11/08/2019, 13.17
VATICANO
Enviar a un amigo

Papa: Vivir y obrar en esta tierra, con la nostalgia del cielo en el corazón

En el Ángelus, el Papa Francisco sugiere actitudes para “darse cuenta del paso de Dios en nuestra vida”. “La ropa ceñida a la cintura”, como los peregrinos, y “mantener las lámparas encendidas”, para iluminar, con la fe, “todas esas ‘noches’ de la vida”. La alegría eterna del paraíso:… ya no serán los siervos -es decir, nosotros- los que sirvan a Dios, sino que Dios mismo se pondrá a nuestro servicio”. El 70mo. aniversario de los Convenios de Ginebra, que “imponen límites al uso de la fuerza y están orientados a la protección de la población civil y de los prisioneros en tiempos de guerra”. La Guerra y el terrorismo son “la gran debacle humana”.

 

Ciudad del Vaticano (AsiaNews) – “Hay que vivir y obrar en esta tierra con la nostalgia del cielo en el corazón”: es lo que dijo el Papa Francisco hoy, antes de la oración del Ángelus, frente a los peregrinos reunidos en la Plaza San Pedro, Al comentar el Evangelio de este domingo (19o del Tiempo del Año, ciclo C, Lc 12,32-48), que habla de la “vigilancia continua, para darse cuenta del paso de Dios en nuestra vida”, Francisco subrayó que el pasaje evangélico sugiere dos modalidades; “Ante todo, «que estén ceñidos vuestros lomos», una imagen que evoca la actitud del peregrino, listo para ponerse en camino, Se trata de no echar raíces en moradas cómodas y tranquilizadoras, sino de abandonarse, con sencillez y confianza, a la voluntad de Dios, que nos guía hacia la meta que tenemos por delante. En efecto, quien confía en Dios sabe bien que la vida de la fe no es algo estático, sino por el contrario, dinámico: es un camino continuo, para dirigirse a etapas siempre nuevas, que el Señor mismo señala, día tras día”. La segunda actitud es “mantener «las lámparas encendidas»”: “Se nos invita, por tanto, a vivir una fe auténtica y madura, capaz de iluminar todas esas ‘noches’ de la vida. La lámpara de la fe requiere que se la alimente continuamente con el encuentro con Jesús, de corazón a corazón, en la oración y en la escucha de su Palabra. Se nos confía esta lámpara para el bien de todos”. Y aquí, el Papa ha recordado una vez más el consejo de que cada creyente lleve consigo un Evangelio, para leerlo en cualquier parte, todos los días.  

“La vida -agregó- es un camino hacia la eternidad; por tanto, se nos llama a hacer fructificar los talentos, pero jamás olvidar que «la ciudad estable no está aquí, sino que vamos en busca de aquella futura» (Heb 13,14). Desde este punto de vista, cada instante se vuelve precioso, por ello es necesario vivir y obrar en esta tierra con la nostalgia del cielo en el corazón”.

“No podemos entender de verdad en qué consiste esta alegría suprema; sin embargo, Jesús nos lo deja intuir con la metáfora del patrón que, de regreso, al encontrar a sus siervos todavía despiertos, «se ceñirá la ropa, los hará sentar a la mesa, y comenzará a serviles» (v. 37). La alegría eterna del paraíso se manifiesta así: la situación se invertirá, y ya no serán los siervos, es decir nosotros, los que sirvan a Dios, sino que será Dios mismo quien se pondrá a nuestro servicio”. 

Luego de la oración mariana, el pontífice recordó que mañana se celebra el 70° aniversario de los Convenios de Ginebra, importantes instrumentos jurídicos internacionales que imponen límites al uso de la fuerza y se orientan a la protección de los civiles y prisioneros, en tiempos de guerra”. 

“Que esta fecha -agregó- pueda hacer que los Estados se vuelvan más conscientes de la necesidad imprescindible de proteger la vida y la dignidad de las víctimas de los conflictos armados. Todos deben observar los límites impuestos por el derecho internacional humanitario, protegiendo a las poblaciones indefensas y las estructuras civiles, especialmente los hospitales, escuelas, lugares de culto y campos de refugiados y evacuados. Y no olvidemos que la guerra y el terrorismo son siempre una grave pérdida para toda la humanidad. Son la gran debacle humana”.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa a las víctimas del terremoto: “Apenas sea posible también yo espero ir a visitarlos”
28/08/2016 13:40
Papa: Dolor por los peregrinos coptos de Minia: ‘Asesinados por ser cristianos’
04/11/2018 14:06
Papa: El Adviento prepara la venida de Jesús, que no sea sólo mundanidad
03/12/2018 13:22
Dacca aguarda la visita del Papa Francisco con un despliegue de seguridad de más de 8.000 policías
17/11/2017 13:01
Papa: “vigilancia y discernimiento”, porque “el Maligno está escondido” y “siempre trata de engañar”
09/10/2015