24 Enero 2018
AsiaNews.it Twitter AsiaNews.it Facebook
Areas geogràficas




  • > Africa
  • > Asia Central
  • > Asia del Norte
  • > Asia del Sur
  • > Europe
  • > Nord America
  • > Noroeste Asiático
  • > Oriente Medio
  • > Sud America
  • > Sudeste Asiático
  • > Asia del Este


  • » 01/01/2018, 13.56

    VATICANO

    Papa: El año se abre en nombre de la Madre de Dios

    Papa Francesco

    En la misa por la solemnidad de María Madre de Dios y por la 51ra Jornada mundial de la paz, el Papa Francisco exalta la figura de María Santísima Madre de Dios, a través de la cual  “Dios se ha vuelto cercano a la humanidad como un niño a su madre, que lo lleva en el seno”. “La humanidad es querida y  sagrada para el Señor”. “El Evangelio no nos menciona ni tan siquiera una sola palabra suya en todo el relato de la Navidad… La madre está unida al Hijo y custodia en el silencio”. La iglesia es “madre y mujer”. “Y mientras el hombre frecuentemente abstrae, afirma e impone ideas; la mujer, la madre, sabe custodiar, unir en el corazón, vivificar”.

    Ciudad del Vaticano (AsiaNews)- El año se abre en nombre de la Madre. Madre de Dios es el título más importante de la Virgen. Así se inicia la homilía-meditación del Papa Francisco en la basílica de San Pedro. El 1° de enero, la Iglesia celebra la solemnidad de  María Santísima Madre de Dios y la Jornada Mundial de la Paz, que llega a su 51ra edición. El tema de este año es “Migrantes y refugiados: hombres y mujeres en busca de paz”. Sin embargo, la homilía del pontífice estuvo centrada en María, Madre de Dios, que nos confirma que “no hay más Dios sin hombre” y por lo tanto “el hombre ya no está más solo, ya no es huérfano, es hijo para siempre ”.  Y luego de resaltar algunas cosas sobre el silencio, sobre el modo de meditar de María y sobre la importancia de la dimensión femenina en la Iglesia, que "es madre y mujer"  él concluyó invitando a todos los presentes a alabar a  María con el título usado “por los fieles [en el Concilio] de Éfeso: Santa Madre de Dios, Santa Madre de Dios, Santa Madre de Dios”. A continuación, la homilía del Papa Francisco:

     

    El año se abre en el nombre de la Madre. Madre de Dios es el título más importante de la Virgen. Pero nos podemos plantear una cuestión: ¿Por qué decimos Madre de Dios y no Madre de Jesús? Algunos en el pasado pidieron limitarse a esto, pero la Iglesia afirmó: María es Madre de Dios. Tenemos que dar gracias porque estas palabras contienen una verdad espléndida sobre Dios y sobre nosotros. Y es que, desde que el Señor se encarnó en María, y por siempre, nuestra humanidad está indefectiblemente unida a él. Ya no existe Dios sin el hombre: la carne que Jesús tomó de su Madre es suya también ahora y lo será para siempre. Decir Madre de Dios nos recuerda esto: Dios se ha hecho cercano con la humanidad como un niño a su madre que lo lleva en el seno. 

    La palabra madre (mater) hace referencia también a la palabra materia. En su Madre, el Dios del cielo, el Dios infinito se ha hecho pequeño, se ha hecho materia, para estar no solamente con nosotros, sino también para ser como nosotros. He aquí el milagro, la novedad: el hombre ya no está solo; ya no es huérfano, sino que es hijo para siempre. El año se abre con esta novedad. Y nosotros la proclamamos diciendo: ¡Madre de Dios! Es el gozo de saber que nuestra soledad ha sido derrotada. Es la belleza de sabernos hijos amados, de conocer que no nos podrán quitar jamás esta infancia nuestra. Es reconocerse en el Dios frágil y niño que está en los brazos de su Madre y ver que para el Señor la humanidad es preciosa y sagrada. Por lo tanto, servir a la vida humana es servir a Dios, y que toda vida, desde la que está en el seno de la madre hasta que es anciana, la que sufre y está enferma, también la que es incómoda y hasta repugnante, debe ser acogida, amada y ayudada. 

