26 Junio 2017
AsiaNews.it Twitter AsiaNews.it Facebook
Areas geogràficas




  • > Africa
  • > Asia Central
  • > Asia del Norte
  • > Asia del Sur
  • > Europe
  • > Nord America
  • > Noroeste Asiático
  • > Oriente Medio
  • > Sud America
  • > Sudeste Asiático
  • > Asia del Este


  • » 15/04/2017, 12.25

    VATICANO

    Papa: con la Resurrección, Jesús hace saltar todas las barreras y nos pide cambiar la humanidad



    En el rostro de las mujeres que van al sepulcro vemos “el rostro de todos aquellos que, caminando por la ciudad, sienten el dolor de la miseria, el dolor por la explotación y la trata. En ellas también vemos el rostro de aquellos que sufren el desprecio por ser inmigrantes”. “Vayamos a anunciar, a compartir, a descubrir que es cierto: el Señor está Vivo. Vivo y queriendo resucitar en tantos rostros que han sepultado la esperanza, que han sepultado los sueños, que han sepultado la dignidad”. 

    Ciudad del Vaticano (AsiaNews) – Con la Resurrección, Cristo “quiere también hacer saltar todas las barreras que nos encierran en nuestros estériles pesimismos”, “en desmedidas ambiciones capaces de jugar con la dignidad ajena”, con “dolor de la miseria, el dolor por la explotación y la trata”, “el desprecio por ser inmigrantes, huérfanos de tierra, de casa, de familia”. Pero “el latir del Resucitado es lo que se nos ha regalado, y se nos quiere seguir regalando como fuerza transformadora, como fermento de nueva humanidad”.

    Es la Vigilia de Pascua la noche en la cual la Iglesia evoca la victoria de Jesús sobre la muerte, el triunfo del bien sobre el mal. En palabras de Francisco, es la afirmación de la esperanza sobre los males que aún atormentan a la humanidad, y en particular,  el elogio de la fidelidad de las mujeres, que han seguido a Jesús en su camino, hasta la cruz y el sepulcro, y que ahora corren para difundir el hecho gozoso: ha resucitado. Tal como había dicho.

    El rito. Que comienza con la bendición del fuego y la preparación del cirio pascual, también presencia el bautismo de algunos catecúmenos: son 11, casi todos adultos, y vienen de China –una mujer joven-, Malasia, España, la República Checa, Italia, Estados Unidos de América, Albania y Malta.   

    En la homilía, Francisco parte de la sorpresa de María de Magdala y de la otra María cuando van al sepulcro y lo encuentran vacío. “A diferencia de los discípulos, ellas están ahí —como también acompañaron el último respiro de su Maestro en la cruz y luego a José de Arimatea a darle sepultura—; dos mujeres capaces de no evadirse, capaces de aguantar, de asumir la vida como se presenta y de resistir el sabor amargo de las injusticias. Y allí están, frente al sepulcro, entre el dolor y la incapacidad de resignarse, de aceptar que todo siempre tenga que terminar igual.”.

    “Y si hacemos un esfuerzo con nuestra imaginación, en el rostro de estas mujeres podemos  encontrar los rostros de tantas madres y abuelas, el rostro de niños y jóvenes que resisten el peso y el dolor de tanta injusticia inhumana. Vemos reflejados en ellas el rostro de todos aquellos que,

    caminando por la ciudad, sienten el dolor de la miseria, el dolor por la explotación y la trata. En ellas también vemos el rostro de aquellos que sufren el desprecio por ser inmigrantes, huérfanos de tierra, de casa, de familia; el rostro de aquellos que su mirada revela soledad y abandono por tener las manos demasiado arrugadas. Ellas son el rostro de mujeres, madres que lloran por ver cómo la vida de sus hijos queda sepultada bajo el peso de la corrupción, que quita derechos y rompe tantos anhelos, bajo el egoísmo cotidiano que crucifica y sepulta la esperanza de muchos, bajo la burocracia paralizante y estéril que no permite que las cosas cambien. Ellas, en su dolor, son el rostro de todos aquellos que, caminando por la ciudad, ven crucificada la dignidad”.

