18/10/2014, 00.00
VATICANO
Enviar a un amigo

Papa: el Sínodo fue un "caminar juntos", con "consolaciones" y "tentaciones" de una "Iglesia que tiene las puertas abiertas para recibir a los necesitados, los arrepentidos y no solamente a los justos".

La "Relatio Synodi", será el documento base del trabajo para el trabajo del año próximo." La generosa fidelidad con la cual tanta familias cristianas responden a su vocación y misión". "La crisis de la fe que tocó a tantos católicos es a menudo el origen de las crisis del matrimonio y de la familias". Es "un desafío para la pastoral". "La Iglesia, "si bien reconociendo que para los bautizados, no hay otro vínculo nupcial que el sacramental, y que la ruptura de este está contra la voluntad de Dios, es también consciente de la fragilidad de muchos de sus hijos que luchan en el camino de la fe". Para los divorciados, vueltos a casarse, "el eventual acceso a los sacramentos debería haber sido precedido por un camino penitencial bajo la responsabilidad del obispo diocesano".

Ciudad del Vaticano (Asia News)- El Sínodo fue un "caminar juntos", con "momentos de consolación", pero también de "momento de desolación", como la de "aquella de la rigidez hostil, la de cerrase dentro de los escritos (la letra) y no dejarse sorprender por Dios", o aquella del "buenísmo destructivo, que tiene en nombre de una misericordia engañadora, que faja las heridas sin antes curarlas y medicarlas , y  que trata los síntomas y no las causas y las raíces" o "de descender de la cruz para dejar contenta a la gente, y no permanecer como, lo pedía la voluntad del Padre; de plegarse al espíritu mundano, en vez de purificarlo y plegarlo al Espíritu de Dios" o al final "dejar de lado "el Depositum Fidei", considerándose no custodios sino propietarios y patrones o, por otro lado de la tentación de dejar de lado la realidad utilizando ¡una lengua minuciosa y un lenguaje de ligadura para decir tantas cosas y al final no decir nada!, es la descripción del Sínodo extraordinario sobre la familia como fue descripto por el Papa Francisco, en un discurso dirigido a los 183 "Padres presentes" en el momento de la votación sobre la "Relatio Synodi", "resumen fiel y claro de todo aquello que fue dicho y discutido en esta aula y en los círculos menores y que, ha recordado el Papa, "fue presentado por las Conferencia episcopales como "Lineamenta", documento base de la asamblea general del Sínodo del año próximo.

Las palabras de Francisco, a continuación, volver a este Sínodo su tamaño real, para "el paso", sin duda importante y significativa de un proceso de reflexión sobre la familia de la Iglesia y de la evangelización, hacia el conjunto del año que viene y, al final hacia las decisiones que el Papa tomará. Es significativo, en este sentido, incluso declaraciones como "Muchos comentaristas, o las personas que hablan, han imaginado ver a una Iglesia en disputa donde un lado está en contra del otro, dudando incluso del Espíritu Santo, el verdadero promotor y garante de la 'la unidad y la armonía en la Iglesia". "Personalmente me hubiera preocupado mucho y entristecido sino hubieran estado estas tentaciones y estas discusiones animadas; este movimiento de los espíritus, como lo llamaba San Ignacio (EE, 6) si todos hubieran estado de acuerdo o taciturnos en una falsa y quietista paz. En cambio he visto y escuchado - con alegría y reconocimiento - discursos e intervenciones llenos de fe, de celo pastoral y doctrinal, de sabiduría, de franqueza, de coraje y parresia. Y he sentido que ha sido puesto delante de sus ojos el bien de la iglesia, de las familias y la "suprema lex": la "salus animarum" (Cf. Can. 1752). Y esto siempre sin poner jamás en discusión la verdad fundamental del Sacramento del Matrimonio: la indisolubilidad, la unidad, la fidelidad y la procreatividad, o sea la apertura a la vida (Cf. Cann. 1055, 1056 y Gaudium et Spes, 48). Esta es la Iglesia, la viña del Señor, la Madre fértil y la Maestra premurosa, que no tiene miedo de remangarse las manos para derramar el olio y el vino sobre las heridas de los hombres (Cf. Lc 10,25-37); que no mira a la humanidad desde un castillo de vidrio para juzgar y clasificar a las personas. Esta es la Iglesia Una, Santa, Católica y compuesta de pecadores, necesitados de Su misericordia. Esta es la Iglesia, la verdadera esposa de Cristo, que busca ser fiel a su Esposo y a su doctrina. Es la Iglesia que no tiene miedo de comer y beber con las prostitutas y los publicanos (Cf. Lc 15). La Iglesia que tiene las puertas abiertas para recibir a los necesitados, los arrepentidos y ¡no sólo a los justos o aquellos que creen ser perfectos! La Iglesia que no se avergüenza del hermano caído y no finge de no verlo, al contrario, se siente comprometida y obligada a levantarlo y a animarlo a retomar el camino y lo acompaña hacia el encuentro definitivo con su Esposo, en la Jerusalén celeste".

