Tratamos de que accedan al Sacramento de la Reconciliación y obviamente de la Eucaristía. Pasamos mucho tiempo en Adoración, de modo que la llegada nos encuentre preparados a todos juntos".

La noche de Navidad "como siempre estará todo lleno: con la comunidad inglesa, compuesta en su mayor parte por filipinos emigrantes y de extranjeros anglófonos, como también la comunidad china que participa en masa a la celebración del nacimiento de Jesús. Tenemos programadas 3 misas: una en la iglesia central y dos en las escuelas de la zona. En general la iglesia está llena y afuera también hay mucha gente en fila, porque no logra entrar". Por otro lado, la parroquia del p. Luigi cuenta con unos 10 mil fieles: "Pero aquí en Hing Kong la movilidad es muy alta, por lo tanto los domingos del tiempo ordinario, vienen unas 3 mil personas para las 8 misas entre sábado y domingo, en inglés y en chino".

También el pesebre que se encuentra al ingreso de la iglesia fue preparado por los niños del catecismo, como también el árbol de Navidad. "Alguno puso en los ramos el paraguas amarillo símbolo de Occupy Central (el movimiento democrático que por más de 2 meses protesto en las calles de Hong Kong, pidiendo a Beijing libertad y democracia, ndr). Es un problema muy sentido al interior de la Iglesia local, que ahora se está interrogando sobre cómo responder a las preguntas de los jóvenes que fueron no escuchadas. También de este punto de vista, rezamos y esperamos para que la Navidad sea un verdadero motivo de esperanza.

Una gran esperanza llegará también cuando finalicen las fiestas natalicias, justo el día de la Epifanía. "En aquel día, como en casi todas las parroquias de Hong Kong, celebraremos el rito de la inscripción de los nuevos catecúmenos. El catecumenado de estas personas ya inició unos 3 meses atrás: este año en mi parroquia serán casi unas 90 personas las que se inscribirán, casi todas adultas. En general son parejas, pero también hay  ancianos y jóvenes: si el catecismo irá bien, serán bautizados en la Pascua de 2016".

El motivo principal que está a la base de las conversiones de adultos en Hong Kong "es el derrumbe de los viejos valores". Baja también aquella que alguno define como la "vida moderna", como lo demuestra el movimiento de Occupy. Quien llega al catecumenado normalmente toma esta decisión después de años de reflexión y pensamientos: tienen entre 30 o 40 años, cuando la vida ya está delineada. Tienen una vida y un trabajo, pero entienden que no basta. Buscan valores firmes y una comunidad donde hacer crecer a sus hijos. Se dirigen a la Iglesia, esperando que el hijo entre en una comunidad que enseñe lo que ellos no logran transmitir".

En conclusión, con optimismo, el p. Luigi subraya que "es difícil como siempre hacer un balance del años que está terminando. Pero podemos decir que aumenta el deseo de una vida cristiana seria y auténtica. Y la Navidad es el mejor momento para darse cuenta".

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
​Obispo de Bangalore: En Navidad compartamos la alegría de Dios con aquellos que nos hacen el mal
23/12/2015
Pascua en Tai Po, ancianos y niños abrazan el amor de Cristo
21/03/2016 12:52
Misionero de la Misericordia en Hong Kong, con la mirada hacia China
10/02/2016 15:07
Las lágrimas (y deseos) de Navidad
24/12/2014
Misionero del PIME: que la Navidad nos ayude a construir la civilización del amor
15/12/2018 12:08