    Dejémonos ahora guiar por el Evangelio de hoy. Sobre la Madre de Dios se dice una sola frase: «Custodiaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón» (Lc 2,19). Custodiaba. Simplemente custodiaba. María no habla: el Evangelio no nos menciona ni tan siquiera una sola palabra suya en todo el relato de la Navidad. También en esto la Madre está unida al Hijo: Jesús es infante, es decir «sin palabra». Él, el Verbo, la Palabra de Dios que «muchas veces y en diversos modos en los tiempos antiguos había hablado» (Hb 1,1), ahora, en la «plenitud de los tiempos» (Gal  4,4), está mudo. El Dios ante el cual se guarda silencio es un niño que no habla. Su majestad es sin palabras, su misterio de amor se revela en la pequeñez. Esta pequeñez silenciosa es el lenguaje de su realeza. La Madre se asocia al Hijo y custodia en el silencio

    Y el silencio nos dice que también nosotros, si queremos custodiarnos, tenemos necesidad de silencio. Tenemos necesidad de permanecer en silencio mirando el pesebre. Porque delante del pesebre nos descubrimos amados, saboreamos el sentido genuino de la vida. Y contemplando en silencio, dejamos que Jesús nos hable al corazón: que su pequeñez desarme nuestra soberbia, que su pobreza desconcierte nuestra fastuosidad, que su ternura sacuda nuestro corazón insensible. Reservar cada día un momento de silencio con Dios es custodiar nuestra alma; es custodiar nuestra libertad frente a las banalidades corrosivas del consumo y la ruidosa confusión de la publicidad, frente a la abundancia de palabras vacías y las olas impetuosas de las murmuraciones y quejas. 

    El Evangelio sigue diciendo que María custodiaba todas estas cosas, meditándolas. ¿Cuáles eran estas cosas? Eran gozos y dolores: por una parte, el nacimiento de Jesús, el amor de José, la visita de los pastores, aquella noche luminosa. Pero por otra parte: el futuro incierto, la falta de un hogar, «porque para ellos no había sitio en la posada» (Lc 2,7), la desolación del rechazo, la desilusión de ver nacer a Jesús en un establo. Esperanzas y angustias, luz y tiniebla: todas estas cosas poblaban el corazón de María. Y ella, ¿qué hizo? Las meditaba, es decir las repasaba con Dios en su corazón. No se guardó nada para sí misma, no ocultó nada en la soledad ni lo ahogó en la amargura, sino que todo lo llevó a Dios. Así custodió. Confiando se custodia: no dejando que la vida caiga presa del miedo, del desconsuelo o de la superstición, no cerrándose o tratando de olvidar, sino haciendo de toda ocasión un diálogo con Dios. Y Dios que se preocupa por nosotros, viene a habitar nuestras vidas. 

    Este es el secreto de la Madre de Dios: custodiar en el silencio y llevar a Dios. Y como concluye el Evangelio, todo esto sucedía en su corazón. El corazón invita a mirar al centro de la persona, de los afectos, de la vida. También nosotros, cristianos en camino, al inicio del año sentimos la necesidad de volver a comenzar desde el centro, de dejar atrás los fardos del pasado y de empezar de nuevo desde lo que importa. Aquí está hoy, frente a nosotros, el punto de partida: la Madre de Dios. Porque María es exactamente como Dios quiere que seamos nosotros, como quiere que sea su Iglesia: Madre tierna, humilde, pobre de cosas y rica de amor, libre del pecado, unida a Jesús, que custodia a Dios en su corazón y al prójimo en su vida. Para recomenzar, contemplemos a la Madre. En su corazón palpita el corazón de la Iglesia. La fiesta de hoy nos dice que para ir hacia delante es necesario volver de nuevo al pesebre, a la Madre que lleva en sus brazos a Dios.

    La devoción a María no es una cortesía espiritual, es una exigencia de la vida cristiana. Contemplando a la Madre nos sentimos animados a soltar tantos pesos inútiles y a encontrar lo que verdaderamente cuenta. El don de la Madre, el don de toda madre y de toda mujer es muy valioso para la Iglesia, que es madre y mujer. Y mientras el hombre frecuentemente abstrae, afirma e impone ideas; la mujer, la madre, sabe custodiar, unir en el corazón, vivificar. Para que la fe no se reduzca sólo a una idea o doctrina, todos necesitamos de un corazón de madre, que sepa custodiar la ternura de Dios y escuchar los latidos del hombre. 

    Que la Madre, que es el sello especial de Dios sobre la humanidad, custodie este año y traiga la paz de su Hijo al corazón de todos los hombres y al mundo entero. 

    enviar a un amigo Versión para imprimir











    01/01/2018 14:47:00 VATICANO
    Papa: ¡No apaguemos la esperanza en el corazón de migrantes y refugiados!

    En el Ángelus, el Papa Francisco pide a todos “el compromiso de asegurar a los refugiados, a los emigrantes, a todos un futuro de paz”. Aprecio “por las múltiples iniciativas de oración y de acción por la paz” en todo el mundo. Los saludos por el Nuevo Año.



