09/12/2016, 19.23
MYANMAR
Enviar a un amigo

Obispo de Lashio: Mi diócesis, herida por la guerra y por la droga

de Phillip Za Hawng*

Mons. Phillip Za Hawng narra la dramática situación en la cual se encuentra la parte septentrional del Estado Shan, donde se desencadenaron los enfrentamientos entre el ejército del gobierno y los rebeldes. La fuga de los civiles en China para escapar de los enfrentamientos; el analfabetismo y el comercio de droga diseminada. Una propuesta para una paz duradera.

Lashio (AsiaNews)- Al menos 29 mil católicos de la diócesis de Lashio, “viven en el miedo constante por la guerra, el analfabetismo aumenta y también el consumo de droga”. Es cuanto afirma a AsiaNews, el obispo Mons. Philip Za Hawng. Desde hace tiempo se reinició el enfrentamiento entre los rebeldes étnicos y el gobierno central en el Estado Shan (nordeste de Myanmar), zona de la gran importancia económica: “Por aquí pasa el 80% de los intercambios con China”. El 3 de diciembre pasado un ataque aéreo del ejército gubernamental ha destruido la iglesia de san Francisco Javier en Mung Koe (v.foto): “Han robado todo de los escombros, gran parte de los fieles debieron escapar más allá de la frontera”. La carta del obispo (traducción a cargo de AsiaNews).

La diócesis de Lashio comprende toda la parte septentrional del Estado de Shan, situado en el nordeste de Myanmar. Esta cubre un área de 61 mil quilómetros cuadrados, en su mayor parte montañosa y comparte la frontera con  la provincia de Yuannan, en el sudoeste de China. La diócesis está a 937 quilómetros de Yangon. El territorio está habitado por 15 etnias diferentes por un total de 2,5 millones de personas. La mayor parte son Shan, Ta´an (Palaung), Kachin y Wa. Dada la cercanía con China, el número de chinos aumenta cada año y siempre hay más actividades terminan en sus manos. Casi el 90% de las tribus étnicas viven de la agricultura. En su mayor parte son pobres y no instruidas. El porcentaje de analfabetismo es todavía muy alto en algunos grupos. El total de la población católica es de 29 personas, el 75% de los cuales es de etnia Kachin.

A partir del S. XIX el opio y la cultivación de las amapolas iniciados en China se difundieron en Myanmar. La parte septentrional del Estado Shan es hoy una de las zonas más afectadas por los abusos relacionados con la droga. Gracias a la obra compartida por las Iglesias cristianas y de algunos grupos políticos, el cultivo de amapolas se redujo en algunas zonas.

La autopista oriental que conecta la zona de Mandalay-Yangon con Ruili (en China) atraviesa el corazón de la diócesis de Lashio. El 80% de los intercambios comerciales entre China y Myanmar pasan a través de esta vía de comunicación. También el oleoducto que conecta el Estado de Rakhine con Kunming (China) pasa a través del Estado Shan. Son las vías más importantes para el comercio entre los dos países. El actual conflicto entre alianzas del norte- como el Kachin Independence Organization (Kia/kio), el Ta´ang National Liberation Force (TNLF), el Myanmar Democratic Alliance Army (Kokang Chinese, Mndaa) y el Arakam Army (AA)- está conectado en modo indirecto con esta importante arteria económica.

Lo grupos armaos Aa, TNLF y Mndaa fueron excluidos de la Conferencia de Panglong del S. XXI, organizada a fines de agosto por el ejército del gobierno (Tatmadaw). Esto logró enfurecer a las alianzas del norte, que han probado bloquear las vías económicas. Del 20 de noviembre han atacado la autopista oriental, diversos  puestos de avanzada del ejército y comisarías de la policía.

