04/12/2014, 00.00
FILIPINAS
Enviar a un amigo

Obispos filipinos: viene el tifón Ruby, confiamos el país al Señor

Para el próximo 06 de diciembre Filipinas espera la súper tormenta "Hagupit". El presidente de la Conferencia Episcopal pide a las escuelas, las iglesias y parroquias católicas abrir las puertas y prepararse para acoger a los refugiados. Una llamada al gobierno: "Empezar la evacuación, el peligro es demasiado grande".

Manila (AsiaNews / CBCP) - Escuelas, iglesias y parroquias católicas "abrirán las puertas y se prepararan para la próxima ola de refugiados. El súper tifón Ruby está por llegar a nuestras costas debe encontrarnos preparados. A Los evacuados que serán recibidos en las mismas estructuras se les pide  tener en cuenta que se encuentra en lugares santos". Este es el llamamiento lanzado esta mañana por el presidente de la Conferencia Episcopal de Filipinas, Mons. Sócrates Villegas.

El Arzobispo de Lingayen-Dagupan se ha jugado antes de la tormenta, que azotará la región de Visayas Oriental en la mañana del 6 de diciembre. Según la Oficina Nacional de Meteorología, "Ruby" - cuyo nombre oficial es "Hagupit" - aterrizará en las Filipinas con vientos de velocidades de 175 kilómetros por hora, que pueden alcanzar 210 kilómetros, una vez desencadenada. La zona es la misma devastada por el tifón Yolanda.

El obispo ha pedido al gobierno "comenzar de inmediato la evacuación de los residentes. Esperar más podría ser desastroso. Cuando se enfrenta con ese peligro, no hay nada mejor que un exceso de precaución. Hago un llamamiento a todos los filipinos, incluso a aquellos que viven lejos de las zonas afectadas, para orar por la salvación de toda la nación".

En conclusión, Mons. Villegas sólo pone de relieve la importancia de la oración: "Junto con mis hermanos obispos, recomiendo a las Filipinas la compasión, el amor y la providencia de nuestro Padre".

Abatido sobre las islas Visayas hace poco más de un año, Haiyan / Yolanda golpeó con severidad variable, al menos, 11 millones de personas, dispersas en 574 municipios y entre diferentes ciudades; para un retorno a la normalidad serán necesarios ocho mil millones de dólares. Incluso hoy en día, más de 1.700 son desaparecidos; el número de víctimas sería más que 5000, aunque el gobierno escala el presupuesto y hablar de 2.500 muertos.

En las últimas semanas, la Iglesia filipina ha entregado las primeras 1600 casas "permanentes", que forma parte de un proyecto más amplio que tiene como objetivo lograr al menos 3.000 complejos de vivienda a fin de año, repartidos entre las nueve provincias eclesiásticas afectadas por el tifón. El ejecutivo tan sólo ha completado 364 unidades de vivienda en Tanauan y Tacloban (Leyte), pero el número de personas desplazadas en refugios temporales - dispersas en las provincias de Samar, Leyte y Samar del Este - supera los 20.000.

Durante su próximo viaje apostólico a Sri Lanka y Filipinas (del 12 al 19 enero de 2015), el Papa Francis visitará las áreas devastadas por el tifón y cenará con algunos de los supervivientes.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Iglesia filipina: máxima transparencia en la gestión de los fondos post- Yolanda
25/03/2014
Filipinas, decenas de miles huyen por la llegada del tifón Ruby
06/12/2014
Caritas Filipinas contra el gobierno por la gestión de los fondos para el tifón Yolanda
08/08/2015
Filipinas, un año después de Yolanda "aún queda mucho por hacer"
10/11/2014
La Iglesia contra Manila: utiliza al Papa para cubrir los retrasos en la reconstrucción post-Yolanda
04/11/2014