22/05/2019, 12.20
VATICANO
Enviar a un amigo

Papa: Un cristiano puede rezar en cualquier situación

En la audiencia general de hoy en la plaza de S. Pedro, el Papa Francisco concluye su catequesis sobre el ‘Padre Nuestro’. Todas las oraciones de Jesús están en “asonancia” con el ‘Padre Nuestro’, también aquella del “¡Dios mío!, ¡Dios mío! ¿Por qué me has abandonado?”. “El primer protagonista de cada oración cristiana es el Espíritu Santo”.

 

Ciudad del Vaticano (AsiaNews)- “Un cristiano puede rezar en cualquier situación”, asumiendo “todas las oraciones de la Biblia, de los Salmos especialmente; pero también puede rezar con tantas expresiones que en milenios de historia salieron del corazón de los hombres”. Es la consideración del Papa Francisco en la audiencia general de hoy, que termina el ciclo de catequesis sobre el “Padre Nuestro”, mostrando cómo todas las oraciones de Jesús están en “asonancia” con el ‘Padre Nuestro’ y que “el primer protagonista de cada oración cristiana es el Espíritu Santo, que sopla en el corazón del discípulo”.

A los cerca de 30 mil peregrinos presentes en la plaza de S. Pedro, el Papa ante todo mostró como todas las expresiones que afloran en los labios de Jesús reclaman al texto del ‘Padre Nuestro’”.

Hasta la oración del Huerto de los Olivos (Mc 14,36), conserva “una huella del ‘Padre Nuestro’”. “En medio de las tinieblas, Jesús invoca a Dios con el nombre de ‘Abbá’ con confianza filial y aún sintiendo miedo y angustia, pide que se cumpla Su voluntad”.

“En otros pasajes del Evangelio- agregó- Jesús insiste con sus discípulos para que cultiven un espíritu de oración. La oración debe ser insistente y sobre todo debe llevar el recuerdo de los hermanos, especialmente cuando llevamos difíciles relaciones con ellos. Dice Jesús: “Cuando se pongan a rezar, si tienen algo contra alguno, perdonen, porque también el Padre vuestro que está en los cielos os perdone vuestras culpas” (Mc 15,25). ¿Cómo no reconocer en estas expresiones la asonancia con el ‘Padre Nuestro’?”.

“En los escritos de San Pablo no encontramos el texto del ‘Padre Nuestro’, pero su presencia surge en aquella síntesis estupenda donde la invocación del cristiano se condensa en una sola palabra “¡Abbá!” (Cfr Rm 8,15; Gal 4,6).

“Considerando en su totalidad al Nuevo Testamento, se ve claramente que el primero protagonista de cada oración cristiana es el Espíritu Santo, que sopla en el corazón del discípulo. El Espíritu nos hace capaces de rezar como hijos de Dios, como lo somos realmente por el bautismo. El Espíritu nos hace rezar en la “huella” que Jesús cavó para nosotros. Éste es el misterio de la oración cristiana: por gracia somos atraídos en aquel diálogo de amor de la Santísima Trinidad”.

Para el Papa, también en el momento más dramático, cuando Jesús grita “¡Dios mío!, ¡Dios mío! ¿Por qué me has abandonado?” (Mt 27,46), hay un eco del ´Padre Nuestro’: “¿Puede el Padre abandonar a su Hijo hasta este punto: hasta experimentar el abandono, su lejanía. Pero en aquel grito angustiado, permanece el “¡Dios mío!, ¡Dios mío!. En aquel ‘mío’ está el núcleo de la relación con el padre, está el núcleo de la fe y de la oración”.

“He aquí por qué-concluyó- a partir de este núcleo, un cristiano puede rezar en cualquier situación. Puede asumir todas las oraciones de la Biblia, de los Salmos especialmente, pero también puede rezar con tantas expresiones que en milenios de historia salieron del corazón de los hombres. Y al Padre no cesemos jamás de hablar sobre nuestros hermanos y hermanas en humanidad, para que ninguno de ellos, los pobres especialmente, quede sin una consolación y una porción de amor”.

Dirigiendo su saludo a los peregrinos de lengua francesa, Francisco recordó a sor Inés Neves Sancho, encontrada muerta (decapitada) el 20 de mayo pasado en el pueblo de Nola, cerca de Berberati, en la República Centroafricana. “Quisiera recordar con vosotros hoy-dijo- a sor Inés Neves Sancho, de 77 años, educadora de las jóvenes pobres desde hace decenios, asesinada bárbaramente en Centroáfrica justamente en el local donde enseñaba a coser a las jóvenes. Una mujer más que da la vida por Jesús en el servicio a los pobres. Recemos juntos”.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa: El hombre nos es dueño del tiempo, que pertenece a Dios
26/11/2013
Papa: El Padre ‘que está en los cielos’ nos ama como o más que nuestro padre y nuestra madre
20/02/2019 15:27
​Obispo de Bangalore: En Navidad compartamos la alegría de Dios con aquellos que nos hacen el mal
23/12/2015
Papa: A la ley del talión, Jesús la substituye con la ley del amor
24/04/2019 12:21
Papa: el ‘pan’ que pedimos a Dios no es ‘mío’, sino ‘nuestro’
27/03/2019 13:03