15/08/2016, 13.55
VATICANO
Enviar a un amigo

Papa: La asunción de María, el Magníficat y las mujeres “esclavas”. Llamamiento por Kivu del Norte

En el Angelus, el Papa Francisco encomienda a la Virgen y a Cristo a las “mujeres oprimidas por el peso de la vida y por el drama de la violencia”, las “mujeres esclavas de la prepotencia de los poderosos”, las “niñas forzadas a trabajos inhumanos”, las “mujeres obligadas a rendirse en cuerpo y espíritu a la concupiscencia de los hombres”. “Silencio vergonzoso” por las masacres de “tantos inocentes que no tienen peso en la política ni en la opinión mundial”.

 Ciudad del Vaticano (AsiaNews) – La fiesta de la Asunción de María, “humilde joven de Galilea”, “admitida por Dios a estar junto al Hijo por toda la eternidad”, es la ocasión para que sean liberadas todas las mujeres que son convertidas en “esclavas” de la “prepotencia de los poderosos”. A los fieles reunidos en la plaza de San Pedro para el rezo de la oración del Angelus, el Papa Francisco también dirigió un llamamiento por la paz en el mundo y en particular en Kivu del Norte (Congo Kinshasa), acusando el silencio internacional sobre estas masacres de inocentes que “no tienen peso” en la política internacional ni en la opinión pública mundial.

Refiriéndose a la página del Evangelio de hoy, que contiene el canto del Magníficat, el pontífice explicó: “El Señor se inclina sobre los humildes para elevarlos, y esto lo hemos escuchado en el Magníficat, en el cántico de María.  Y el cantico de María también nos lleva a pensar en tantas situaciones dolorosas actuales, en particular en la de las mujeres oprimidas por el peso de la vida y por el drama de la violencia, las mujeres esclavas de la prepotencia de los poderosos, las niñas obligadas a trabajos inhumanos, las mujeres obligadas a rendirse en cuerpo y espíritu a la concupiscencia de los hombres. Que cuando antes pueda llegar para ellas el inicio de una vida de paz, de justicia, de amor, a la espera del día en el cual finalmente se sentirán tomadas por manos que no las humillan, sino que con ternura las levantan y las conducen en el camino de la vida, hasta el cielo”. E improvisando, agregó: “María ha sufrido tanto en su vida. Nos hace pensar en estas mujeres, que sufren tanto. Pidamos al Señor que Él mismo las lleve en sus manos por el camino de la vida y las libere de estas esclavitudes”.

Justamente, tres días atrás, el Papa había visitado una casa de la Comunidad Papa Juan XXIII y se había reunido con algunas mujeres que fueron rescatadas de la trata para la prostitución.

Anteriormente, Francisco subrayó que “La Asunción de María es un misterio grande que se refiere a cada uno de nosotros, concierne a nuestro futuro. María, de hecho, nos precede en el camino al cual están encaminados aquellos que, mediante el Bautismo, han ligado su vida a Jesús, así como María ligó a Él su propia vida. La fiesta de hoy nos hace ver al cielo; la fiesta de hoy pre-anuncia los “cielos nuevos y la tierra nueva”, con la victoria de Cristo resucitado de la muerte y la derrota definitiva del maligno. Por lo tanto, el regocijo de la humilde joven de Galilea, expresada en el cantico del Magníficat, se convierte en el canto de la humanidad entera, que se complace en ver al Señor inclinarse sobre todos los hombres y todas las mujeres, humiles creaturas, y llevarlos con Él al cielo”.

Luego de la oración mariana, el pontífice confió “una vez más” a la “Reina de la paz” las “las angustias y los dolores de las poblaciones que en tantas partes del mundo son víctimas inocentes de los conflictos persistentes”. En particular, agregó, “mi pensamiento se dirige a los habitantes de Kivu del Norte, en la República Democrática del Congo, recientemente afectados por nuevas matanzas, que desde hace tiempo se perpetúan en un silencio vergonzoso, sin llamar  ni siquiera nuestra atención. Lamentablemente forman parte de los tantos inocentes que no tienen peso en la política ni en la opinión mundial. ¡Que María obtenga para todos sentimientos de compasión y de comprensión; y deseo de paz y concordia!”.

Hace dos días, en el territorio de Beni, en Kivu del Norte, fueron muertos a machetazos 36 civiles, víctimas de la lucha que los grupos rebeldes llevan adelante desde hace tiempo contra el gobierno central. Las autoridades locales hablan de “terroristas islámicos” provenientes de Uganda.

Luego de saludar a los peregrinos, concluyó con el augurio de “una feliz fiesta de la Asunción a todos ustedes aquí presentes y a aquellos que se encuentran en los distintos balnearios y lugares de vacaciones, así como a cuantos no han podido irse de vacaciones, especialmente a los enfermos, a las personas solas y a las personas que durante estos días aseguran los servicios indispensables para la comunidad”. 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa a las víctimas del terremoto: “Apenas sea posible también yo espero ir a visitarlos”
28/08/2016 13:40
Papa: La familia de Nazaret es santa porque ‘está centrada en Jesús’
30/12/2018 13:08
Papa: Una jornada de oración y ayuno por la paz el 23 de febrero
04/02/2018 13:57
Papa: Con el corazón dirigido a Lourdes, contemplemos a Jesús, médico de los cuerpos y de las almas
11/02/2018 13:04
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14