01/01/2014, 00.00
VATICANO
Enviar a un amigo

Papa: Sin magia ni fatalismo, la esperanza cristiana de la paz, con María, la Madre de Dios

En el Ángelus, el Papa Francisco recuerda el tema de la 47 ª Jornada Mundial por la Paz y subraya que "todos somos hijos de nuestro Padre Celestial, somos parte de la misma familia humana, y compartimos un destino común". "¿Qué sucede en el corazón humano? ¿En el corazón de la humanidad? ¡Es hora de parar!". Construir la paz, "comenzando por la propia casa". Gracias a Caritas, Pax Christi, Comunidad de San Egidio, Movimiento de amor familiar, Sternsinger, Fraterna Domus. Mis mejores deseos para el Presidente y el pueblo de Italia.

Ciudad del Vaticano (AsiaNews) - El deseo de un nuevo año lleno de "Paz y de Bien" del Papa Francisco no tiene nada que ver con el "sentido un poco mágico y un poco fatalista de un nuevo ciclo que comienza". "¡Mi deseo - dijo el Papa - es la de la Iglesia, es de un cristiano!... Sabemos que la historia tiene un centro: Jesucristo, encarnado, muerto y resucitado, tiene una meta : el Reino de Dios, Reino de la paz, la justicia, la libertad, el amor, y tiene una fuerza que lo mueve hacia ese fin: el Espíritu Santo
Este Espíritu es el poder del amor que ha fecundado el vientre de la Virgen María, y es el mismo que anima proyectos y obras de todos los que procuran la paz".

Antes de la oración del Ángelus frente a una plaza de San Pedro llena por decenas de miles de peregrinos, el Papa explicó que las dos celebraciones de hoy: la solemnidad de María, Madre de Dios y el Día Mundial de la Paz, lanzado por el Papa Pablo VI y llega ahora a su 47 ª edición.

El tema de este año, elegido por Francisco, es "Fraternidad fundamento y de camino hacia la paz".

"En la base - ha explicado el Papa - está la convicción de que todos somos hijos de nuestro Padre Celestial, somos parte de la misma familia humana, y que compartimos un destino común. De aquí deriva para cada uno la responsabilidad de trabajar para que el mundo se convierta en una comunidad de hermanos que se respetan, aceptan sus diferencias y cuidan el uno del otro, También estamos llamados a ser conscientes de la violencia y las injusticias presentes en muchas partes del mundo y que no puede dejarnos indiferentes e inmóviles: es necesario el compromiso de todos para construir una sociedad realmente más justa y solidaria".

El Papa añadió que en los últimos días recibió una carta de un hombre que le hablo de todas sus dificultades e incluso de la violencia que está presente en el mundo, entonces se pregunta: "¿Qué pasa en el corazón humano que lo lleva a hacer todo esto? Y él decía: es tiempo de detenerse". "Hago mías - dijo el Papa - estas palabras:  ¿Qué pasa en el corazón del hombre? ¿en el corazón de la humanidad? Es hora de parar".

 "En todos los rincones de la tierra - continuó - hoy los creyentes elevan la oración para pedir al Señor por el don de la paz y la posibilidad de llevarla a cualquier ambiente". Y aquí, subrayó la necesidad de lograr la paz "iniciando desde la propia casa".

"En este primer día del año, el Señor nos ayude a todos para establecer con mayor firmeza en el camino de la justicia y la paz, el Espíritu Santo actúa en el corazón, se funden los cierres y las penurias y de enternecernos frente a la debilidad del Niño el Jesús de la paz que, de hecho, requiere la fuerza de la mansedumbre, el poder no-violento de la verdad y el amor".

Y concluyó diciendo:. "En las manos de María, Madre del Redentor, ponemos con confianza filial nuestras esperanzas A ella, que extiende su maternidad a todos los hombres, encomendamos al clamor por la paz del pueblo oprimido por la guerra y la violencia, para que la valentía del diálogo y la reconciliación prevalezca sobre la tentación de la venganza, la arrogancia, la corrupción. A ella demandamos que el Evangelio de la fraternidad proclamada y testimoniada por la Iglesia, hable a cada conciencia y derribe los muros que impiden a los enemigos reconocerse como hermanos".

Después de la oración mariana, Francisco saludó al Presidente de la República Italiana, Giorgio Napolitano, e hizo sus mejores deseos para el pueblo italiano "de modo que, con la contribución de toda la responsabilidad y la solidaridad, puede mirar al futuro con confianza y esperanza".

También agradeció a los diversos grupos que han organizado reuniones o marchas dedicadas a la paz: Caritas, Pax Christi, Comunidad de San Egidio, Movimiento de amor familiar. Un saludo especial fue dirigida a los miembros de la Fraterna Domus y los "Sternsinger", los " Cantores de la Estrella", "los niños y jóvenes que en Alemania y Austria llevan la bendición de Jesús a los hogares y recogen ofrendas para los niños que no tienen lo necesario".

Por último, la renovación de sus mejores deseos para el nuevo año, invitando a todos los presentes - como lo hizo durante la misa en la basílica - a saludar todos a María con el título: "Santa Madre de Dios, Santa Madre de Dios, Santa Madre de Dios!".

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa: El hombre nos es dueño del tiempo, que pertenece a Dios
26/11/2013
​Obispo de Bangalore: En Navidad compartamos la alegría de Dios con aquellos que nos hacen el mal
23/12/2015
Papa: Dios “ablande un poco el corazón” de quien condena todo aquello que está “fuera de la Ley”
02/05/2017 13:54
Papa: La Iglesia y María van de la mano. No puedes pertenecer a Cristo fuera de la Iglesia
01/01/2015
Papa: Celebrar a la Santa Madre de Dios nos recuerda que tenemos Madre; no somos huérfanos
01/01/2017 12:36