11/11/2018, 13.23
VATICANO
Enviar a un amigo

Papa: Los 100 años de la ‘inútil masacre’. Invirtamos sobre la paz, no sobre la guerra

En el Ángelus, el Papa Francisco recuerda la finalización de la Gran guerra y pide a todos “rechazar la cultura de la guerra”. El gesto de S. Martín de Tours, de compartir con el pobre, “nos indique a todos el camino para construir la paz”. La “pobre y generosa viuda como modelo de vida cristiana que imitar”. “Dar al Señor y a los hermanos no algo de nosotros, sino nosotros mismos”. Beatificados en Barcelona 13 consagrados y tres fieles laicos, mártires de la guerra civil española. El domingo próximo se celebra la Segunda Jornada mundial de los pobres.

 

Ciudad del Vaticano (AsiaNews)- “¡Invirtamos sobre la paz, no sobre la guerra!” es el pedido que, después del Ángelus, el Papa Francisco dirigió hoy al mundo entero en el recuerdo de los 100 años de la finalización de la Primera guerra mundial, que Benedicto XV definió como “inútil masacre”. Se calcula que la guerra de 1915-1918 haya sido una de las más cruentas con 37 millones de muertos, contando también a los 16 millones de heridos y mutilados entre militares y civiles.

Recordando que a las 13,30 las campanas de S. Pedro, junto a todas las del mundo sonarán en recuerdo de la finalización del conflicto, Francisco agregó que la memoria de los 100 años “es para todos una severa advertencia para rechazar la cultura de la guerra y a buscar todo medio legítimo para poner fin a los conflictos que aún ensangrientan muchas regiones del mundo”.

“Mientras rezamos por todas las víctimas de aquella terrible tragedia- continuó- digamos con fuerza: ¡invirtamos sobre la paz, no sobre la guerra! Y, como signo emblemático, tomemos aquel del gran S. Martín de Tours, que hoy recordamos: el cortó en dos su capa para compartirla con un pobre. Este gesto de humana solidaridad nos indique a todos el camino para construir la paz”.

Precedentemente, comentando el Evangelio de hoy (32° domingo del año B, Marcos 12,38-44), el Papa comparó los dos personajes presentes en el pasaje: “El escriba y la viuda. El primero representa a las personas importantes, ricas, influyentes; la otra representa a los últimos, los pobres, los débiles”.

La superioridad y la vanidad de los escribas, “los lleva al desprecio por aquellos que cuentan poco o se encuentran en una posición económica desventajada, como las viudas”. La viuda, en cambio. “va y depone en el tesoro del templo 2 moneditas, todo lo que le quedaba, hace su ofrenda tratando de pasar inobservada, casi avergonzándose. Pero, justo en esta humildad, ella realiza un acto cargado de gran significado religiosos y espiritual. Ese gesto lleno sacrificio no escapa a la mirada atenta de Jesús, que es más en tal gesto ve brillar el don total de sí mismo al cual quiere educar a sus discípulos”.

“Nuestro ‘dar’ a Dios en la oración y a los otros en la caridad-subrayó- siempre debería escapar del ritualismo y del formalismo, como también de la lógica del cálculo y ser expresión de gratuidad. Justamente como lo hizo Jesús. ¡Jesús no nos ha hecho pagar la redención!... He aquí por qué Jesús indica a aquella pobre y generosa viuda como modelo de vida cristiana que hay que imitar… La Virgen María, mujer pobre que se donó totalmente a Dios, nos sostenga en el propósito de dar al Señor y a los hermanos no algo de nosotros, sino nosotros mismos, en una ofrenda humilde y generosa”.

Después de la oración mariana, Francisco dijo que ayer en Barcelona, fueron beatificados el p. Teodoro Illera del Olmo (1883-1836) y 15 compañeros mártires. Se trata de 13 consagrados y de 3 fieles laicos. “Estos nuevos beatos-dijo el pontífice- fueron asesinados por su fe, en lugares y fechas diversas, durante la guerra y la persecución religiosa del siglo pasado en España. Alabemos al Señor por estos valientes hombres”. Y pidió a los presentes un aplauso para ellos.

Al final, el Papa recordó que el domingo próximo, 18 de noviembre, se celebrará la Segunda Jornada Mundial de los pobres, con tantas iniciativas de evangelización, de oración y de compartir.

La Jornada fue deseada por el propio Papa, para sensibilizar al mundo para compartir con los pobres. “También aquí en la Plaza de San Pedro-dijo- se preparó un presidio sanitario que por una semana ofrecerá curaciones a cuantos estén en dificultad. Deseo que esta Jornada favorezca una creciente atención a las necesidades de los últimos y de los marginados”.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Centenares de parientes de las víctimas del 11/9 inician acciones legales contra Riad
22/03/2017 13:04
Corte suprema de Moscú: Los Testigos de Jehová están fuera de la ley
21/04/2017 12:09
Papa a las víctimas del terremoto: “Apenas sea posible también yo espero ir a visitarlos”
28/08/2016 13:40
Sacerdote iraquí: la ‘derrota militar’ de Isis no cancela la amenaza yihadista
03/11/2017 14:18