14/03/2016, 13.13
COSTA DE MARFIL
Enviar a un amigo

P. Valmir: Entre los musulmanes de Costa de Marfil, germino la reconciliación

El misionero del PIME, brasileño, está en el norte del país desde 2013. A pesar de la amenaza de Boko Haram y la desconfianza mutua, ha creado un diálogo provechoso y pacífico entre cristianos y musulmanes: "Como cristianos, creemos que deberíamos ir a su encuentro. En medio de la fe musulmana se pone a prueba: Se necesita dar las razones para creer".

Roma (AsiaNews) – El Padre Dos Santos Valmir Manoel es un misionero del Pontificio Instituto de Misiones Extranjeras (PIME), en Costa de Marfil desde 2013. En el país, golpeado ayer por la masacre ocurrida en las playas de Grand Bassam, el sacerdote cultiva una obra de paz y hermandad con los musulmanes, con los cuales lograron superar la desconfianza. AsiaNews lo entrevistó en la víspera de su regreso a la misión, que coincidió con el ataque terrorista.

"Sabemos que hay ‘misioneros’ fundamentalistas islámicos en Costa de Marfil, aunque por ahora la amenaza de Boko Haram no está presente. Estamos en alerta porque ya han comenzado en Burkina Faso y otros Estados vecinos. Estos grupos terroristas, no se pueden apagar, la sociedad no los acepta, por lo que envían a alguien que encaja en la sociedad y comienza a crear las condiciones. Envian refuerzos lentamente y llega el momento en que están listos para actuar". Era casi una profecía de la matanza de ayer, lo dicho el p. Valmir a AsiaNews en la víspera de su regreso a Costa de Marfil. Pero en su parroquia, a pesar de la amenaza del terrorismo, el cura ha creado un diálogo provechoso y pacífica entre cristianos y musulmanes.

Nativo del Estado de Piauí, en el noreste de Brasil, el p. Valmir ha hecho el camino vocacional en la diócesis, hasta que escuchó "de todas aquellas partes del mundo que todavía no conocen a Jesús. Me he dicho, ¡quizá no es mi vocación ir allí! Los misioneros siempre bromean diciendo que la Coca Cola es más popular que Jesucristo, y esto me ha causado una impresión: ¡si bien es cierto que es así, quiero intentar cambiar las cosas! Así que entré en contacto con la PIME y por medio de la revista 'Mundo y Misión' me encontré con algunos misioneros".
Destinado a África, el misionero se estableció en 2013 en Kani, en el noroeste de Costa de Marfil, a 600 km de Abiyán. Es una situación nueva para él: "Acostumbrado a Brasil, donde la gran mayoría de la población es católica, me encontré en el lado de la minoría". En su área, dijo, "los musulmanes son más del 90%; 7-8% son animistas o de religión tradicional, y el 2% de cristianos, de los cuales el 1,5% son católicos".

En Kani el p. Valmir sigue una comunidad de 2 mil cristianos, dividida entre la ciudad y los pequeños pueblos de los alrededores. El sacerdote es feliz de vivir en estrecho contacto con las personas de otras religiones: "En una comparación de este tipo, uno está llamado a dar cuenta de su fe, y he experimentado que vivo mejor mi fe en Costa de Marfil, en una contexto musulmán, en lugar de donde la mayoría es católica". Incluso hoy, sin embargo, la minoría cristiana es a menudo marginada: "Un amigo de mi hermana - dijo el padre Valmir - me dijo que dejó de ir al mercado porque se niegan a atenderlo, como blanco y cristiano".

Durante años, la atmósfera entre los cristianos y los musulmanes eran tensas, envenenadas por el odio y la sospecha. Recientemente, sin embargo, gracias a la labor de p. Valmir (junto con el P. Davide Carraro, otro misionero del PIME), la situación ha cambiado: "Empezamos a buscar la unidad con los musulmanes, con respeto, tratando de aprender más acerca de la religión del otro, de vivir juntos. El enfoque no ha sido fácil, pero hemos intensificado nuestras visitas al imán local, superando la desconfianza. Como cristianos no podemos vivir al lado de alguien sin hablar con él. Es el mensaje del Evangelio que nos impulsa hacia ellos".

La culminación de este viaje inter-religioso fue una gran reunión de oración en común, que se celebró en julio de 2015, poco antes de las elecciones presidenciales (celebrada en noviembre). "En ese momento había una atmósfera pesada - dice el padre Valmir - y pensamos que queríamos aprovechar esta oportunidad para reunirnos con los musulmanes y rezar por la paz y por la unidad. Tomó un poco de tiempo convencer a todos, pero el Imam reunió a su consejo y se ha adherido a la idea. El día de la oración los musulmanes estaban allí en masa. Cada comunidad (los protestantes estaban también) tuvo un momento para hacer su oración. Fue agradable porque, por primera vez, estábamos allí para orar juntos. Todos tenían la sensación de que nuestro Dios es uno. Todo el mundo estaba contento, me dijeron: 'No sabíamos que su oración era tan intensa'. Fue un momento de descubrimiento de la fe del otro".

"Las elecciones de noviembre luego - continúa el misionero - estuvo muy bien: ninguna violencia, ¡no se podía creer! Dios nos ha escuchado". Ese momento de la reconciliación no ha pasado desapercibido para las autoridades políticas: "Inmediatamente después de la elección - dijo el padre Valmir - el gobernador de la provincia nos ha pedido hacer otra oración interreligiosa, para agradecer por el éxito de la votación. Habían visto la importancia de este acontecimiento para la sociedad".

Gracias a intensificación de la relación, la actitud general de los musulmanes ha cambiado: "Los imanes - dice el sacerdote - por lo general no venían la misión, porque pensaban: ‘Quién sabe lo que los padres hacen allí'. Pero ahora empezamos a frecuentarnos, y continuamente voy donde ellos. Les mostramos para que estamos allí, no para luchar contra ellos, sino para vivir nuestra fe y  ofrecerla a aquellos que quieren. Los musulmanes, al ver la actitud de sus dirigentes hacia nosotros, entendieron que la desconfianza no tiene ninguna razón".

Esto no quiere decir que todos los problemas se resuelven: "Incluso hoy, si un musulmán, especialmente mujeres y menores de edad, quiere convertirse al cristianismo, se oponen los padres. Si uno es adulto puede hacerlo, pero es rechazado por su familia y tiene que cambiar de ciudad para evitar ser asesinado. Junto a estas dificultades - dijo el padre. Valmir - vemos que la Iglesia está creciendo. Esperamos la primera vocación local, como el cumplimiento de este proceso".

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Sacerdote iraquí: la ‘derrota militar’ de Isis no cancela la amenaza yihadista
03/11/2017 14:18
P. Rupak Lokhande, de Mumbai a la misión en Costa de Marfil
02/08/2019 16:49
Bartolomé: un rol fundamental de las religiones per crear comunión entre los pueblos
05/12/2016 17:00
El dolor del Papa Francisco por los atentados en Costa de Marfil y en Turquía
14/03/2016 15:16