30/08/2015, 00.00
VATICANO
Enviar a un amigo

Papa: El beato mártir Flaviano Michele Melki; “consolación” para los cristianos perseguidos en Medio Oriente

En el Ángelus el Papa Francisco recuerda la beatificación del obispo asesinado durante el genocidio armenio-siríaco (1915), celebrada ayer en Harissa (Líbano) . Pedido a la comunidad internacional para que “haga algo” para poner fin a la violencia y a los abusos contra la libertad religiosa. Oración por los emigrantes muertos al intentar llegar a Europa. Un minuto de silencio por las 71 víctimas asfixiadas en un camión que se dirigía a Viena. “Con las actitudes exteriores, si no se cambia el corazón, no podemos llamarnos cristianos”. “La frontera entre el bien y el mal no pasa por fuera de nosotros, sino más bien dentro de nosotros mismos, en nuestra conciencia”.

Ciudad del Vaticano (AsiaNews) -  La beatificación de Flaviano Michele Melki, obispo siro-católico mártir, infunda “consolación, coraje y esperanza” a los cristianos de Medio Oriente y los de otras partes del mundo donde “también son perseguidos”. Es el augurio que el Papa Francisco expresó hoy a los peregrinos en la plaza de San Pedro, después de recitar el Ángelus. El pontífice también rezó por los emigrantes muertos asfixiados en un camión que los transportaba de Hungría a Austria.

El Papa Francisco dio él mismo la noticia de que ayer en Harissa (Líbano), fue beatificado el obispo Melki, encarcelado y decapitado en el año 1915 durante el genocidio realizado por los turcos contra los armenios y los asirios.

El eparca Michele Melki, había nacido en Mardin (Turquía), en una familia ortodoxa. Luego se convirtió al catolicismo y en el año 1912 fue nombrado obispo de Gazireh (hoy Cizre en Turquía). “En el contexto de una tremenda persecución contra los cristianos,- explicó el Papa- él fue un incansable defensor de los derechos de su pueblo, exhortando a todos a permanecer firmes en la fe”.

“También hoy- dijo- en Medio Oriente y en otras partes del mundo, los cristianos son perseguidos. La beatificación de este Obispo mártir infunda en ellos consolación, coraje y esperanza”. Deteniéndose después en silencio, agregó: “Hay muchos más mártires ahora, que en los primeros siglos. (Esta beatificación)…sea también de estímulo a los legisladores y gobernantes para que en todas partes sea asegurada la libertad religiosa; y a la comunidad internacional para que haga algo y se ponga fin a la violencia y a los abusos”.

Inmediatamente después, el pontífice quiso recordar a “los numerosos emigrantes” que “en los días pasados” perdieron la vida “en sus terribles viajes”. Justamente hace dos días, dos barcas naufragaron en las costas de Libia, con unos 500 emigrantes a bordo; otras naves de los traficantes llevaron a Italia y a Grecia centenares de refugiados, pero también decenas de víctimas murieron sofocadas, porque estaban encerradas en las bodegas de las embarcaciones.

En particular- agregó- “me uno al cardenal Schönborn- que está hoy aquí presente-, y a toda la Iglesia de Austria en la oración por las setenta y un víctimas, entre las cuales había cuatro niños, encontradas en un camión en la autopista Budapest- Viena. Encomendamos a cada una de ellas a la misericordia de Dios; y a Él pedimos que nos ayude a cooperar con eficacia para impedir estos crímenes, que ofenden a la familia humana entera”.

Y a continuación el pontífice invitó a hacer una plegaria “en silencio, por todos los emigrantes que sufren, y por aquellos que han perdido la vida”.

Un poco antes, el Papa Francisco se detuvo para comentar el Evangelio de este domingo (22°del año.ciclo B: Marcos, 7,1-8.14-15.21-23), sobre la hipocresía de los fariseos que seguían “la tradición de los antiguos”, pero que no cumplían el “mandamiento de Dios”.

“¡Pero atentos! Con estas palabras- explicó- Jesús quiere ponernos en guardia también a nosotros, hoy, que en el considerar que la observancia exterior de la ley sea suficiente para ser buenos cristianos. Como entonces para los fariseos, también existe para nosotros el peligro de considerarnos en orden o mejores que los otros por el mero hecho de observar las reglas, las costumbres. De la misma manera, si no amamos al prójimo, somos duros de corazón y orgullosos.

La observancia literal de los preceptos es algo estéril si no cambia el corazón y no se traduce en actitudes concretas: abrirse al encuentro con Dios y a su Palabra, buscar la justicia y la paz, socorrer a los pobres, a los débiles y a los oprimidos”.

Hablando libremente, el pontífice expresó su dolor por el escándalo que algunos cristianos provocan cuando “se dicen buenos, aún más que los otros”, pero “olvidan la familia”, la caridad hacia los otros.

“Continuando en su exhortación- continuó-, Jesús enfoca la atención en un aspecto más profundo, y afirma: “No hay nada fuera del hombre que, entrando en él, pueda hacerlo impuro. Pero las cosas que salen del hombre son las que lo hacen impuro” (v. 15). De este modo subraya el primado de la interioridad, del “corazón”: no son las cosas exteriores las que nos hacen santos o no santos, sino que es el corazón, que expresa nuestras intenciones, nuestras elecciones y el deseo de hacer de hacer todo por el amor de Dios. Las actitudes exteriores son la consecuencia de cuanto hemos decidido en el corazón. Pero no lo contrario: con las actitudes exteriores, si no cambia el corazón, no podemos llamarnos cristianos. La frontera entre el bien y el mal no pasa por afuera de nosotros, sino más bien por dentro nuestro, en nuestra conciencia”.

“Jesús decía: tu tesoro está donde está tu corazón”. ¿Dónde está mi tesoro? ¿Es Jesús?... Por lo tanto, es el corazón el que debe ser purificado, y convertirse. Sin un corazón purificado, no se pueden tener manos realmente limpias, y labios que pronuncien palabras sinceras de amor, de misericordia, de perdón. Pidamos al Señor, que por la intercesión de la Virgen Santa, nos done un corazón puro, libre de toda hipocresía, para que seamos capaces de vivir según el espíritu de la ley y llegar a su fin, que es el amor”.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
La beatificación de Michel Melki y la futura de los mártires iraquíes y sirios
31/08/2015
El parlamento alemán reconoce el genocidio armenio. La ira de Ankara
03/06/2016 11:56
Genocidio armenio: políticos turcos critican la UE; contra el Papa, Mufti amenaza con el uso de la iglesia de Santa Sofía como una mezquita
17/04/2015
Catholicos armenio: que Turquía restituya iglesias y propiedades, primer paso para reparar el genocidio
24/04/2018 14:28
Estambul, la interferencia del gobernador en la elección del nuevo Patriarca armenio
20/03/2017 14:09