La parte septentrional del estado Shan fue evangelizada por el Pontifico Instituto Misiones Extranjeras (PIME). Fue elevado a diócesis en 1990 cuando el Card. Charles Bo fue consagrado obispo de Lashio. Hoy hay 19 parroquias. Entre éstas, la de Munguu (Mongkoe) es la más cercana a la frontera con China. La tierra de la iglesia fue comprada en 1939 por el p. Guercilena (Pime, más tarde consagrado como obispo de Kengtung) al jefe local Kachin. El terreno quedó inutilizado hasta 1989, cuando el p. Joachin Ye Maung, sacerdote salesiano, construyó el edificio habitable y una capilla con ladrillos cocidos al sol.

En el año 2002, Mongkoe recibió al primer sacerdote residente, el p. Romano Dai Ze. El área era administrada por el Mungkoe Mungbaw Democratic Army (MNDA), capitaneado por Mungsa La. A la caída de éste, el Tatmadaw construyó un puesto de avanzada cerca de la iglesia. La estructura en cemento armado de la parroquia de san Francisco Javier fue construido en el año 2006.

Esta iglesia fue destruida recientemente por bombardeos del Tatamadaw, después que los grupos rebeldes lanzaron una ofensiva. Casi todos los civiles escaparon a partir del 20 de noviembre. El p. Savio Dau Khawng, las hermanas Doi Awng y un docente voluntario fueron hospedadas en la casa de una familia católica, mientras que los otros fueron a los campos para refugiados preparados por las autoridades de Man.hai. La iglesia de san Francisco Javier está a solo 1 km de la frontera.

Loa graves enfrentamientos entre el ejército y los rebeldes comprenden ataques vía tierra y aérea. En Mongkoe interrumpieron el 4 de diciembre pasado. Desde entonces parece que también en las zonas vecinas no se combata más, pero las autoridades no permiten a la población volver a sus propias casas. Las autoridades gubernamentales volvieron a Mongkoe para hacer el propio deber y proveer para la construcción.

Ayer el p. Savio Dau Hkawang pudo visitar los edificios de la Iglesia, pero no pudo ver todas las investigaciones o hacer fotografías. Vio también que los armarios fueron forzados y todos los objetos (sábanas, libros, archivos) fueron robados.

La comunidad católica de Mongkoe y las personas de la zona viven de hace años en el miedo de los enfrentamientos. Continuamente deben escapar para evitar  a las tropas del gobierno que hicieron arrestos sumarios de sospechosos de cooperación con los rebeldes. Por otro lado, las tropas revolucionarias piden la colaboración de los locales y enrolan a los hombres en modo irregular. Muchos jóvenes obligados a unirse a las tropas armadas, así que los padres prefieren enviarlos a la escuela en los pensionados religiosos, bajo la supervisión de sacerdotes y hermanas.

 

Para obtener una paz duradera es necesario:

La Constitución nacional elaborada y “aprobada” por el referéndum en 2008 debe ser reeditada.

El ministerio de Defensa debe ser colocado entre los poderes del presidente y de su gobierno (por el momento los generales del ejército y los ministros parecen obrar en dos líneas paralelas.

El ejército gubernamental debe invitar al diálogo a todos los grupos étnicos armados- que luchan por la igualdad, la justicia y un compartir justo de los poderes- y establecer Estados federales introducidos en la Conferencia de Panglong por Suu Kyi, el consejero de Estado.

Un  cese del fuego nacional con todos los grupos armados, durante el cual el Tatmadaw y los rebeldes no pueden aventajarse construyendo nuevos puestos de avanzada militares (para asegurar el monitores son necesarios observadores de la Onu).

* Obispo de Lashio, Myanmar

 

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Condena y cárcel para dos pastores Kachin. Activista católica: castigados por haber dicho la verdad
27/10/2017 14:57
Arrestados y a punto de ser procesados dos cristianos Kachin secuestrados por el ejército birmano
26/01/2017 12:32
Wewala, fiesta por los 75 años de la iglesia de San Francisco Javier
05/12/2017 15:21
Shan, los medios narran el ataque a la iglesia de san Francisco Javier: desaparecidos dos católicos
03/01/2017 15:07
Enfrentamientos en el Estado Shan: destruida la iglesia de san Francisco Javier en Mung Koe
05/12/2016 12:07