13/09/2018, 13.27
VATICANO
Enviar a un amigo

Papa: el ‘estilo’ del cristiano es tener misericordia y no acusar a los demás

“Amen a sus enemigos, hagan el bien aquellos que los odian, bendigan a quienes los maldigan,  recen por aquellos que los tratan mal”. Son las cuatro “precisiones” para vivir la vida cristiana, según fue remarcado por Francisco. “En medio de nosotros está el gran acusador, el que siempre va a acusarnos delante de Dios, para destruirnos. Satanás”. 

Ciudad del Vaticano (AsiaNews) – “Amen a sus enemigos, hagan el bien a aquellos que los odian, bendigan a quienes los maldigan, recen por aquellos que los tratan mal”. Son cuatro “precisiones” para vivir la vida cristiana, remarcadas hoy por el Papa Francisco, en la homilía de la misa que celebró esta mañana en la Casa Santa Marta, al tomar como punto de partida el Evangelio de Lucas (Lc 6, 27-28), en el cual Jesús indica cómo debiera ser “la vida de un discípulo”.

Francisco también subrayó que los cristianos jamás debieran entrar en el “chismorreo”, o en la “lógica de los insultos”, que genera únicamente “guerra”, sino siempre hallar tiempo para “rezar por las personas fastidiosas”. “Éste es el estilo cristiano, éste es el modo de vivir cristiano. ¿Y si yo no hago estas cuatro cosas? Amar  a los enemigos, hacer el bien a los que me odian, bendecir a los que maldicen, y rezar por los que me tratan mal, entonces ¿no soy cristiano? Sí, eres cristiano, porque has recibido en Bautismo, pero no vives como cristiano. Vives como un pagano, con el espíritu de la mundanidad”.

Por supuesto, es más fácil “hablar mal de los enemigos o de aquellos que están en un partido distinto”, pero la lógica cristiana va contra la corriente y sigue “la locura de la Cruz”. El fin último, agregó el Papa, “es llegar a comportarse como hijos de nuestro Padre”. “Sólo los misericordiosos se parecen a Dios Padre. ‘Sean misericordiosos, como el Padre vuestro es misericordioso’. Éste es el camino, el camino que va contra el espíritu del mundo -que piensa lo contrario-, que no acusa a los demás. Porque en medio de nosotros está el Gran Acusador, el que siempre va a acusarnos delante de Dios, para destruirnos. Satanás: él es el gran acusador. Y cuando yo entro en esta lógica de acusar, de maldecir, de tratar de hacer daño al otro, entro en la lógica del gran acusador, que es destructor. Que no conoce la palabra ‘misericordia’, no la conoce, jamás la ha vivido”.

Por ende, la vida oscila entre dos invitaciones: la del Padre y la del “gran acusador”, que nos empuja a acusar a los demás, para destruirlos”. “¡Pero si es él, el que mes está destruyendo! Y tú no puedes hacerle eso a otro. Tú no puedes entrar en la lógica del acusador. ‘Pero padre, yo tengo que acusar’. Sí, acúsate a ti mismo. Eso te hará bien. La única acusación lícita que tenemos los cristianos, es acusarnos a nosotros mismos. Para los demás, solamente la misericordia, porque somos hijos del Padre, que es misericordioso”. 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
​Obispo de Bangalore: En Navidad compartamos la alegría de Dios con aquellos que nos hacen el mal
23/12/2015
Papa: El hombre nos es dueño del tiempo, que pertenece a Dios
26/11/2013
Papa: la vida consagrada es cercanía a la gente, profecía, alegría de evangelizar
17/09/2015
Papa: debemos ir hacia la verdadera unidad, aquella con Jesús
17/05/2018 18:24
Papa: humildad, dulzura y magnanimidad, para construir la unidad de la Iglesia
21/10/2016 13:57


Viajes