    “En el rostro de estas mujeres, están muchos rostros, quizás encontramos tu rostro y el mío. Como ellas, podemos sentir el impulso a caminar, a no conformarnos con que las cosas tengan que terminar así. Es verdad, llevamos dentro una promesa y la certeza de la fidelidad de Dios. Pero también nuestros rostros hablan de heridas, hablan de tantas infidelidades, personales y ajenas, hablan de nuestros intentos y luchas fallidas. Nuestro corazón sabe que las cosas pueden ser diferentes pero, casi sin darnos cuenta, podemos acostumbrarnos a convivir con el sepulcro, a convivir con la frustración. Más aún, podemos llegar a convencernos de que esa es la ley de la vida, anestesiándonos con desahogos que lo único que logran es apagar la esperanza que Dios puso en nuestras manos. Así son, tantas veces, nuestros pasos, así es nuestro andar, como el de estas mujeres, un andar entre el anhelo de Dios y una triste resignación. No sólo muere el Maestro, con él muere nuestra esperanza.”.

     

    El latir del Resucitado es lo que se nos ha regalado, y lo que se nos pide regalar

    “«De pronto tembló fuertemente la tierra» (Mt 28,2). De pronto, estas mujeres recibieron una sacudida, algo y alguien les movió el suelo. Alguien, una vez más salió, a su encuentro a decirles: «No teman», pero esta vez añadiendo: «Ha resucitado como lo había dicho» (Mt 28,6). Y tal es el anuncio que generación tras generación esta noche santa nos regala: No temamos hermanos, ha resucitado como lo había dicho. «La vida arrancada, destruida, aniquilada en la cruz ha despertado y vuelve a latir de nuevo» (cfr R. Guardini, El Señor, Milán, 1984, 501). El latir del Resucitado se nos ofrece como don, como regalo, como horizonte. El latir del Resucitado es lo que se nos ha regalado, y se nos quiere seguir regalando como fuerza transformadora, como fermento de nueva humanidad. Con la Resurrección, Cristo no ha movido solamente la piedra del sepulcro, sino que quiere también hacer saltar todas las barreras que nos encierran en nuestros estériles pesimismos, en nuestros calculados mundos conceptuales que nos alejan de la vida, en nuestras obsesionadas búsquedas de seguridad y en desmedidas ambiciones capaces de jugar con la dignidad ajena. Cuando el Sumo Sacerdote y los líderes religiosos en complicidad con los romanos habían creído que podían calcularlo todo, cuando habían creído que la última palabra estaba dicha y que les correspondía a ellos establecerla, Dios irrumpe para trastocar todos los criterios y ofrecer así una nueva posibilidad. Dios, una vez más, sale a nuestro encuentro para establecer y consolidar un nuevo tiempo, el tiempo de la misericordia. Esta es la promesa reservada desde siempre, esta es la sorpresa de Dios para su pueblo fiel: alégrate porque tu vida esconde un germen de resurrección, una oferta de vida esperando despertar”.

    “Y eso es lo que esta noche nos invita a anunciar: el latir del Resucitado, Cristo Vive. Y eso cambió el paso de María Magdalena y la otra María, eso es lo que las hace alejarse rápidamente y correr a dar la noticia (cf. Mt 28,8). Eso es lo que las hace volver sobre sus pasos y sobre sus miradas. Vuelven a la ciudad a encontrarse con los otros. Así como ingresamos con ellas al sepulcro, los invito a que vayamos con ellas, que volvamos a la ciudad, que volvamos sobre nuestros pasos, sobre nuestras miradas. Vayamos con ellas a anunciar la noticia, vayamos… a todos esos lugares donde parece que el sepulcro ha tenido la última palabra, y donde parece que la muerte ha sido la única solución. Vayamos a anunciar, a compartir, a descubrir que es cierto: el Señor está Vivo. Vivo y queriendo resucitar en tantos rostros que han sepultado la esperanza, que han sepultado los sueños, que han sepultado la dignidad. Y si no somos capaces de dejar que el Espíritu nos conduzca por este camino, entonces no somos cristianos. Vayamos y dejémonos sorprender por este amanecer diferente, dejémonos sorprender por la novedad que sólo Cristo puede dar. Dejemos que su ternura y amor nos muevan el suelo, dejemos que su latir transforme nuestro débil palpitar”.

    enviar a un amigo Versión para imprimir











    27/03/2016 12:59:00 VATICANO
    Papa: la esperanza “ilumine” nuestros problemas y venza “la oscuridad y los miedos”

    Durante la Vigilia Pascual, Francisco dijo que los cristianos son llamados a “suscitar la esperanza en los corazones abrumados por la tristeza, en quien no consigue encontrar la luz de la vida”. Entre los 12 bautizados, el embajador de Corea del Sur en Italia, Yong-Joon Lee, con su esposa, Hee Kim. Sus padrinos, sus respectivos homólogos en la Santa Sede.