    01/01/2017 13:13:00 VATICANO
    Papa: Cercanía con el pueblo turco en la oración, tras el grave atentado en Estambul

    En el Angelus, el Papa Francisco reza por los 39 muertos y los 69 heridos víctimas del atentado terrorista al club nocturno Reina de Estambul. Los hombres de buena voluntad, unidos contra el terrorismo. Decir “no” “al odio y a la violencia y  ‘si’ a la fraternidad y a la reconciliación”. “El año será bueno en la medida en que, cada uno de nosotros, con la ayuda de Dios, trate de hacer el bien día a día”. Una oración a la Madre de Dios, por el nuevo año. 



    01/01/2017 12:36:00 VATICANO
    Papa: Celebrar a la Santa Madre de Dios nos recuerda que tenemos Madre; no somos huérfanos

    En la misa de la solemnidad de María Madre de Dios y en la Jornada Mundial de la Paz, el Papa Francisco indica la “maternidad de María” como remedio a la “orfandad espiritual” que destruye el sentido de pertenencia a una familia, a un pueblo. “Las madres son el antídoto más fuerte ante nuestras tendencias individualistas y egoístas, ante nuestros encierros y apatías”. “Esa mirada que nos libra de la orfandad… esa mirada que nos recuerda que somos hermanos: que yo te pertenezco, que tú me perteneces, que somos de la misma carne”.



    01/01/2014 VATICANO
    Papa: Sin magia ni fatalismo, la esperanza cristiana de la paz, con María, la Madre de Dios
    En el Ángelus, el Papa Francisco recuerda el tema de la 47 ª Jornada Mundial por la Paz y subraya que "todos somos hijos de nuestro Padre Celestial, somos parte de la misma familia humana, y compartimos un destino común". "¿Qué sucede en el corazón humano? ¿En el corazón de la humanidad? ¡Es hora de parar!". Construir la paz, "comenzando por la propia casa". Gracias a Caritas, Pax Christi, Comunidad de San Egidio, Movimiento de amor familiar, Sternsinger, Fraterna Domus. Mis mejores deseos para el Presidente y el pueblo de Italia.

    20/08/2015 VATICANO
    Papa: Emigrantes y refugiados nos interpelan, la respuesta del Evangelio de la misericordia
    Francisco elige este tema para la Jornada Mundial de los Emigrantes y Refugiados. El 17 de enero se celebrará el Jubileo dedicado a quienes huyen del hambre y la persecución. Entre las obras de misericordia está la de acoger a los forasteros. Y no debe limitarse a tan sólo una jornada.



    Noticias destacadas

    CHINA - VATICANO
    El Vaticano pide a los obispos legítimos hacerse a un lado, para dejar el lugar a aquellos ilegítimos

    John Baptist Lin

    En diciembre pasado, Mons. Pedro Zhuang Jianjian de Shantou (Guangdong) fue obligado a viajar a Beijing, donde “un prelado extranjero” le solicitó que le cediese la cátedra al obispo ilícito José Huang Bingzhang. Volvió a efectuársele el mismo pedido en octubre pasado. Mons. José Guo Xijin, obispo ordinario de Mindong, debiera pasar a ser auxiliar o el coadjutor del obispo ilícito Vicente Zhan Silu. Sinizar la Iglesia china: sostener el principio de la independencia y seguir a la dirigencia  del Partido comunista. 


    VATICANO-PERU
    Papa en Perú: jóvenes, el corazón no se puede 'photoshopear', porque es allí donde se juega el amor verdadero



    En el Ángelus en la Plaza de Armas, el Papa Francisco dijo a los jóvenes que sigan a Jesús con todo sí mismo, sin desalentarse, siguiendo el ejemplo de San Martín de Porres, el santo mestizo. La oración silenciosa por la paz en la República del Congo. A los obispos, el ejemplo de san Toribio de Mogrovejo, un infatigable evangelizador: “Hoy lo llamaríamos un obispo “de las calles”. A las religiosas contemplativas, la invitación a rezar por la unidad de la Iglesia peruana.


    AsiaNews IS ALSO A MONTHLY!

    AsiaNews monthly magazine (in Italian) is free.
     

    SUBSCRIBE NOW

    News feed

    Canale RSScanal RSS 









     

    IRAN 2016 Banner

    Books
    by Fabrizio Meroni
    pp. 288
    by Gerolamo Fazzini, 7 euro
    pp. 128
    by Paolo Nicelli
    pp. 136
    by Piero Gheddo
    pp. 504
    by Claire Ly
    pp. 160
    by Piero Gheddo
    pp. 320
    by Gianni Criveller
    pp. 132

    2003 © All rights reserved - AsiaNews C.F. e P.Iva: 00889190153 - GLACOM®