10/12/2015, 00.00
VATICANO
Enviar a un amigo

Papa: Dios "nos pide sólo nuestras miserias, nuestras mezquindades, nuestros pecados, para abrazarnos"

"Le pedimos al Señor despertar en cada uno de nosotros y en todas las personas la fe en esta paternidad, en esta misericordia en su corazón. Y esta fe en su paternidad y su misericordia nos hace un poco más misericordiosos en comparación de los demás".

Ciudad del Vaticano (AsiaNews) - En su misericordia, Dios "nos pide sólo nuestras miserias, nuestras mezquindades, nuestros pecados, para abrazarnos, acariciarnos". El Papa Francisco lo dijo durante la misa de esta mañana en la Casa Santa Marta, siguiendo el ejemplo de la primera lectura - Del libro de Isaías – comprendemos en un monólogo del Señor que Dios ha elegido a su pueblo "no porque fuera grande o poderoso", sino "porque era el más pequeño de todos, el más miserable de todos".

Durante el acto, al que también asistieron los cardenales del Consejo de los Nueve, a partir de hoy en la duodécima reunión de trabajos, Francis subrayó que la misericordia es como una caricia, como el abrazo de un padre que da comodidad y seguridad a su hijo. "El Señor es misericordioso y grande en el amor".

En la elección del pueblo de Israel de Dios "se enamoró de esta miseria, se enamoró justamente de esta pequeñez". Y en este monólogo de Dios con su pueblo "se ve este amor", un "tierno amor, un amor como el del padre o de la madre, cuando" habla con el niño que "en la noche se despierta asustado por un sueño". Ella lo tranquiliza: "Voy a tomar tu mano derecha, no te preocupes, no temas". "Todos sabemos de las caricias de las mamás y los papás, cuando los niños están inquietos por el miedo: ‘No temas, yo estoy aquí; Estoy enamorado de tu pequeñez; Me enamoré de tu pequeñez, tu nada'. También: 'No temas por tus pecados, Te quiero tanto; Estoy aquí para perdonarte’. Esta es la misericordia de Dios".

Francis recordó luego un santo que hacía mucha penitencia, pero el Señor estaba pidiendo más y más hasta que él le dijo que no tenía nada que darle, y Dios le dijo: "Dame tus pecados". "El Señor quiere tomar sobre sí nuestras debilidades, nuestros pecados, nuestro cansancio. Jesús, cuántas veces sentiste eso y luego: "Venid a mí todos los que estáis cansados ​​y yo os haré descansar. Yo soy el Señor, tu Dios, tengo tu mano derecha, no te preocupes pequeño, no te preocupes. Yo te daré la fuerza. Dadme todo y Yo te perdono, yo te daré la paz". Estas "son las caricias de Dios, éstos son las caricias de nuestro Padre, cuando habla con su misericordia".

"Nosotros que somos tan nervioso, cuando algo no va bien, clamamos, somos impacientes... En lugar Él: "Pero, no te preocupes, has hecho una gran cosa, sí, pero no te preocupes; No temas, yo te perdono. Dámelo". Esto es lo que queremos decir cuando repetimos en el Salmo: "El Señor es misericordioso y grande en el amor'. Somos pequeños. Él nos dio todo. Él simplemente nos pide nuestras miserias, nuestras mezquindades, nuestros pecados, para abrazarnos, acariciarnos".

"Le pedimos al Señor - concluyó Francisco - despertar en cada uno de nosotros y en todas las personas en la fe en esta paternidad, en esta misericordia en su corazón. Y esta fe en su paternidad y su misericordia nos hace un poco más misericordioso en comparación de los demás".

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
​Obispo de Bangalore: En Navidad compartamos la alegría de Dios con aquellos que nos hacen el mal
23/12/2015
Papa Francisco: Un Evangelio de bolsillo de parte de los abuelos para llevar la Misericordia de Dios en el corazón y en las obras
13/03/2016 13:42
Misionero de la Misericordia: Soy un instrumento de Dios en Bangladés
14/04/2018 14:07
Papa. Para comunicar su amor Dios "necesita de nuestra pequeñez" y del estupor en el encontrarlo esperándonos
27/06/2014
Papa: Dios “ablande un poco el corazón” de quien condena todo aquello que está “fuera de la Ley”
02/05/2017 13:54