13/06/2019, 19.02
VATICANO
Enviar a un amigo

Papa: un ‘decálogo’ para representar dignamente al Romano pontífice

Francisco consignó a los nuncios pontificios una serie de normas de comportamento. Él es un hombre de Dios y de la Iglesia, atento a los pobres y a la situación del país en el cuales enviado, obediente, dedicado a la oración, escapa a la difamación, no critica al Papa y no usa ropa “firmada”, que son un contra testimonio.

 

Ciudad del Vaticano (AsiaNews)- El nuncio pontificio es un hombre de Dios y de la Iglesia, atento a los pobres y a la situación del país en el cuales enviado, obediente, dedicado a la oración, escapa a la difamación, no critica al Papa y no usa ropa “firmada”, que son un contra testimonio. Son algunos de los “mandamientos” que el Papa dirigió a los 103 representantes pontificios (en la Foto) que participan en la tercera reunión deseada por Francisco y que se está realizando en el Vaticano del 12 al 15 de junio.

Francisco que consignó a los nuncios el discurso preparado, lo definió como “una especie de ‘decálogo’ que en realidad está dirigido a través de vosotros también a vuestros colaboradores y además a todos los obispos, sacerdotes y consagrados que encuentran en cada parte del mundo”.

El nuncio, entonces, es ante todo un “hombre de Dios”, lo que significa “en todo y por todo; obedecer sus mandamientos con alegría; vivir por las cosas de Dios y no por las del mundo; dedicarle libremente todos los recursos, aceptando con un espíritu generoso los sufrimientos que surgen como resultado de la fe en Él.

El nuncio, luego, no se representa a sí mismo, sino a la Iglesia. Por esto “Es feo ver a un nuncio que busca el lujo, los trajes y los objetos “de marca” en medio de  personas sin lo necesario. Es un contra-testimonio”.

Él, además, es un hombre de celo apostólico”, en cuanto anunciados de la Buena noticia” y es un “hombre de reconciliación”. “Una parte importante del trabajo de todo nuncio es ser un hombre de mediación, de comunión, de diálogo y de reconciliación”.

‘El además, “es un hombre de celo apostólico”, en cuanto “anunciados de la Buena Noticia”. Y es “un hombre de reconciliación”. “Es parte importante del trabajo de cada Nuncio ser hombre de mediación, de comunión, de diálogo y de reconciliación”. “Siendo un hombre de reconciliación, “la actividad del Representante Pontificio lleva ante todo un precioso servicio a los Obispos, a los Sacerdotes, a los Religiosos y a todos los católicos del lugar, los cuales encuentran en él apoyo y tutela, en cuanto él representa a una Autoridad Superior, que sirve para todos. Su misión no se sobrepone a los ejercicios de los Obispos, ni lo sustituye u obstaculiza, sino que lo respeta y es más, lo favorece y lo apoya con el fraterno y discreto consejo”.

El nuncio representa al Papa. “Siendo enviado del Papa y de la Iglesia, el Nuncio debe estar predispuesto para las relaciones humanas, tener una natural inclinación para las relaciones interpersonales, o sea estar cerca de los fieles, a los sacerdotes, a los obispos locales y también a los otros diplomáticos y a los gobernantes”. Su misión es naturalmente “inconciliable” con el criticar al Papa, “tener blog o unirse a grupos hostiles” a Él y a la Iglesia.

Él además en un “hombre de iniciativa”, que es “una persona positivamente curios, llena de dinamismo y de iniciativa; una persona creativa y dotada de coraje, que no se deja vencer por el pánico en situaciones no previsibles, pero sabe, con serenidad, intuido y fantasía tratar de cambiarlo y gestionarlo positivamente”.

El Representante Pontificio es también “hombre de obediencia”. “Un nuncio que no vive la virtud de la obediencia- también cuando resulta difícil y contrario a la propia visión personal-y como un viajador que pierde la brújula, arriesgando fracasar en su objetivo”.

El nuncio es “hombre de oración”. A propósito, Francisco recuerda “las palabras insuperables con las que San Giovanni Battista Montini, como Subsecretario de Estado, describió la figura del Representante pontificio: “Es la de alguien que verdaderamente tiene la conciencia de llevar a Cristo con él" (abril de 1951), como el bien precioso para comunicar, de anunciar, de representar”.

Él es “hombre de caridad operativa”. “El Nuncio teniendo como tarea interpretar “la soledad del Romano Pontífice por el bien del país en el cual ejercita su misión;  en particular debe interesarse con celo de los problemas de la paz, del progreso y de la colaboración de los pueblos, en vista del bien espiritual, moral y material de la entera familia humana”.

En concreto, es “hombre de humildad”. (FP)

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa: Dios “ablande un poco el corazón” de quien condena todo aquello que está “fuera de la Ley”
02/05/2017 13:54
Manila, Duterte resiste sólo un día: nuevo ataque a los líderes religiosos
11/07/2018 13:27
Después de las declaraciones blasfemas, Duterte ‘busca el diálogo’ con la Iglesia
27/06/2018 14:44
Papa a las víctimas del terremoto: “Apenas sea posible también yo espero ir a visitarlos”
28/08/2016 13:40
Papa: hoy hay más cristianos ‘encarcelados, degollados y ahorcados por confesar a Jesús’
12/04/2018 17:27