08/01/2019, 13.12
VATICANO
Enviar a un amigo

Papa: Madre Teresa, modelo de amor gratuito hacia cualquiera que sufra

Mensaje de Francisco por el próximo Día Mundial del Enfermo, que este año habrá de celebrarse de manera solemne en Calcuta. “La Madre Teresa, a lo largo de toda su existencia, ha sido una generosa dispensadora de la misericordia divina, poniéndose a disposición de todos por medio de la acogida y la defensa de la vida humana, tanto la no nacida como la abandonada y descartada”.

Ciudad del Vaticano (AsiaNews) – Siguiendo el ejemplo de la Madre Teresa, la actitud a tomar hacia quien sufre debe ser “el amor gratuito a todos, sin distinción de lengua, cultura, etnia o religión”. La gratuidad, rasgo típico del voluntariado, entrega que “se define solo como un darse a sí mismo” fue el tema central del mensaje de Papa Francisco para el 27mo Día mundial del Enfermo, que se conmemora el 11 de febrero y que este año se celebrará solemnemente en Calcuta, India, centrado en el tema: «Gratis habéis recibido; dad gratis» (Mt 10,8)

En el documento, Francisco recuerda ante todo que “los gestos gratuitos de donación, como los del Buen Samaritano, son la vía más creíble para la evangelización. El cuidado de los enfermos requiere profesionalidad y ternura, expresiones de gratuidad, inmediatas y sencillas como la caricia, a través de las cuales se consigue que la otra persona se sienta ‘querida’”.

“Frente a la cultura del descarte y de la indiferencia, deseo afirmar que el don se sitúa como el paradigma capaz de desafiar el individualismo y la contemporánea fragmentación social, para impulsar nuevos vínculos y diversas formas de cooperación humana entre pueblos y culturas. El diálogo, que es una premisa para el don, abre espacios de relación para el crecimiento y el desarrollo humano, capaces de romper los rígidos esquemas del ejercicio del poder en la sociedad. La acción de donar no se identifica con la de regalar, porque se define solo como un darse a sí mismo, no se puede reducir a una simple transferencia de una propiedad o de un objeto. Se diferencia de la acción de regalar precisamente porque contiene el don de sí y supone el deseo de establecer un vínculo. El don es ante todo reconocimiento recíproco, que es el carácter indispensable del vínculo social. En el don se refleja el amor de Dios, que culmina en la encarnación del Hijo, Jesús, y en la efusión del Espíritu Santo”.

En cuanto seres humanos, continúa escribiendo el Papa, “nunca podremos liberarnos completamente de la necesidad y de la ayuda de los demás, nunca podremos arrancarnos del límite de la impotencia ante alguien o algo. También esta es una condición que caracteriza nuestro ser “criaturas”. El justo reconocimiento de esta verdad nos invita a permanecer humildes y a practicar con decisión la solidaridad, en cuanto virtud indispensable de la existencia”.

Constituye un modelo de dicha actitud la Madre Teresa, cuya figura fue recordada por el Papa “en esta circunstancia de la solemne celebración en la India”. “Como dije con motivo de su canonización, «Madre Teresa, a lo largo de toda su existencia, ha sido una generosa dispensadora de la misericordia divina, poniéndose a disposición de todos por medio de la acogida y la defensa de la vida humana, tanto la no nacida como la abandonada y descartada. […] Se ha inclinado sobre las personas desfallecidas, que mueren abandonadas al borde de las calles, reconociendo la dignidad que Dios les había dado; ha hecho sentir su voz a los poderosos de la tierra, para que reconocieran sus culpas ante los crímenes […] de la pobreza creada por ellos mismos. La misericordia ha sido para ella la ‘sal que daba sabor a cada obra suya, y la ‘luz’ que iluminaba las tinieblas de los que no tenían ni siquiera lágrimas para llorar su pobreza y sufrimiento. Su misión en las periferias de las ciudades y en las periferias existenciales permanece en nuestros días como testimonio elocuente de la cercanía de Dios hacia los más pobres entre los pobres» (Homilía, 4 septiembre 2016)”.

El mensaje luego resalta el rol fundamental de los voluntarios “que son tan importantes en el sector socio-sanitario y que viven de manera elocuente la espiritualidad del Buen Samaritano”. Al dar las gracias y alentar a todas las asociaciones de voluntariado, Francisco afirma que “el voluntario es un amigo desinteresado con quien se puede compartir pensamientos y emociones; a través de la escucha, es capaz de crear las condiciones para que el enfermo, de objeto pasivo de cuidados, se convierta en un sujeto activo y protagonista de una relación de reciprocidad, que recupere la esperanza, y mejor dispuesto para aceptar las terapias. El voluntariado comunica valores, comportamientos y estilos de vida que tienen en su centro el fermento de la donación. Así es como se realiza también la humanización de los cuidados”.

El último punto del documento es la afirmación de que “la dimensión de la gratuidad debería animar, sobre todo, las estructuras sanitarias católicas,” que “están llamadas a expresar el sentido del don, de la gratuidad y de la solidaridad, en respuesta a la lógica del beneficio a toda costa, del dar para recibir, de la explotación que no mira a las personas”.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa a las víctimas del terremoto: “Apenas sea posible también yo espero ir a visitarlos”
28/08/2016 13:40
Card. D’Rozario: Curar a los enfermos y perdonar los pecados del hombre
13/02/2019 14:45
En el Día Mundial del Enfermo, el Card. Turkson llama a dar el amor de Cristo gratuitamente (Foto y video)
11/02/2019 12:41
La próxima Jornada del Enfermo en Calcuta, bajo el signo de Madre Teresa
06/02/2019 16:48
Papa: El hombre nos es dueño del tiempo, que pertenece a Dios
26/11/2013