    14/10/2015 VATICANO
    Papa: “Perdón por los escándalos que en los últimos tiempos sucedieron ya sea en Roma como en el Vaticano”
    “Los Ángeles de los niños reflejan la mirada de Dios y Dios no pierde jamás la vista sobre los niños. Ojo a aquellos que traicionan su confianza, ¡Ojo! Su confiado abandono a nuestra promesa, que nos compromete desde el primer instante, nos juzga”. Pedido por la Jornada mundial del rechazo de la miseria.

    29/03/2017 14:42:00 VATICANO
    Papa: Es una “obligación imperativa y urgente” proteger a los civiles atrapados en Mosul

    Nuestra “gran esperanza” que ha fundamentado en la fe y en la promesa “no de uno cualquiera, sino de Dios”. “Pidamos  hoy al señor la gracia de permanecer firmes no tanto en nuestras seguridades, sobre nuestras capacidades, sino sobre la esperanza que nace de la promesa de Dios”.



    21/10/2015 VATICANO
    Papa: restaurar el honor social a la fidelidad del amor, a la promesa hecha entre los cónyuges
    "En nuestros días el honor de la fidelidad a la promesa de la vida familiar parece muy débil", por "un derecho malentendido de buscar la propia satisfacción, a toda costa y en cualquier relación", "exaltado como un principio no negociable de la libertad". Por otra parte, porque se confían exclusivamente a la obligación de la ley los vínculos de la vida de relación y del compromiso por el bien común". Pero "el amor, así como la amistad, deben su fuerza y su propia belleza a este hecho: que generan un vínculo sin recortar la libertad: el amor es libre, la promesa de la familia es libre y ¡esto es belleza!".

    15/05/2014 VATICANO
    Papa: No hay un cristiano sin pueblo, es decir, sin la Iglesia
    Los apóstoles mismos cuando anuncian a Jesús no comenzan de Él, sino de la historia del pueblo, el pueblo de Dios, que recuerda el pasado, el viaje, y la esperanza en la promesa de que nunca decepciona.



    Noticias destacadas

    VATICANO
    Papa: Las iglesias Orientales, vivaces no obstante las persecuciones y el terrorismo



    Recibiendo a los participantes en la asamblea de la “Reunión de las Obras para la Ayuda a las Iglesias Orientales”, Francisco recomienda la formación del clero. “No olvidemos que en Oriente también en nuestros días, los cristianos-no importa si católicos, ortodoxos o protestantes- derraman su sangre como sigilo de su testimonio”.


    CHINA - ALEMANIA
    El embajador alemán pide a China la liberación de Mons. Shao Zhumin



    En una declaración oficial en el sitio de la embajada, Michael Clauss pide que al obispo de Wenzhou, secuestrado, le sea dada la libertad de movimientos. Preocupaciones expresadas también por los borradores de los nuevos reglamentos sobre las actividades religiosas, que decretan el fin de las comunidades subterráneas. Es la primera vez, después de un decenio, que un embajador europeo pide la liberación de un obispo.


    AsiaNews IS ALSO A MONTHLY!

    AsiaNews monthly magazine (in Italian) is free.
     

    SUBSCRIBE NOW

    News feed

    Canale RSScanale RSS 

    Add to Google









     

    IRAN 2016 Banner

    Books
    by Fabrizio Meroni
    pp. 288
    by Gerolamo Fazzini, 7 euro
    pp. 128
    by Paolo Nicelli
    pp. 136
    by Piero Gheddo
    pp. 504
    by Claire Ly
    pp. 160
    by Piero Gheddo
    pp. 320
    by Gianni Criveller
    pp. 132

    2003 © All rights reserved - AsiaNews C.F. e P.Iva: 00889190153 - GLACOM®