11/08/2018, 22.11
VATICANO - ITALIA
Enviar a un amigo

Papa a los jóvenes: no se dejen robar los sueños, son las estrellas del futuro del hombre

Francisco se reunió en Roma con 60.000 jóvenes que participan en el evento “Por mil caminos, rumbo a Roma”, organizado por la Conferencia Episcopal Italiana, como preparación para el Sínodo de Obispos sobre la juventud.

Roma (AsiaNews) – “Jóvenes, no se dejen robar sus sueños”, porque los sueños de los jóvenes “son los más importantes de todos, son las estrellas más luminosas, las que señalan un camino distinto para la humanidad”. Es el mensaje que el Papa Francisco volvió a dirigir a los jóvenes que participan en “Por mil caminos, rumbo a Roma”, un encuentro y oración de Francisco con los jóvenes italianos, organizado por la Conferencia Episcopal italiana, como preparación para la asamblea del Sínodo de Obispos, que se llevará a cabo en octubre de 2018.  

Entre sesenta y setenta mil jóvenes de fiesta, invadieron el Circo Máximo, en Roma. El Papa, que primero estuvo largo tiempo pasando en medio de ellos, respondió sus preguntas, formuladas por cuatro jóvenes. Se trató de cuestiones referidas al sentido de la vida, a las decisiones, al futuro y al amor.

Dirigiéndose a ellos, Francisco dijo: “Queridos jóvenes, ustedes tienen en el corazón estas estrellas brillantes, que son sus sueños: son su responsabilidad y su tesoro. ¡Hagan que también sean su futuro! Y para esto, se necesita coraje, frente a las resistencias, frente a las dificultades. Por supuesto que a los sueños hay que hacerlos crecer, deben ser purificados, puestos a prueba y también deben ser compartidos. Pero, ¿alguna vez se preguntaron de dónde vienen sus sueños? ¿Han nacido mirando la televisión? ¿Escuchando a un amigo? ¿Soñando con los ojos abiertos? ¿Son sueños grandes, o sueños pequeños, míseros, que se conforman con tan poco como sea posible? Sueños de comodidad, sueños de bienestar, de tranquilidad. Sueños que adormecen a los jóvenes. Jóvenes sin sueños, que se jubilan”.

La Biblia nos dice que los sueños grandes son aquellos capaces de ser fecundos, de sembrar paz y fraternidad, como hoy, -¡eso es!-, estos son sueños grandes porque piensan en todos con el NOSOTROS. Lo contrario del yo es nosotros. Los verdaderos sueños son los sueños del nosotros”. “Los sueños grandes incluyen, involucran, son extrovertidos, se comparten, generan nueva vida. Y los sueños grandes, para seguir siendo tales, necesitan de una fuente inagotable de esperanza, de un infinito que sopla adentro y los dilata. Los sueños grandes necesitan de Dios para no convertirse en espejismos o en un delirio de omnipotencia”.  

 “La libertad de cada quien –siguió diciendo- es un don grande, que no admite medias tintas. Y el amor viene cuando quiere. El amor no es una profesión, el amor es la vida. Por eso, pido a los padres que ayuden a madurar en el amor. En la vida siempre está primero el amor, pero el amor verdadero”. “El amor no tolera medias tintas. Debe ser sincero, abierto, valiente. Después de todo, la Biblia dice que los creó a su imagen y semejanza, y que los creó hombre y mujer. ¿Y cuál es la tarea de la mujer: hacer crecer a su marido como hombre; y la del marido es hacer crecer a la esposa como mujer”.

Y prosiguió: “los sueños de los jóvenes provocan un poco de miedo en los adultos. Quizás porque ellos [los adultos] han dejado de soñar y de arriesgar, quizás porque los sueños de ustedes ponen en crisis sus elecciones de vida. Sueños que los llevan a criticar. Pero no se dejen robar sus sueños”. “Busquen buenos maestros, capaces de ayudarlos a comprender estos sueños, y a concretarlos de manera gradual y con serenidad. Sean ustedes, a su vez, buenos maestros, maestros de esperanza y de confianza en las nuevas generaciones que los buscan con apremio. Lo que gratuitamente hayan recibido, pónganlo nuevamente en circulación, restituyéndolo enriquecido con la pasión e inteligencia de ustedes. Instalarse en el bienestar es una trampa. Chicos y chicas, arriésguense. La vida no es una lotería, en la cual sólo los afortunados pueden realizar sus sueños. La vida es un desafío en el cual se triunfa de verdad si se triunfa juntos, si no se pisotea al otro, si no se excluye a nadie”.

Por último, se refirió a la Iglesia. “La Iglesia no es solamente el Papa, los obispos, los sacerdotes, sino todos los bautizados, y cada uno es invitado a hacer que ésta sea más rica en amor, más capaz de comunión y menos apegada a las cosas terrenas. Si ustedes, los jóvenes, no participan en la vida de la Iglesia, si no hacen suyo el mensaje del Evangelio, la Iglesia se vuelve más pobre, ¡pierde vitalidad! La belleza y la autenticidad de la Iglesia dependen, también, de ustedes. No les faltan instrumentos para escuchar y comprender las palabras buenas del Evangelio. Claro que es tarea de ustedes hacerse del tiempo, dejarse involucrar por esta sabiduría llena de dulzura y luz, pero que también es la más subversiva que existe. No se cree, si no es creyendo; de la misma manera que no se ama, si no es amando.

¿Cuál es el secreto? La oración. Es el diálogo con el Padre, que da un descanso a la mente y al corazón.  Es en la oración que sus preguntas y súplicas hallarán las palabras justas para subir al cielo. Entonces, incluso frente al mal, frente al dolor y la muerte, tendrá fuerza en el Espíritu Santo, para acoger el misterio de la vida, y no perder la esperanza”.

"Queridos amigos –dijo, por último- se han puesto en camino y han venido a esta cita. Y ahora, mi alegría es sentir que sus corazones laten de amor por Jesús, igual que los de María Magdalena, Pedro, Juan. Y como ustedes son jóvenes, yo, siendo Pedro, estoy feliz de verlos correr más veloz, como Juan, empujados por el impulso de sus corazones, sensibles a la voz del Espíritu, que anima sus sueños. Por eso, les digo: no se contenten con el paso prudente de quien se coloca al final de la fila. Se necesita el coraje de arriesgar para dar un salto hacia adelante, un salto audaz y temerario para soñar y realizar, como Jesús, el Reino de Dios, y comprometerse a favor de una humanidad más fraterna”.  

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa: El hombre nos es dueño del tiempo, que pertenece a Dios
26/11/2013
Papa: Queridos jóvenes, caminen juntos, en la caridad, rumbo al próximo Sínodo
12/08/2018 13:39
​Obispo de Bangalore: En Navidad compartamos la alegría de Dios con aquellos que nos hacen el mal
23/12/2015
Delegado paquistaní en el Sínodo: Que los obispos, además de escucharnos, nos guíen
04/10/2018 17:08
Sacerdotes chinos festejan la primera participación de sus obispos en el Sínodo
03/10/2018 16:29


Viajes