En cuanto a la Relatio, debe registrarse que en 62 puntos que se compone, 59 han sido aprobados por una mayoría de dos tercios y tres no han alcanzado: estos son los párrafos relativos a la admisión a la Santa Comunión por divorciados vueltos a casar, la aceptación el cuidado pastoral de los homosexuales y de la comunión espiritual. Los tres párrafos, sin embargo, han tenido la mayoría simple de votos.

El largo documento se abre con un pensamiento a las familias "con sus alegrías, sus penas, sus esperanzas". El Sínodo "siente la necesidad de agradecer a Dios por la generosa fidelidad con que tantas familias cristianas responden a su vocación y misión. Esto lo hacen con alegría y fe, aun cuando el camino familiar pone delante obstáculos, incomprensiones y sufrimientos. A estas familias va el aprecio, gratitud y aliento de toda la Iglesia y de este Sínodo".

La familia de hoy, señala el documento, vive en un cambio "antropológico-cultural" y la "influencia hoy en día todos los aspectos de la vida y requiere un enfoque analítico y diverso debe enfatizar en primer lugar los aspectos positivos:. La mayor libertad de expresión y un mejor reconocimiento de los derechos de las mujeres y los niños, al menos en algunas regiones. Sin embargo, por otro lado, hay que considerar también el peligro creciente que representa el individualismo exagerado que pervierte los vínculos familiares y, finalmente, considerar todos los miembros de la familia como 'isla, haciendo prevalecer, en algunos casos, la idea de un sujeto que se construye de acuerdo a sus deseos tomadas como un absoluto. A esto se suma también la crisis de fe que ha afectado a muchos católicos y que es a menudo la fuente de crisis del matrimonio y la familia". "En muchos contextos, y no sólo los occidentales, se difunde ampliamente la práctica de la cohabitación antes del matrimonio o incluso la cohabitación no está orientada a tomar la forma de un vinculo institucional. Sumado a esto a menudo una legislación civil que socava el matrimonio y la familia. Debido a la secularización en muchas partes del mundo, la referencia a Dios está muy disminuido y la fe ya no es compartida socialmente". . Y "no hay escasez de las tendencias culturales que parecen imponer un afecto sin límites que desea explorar todos los lados, incluso los más complejos En efecto, el tema de la fragilidad emocional es muy oportuna: la afectividad narcisista, inestable y cambiante que no ayuda siempre los sujetos a lograr una mayor madurez. Preocupa cierta difusión de la pornografía y la comercialización del cuerpo, también favorecido por un uso distorsionado de la Internet".

"Para lograr esto se requiere de toda la Iglesia una conversión misionera: no se debe parar en un anuncio puramente teórico y desacoplado de los problemas reales de la gente. Nunca se olvide que la crisis de fe lleva a una crisis del matrimonio y la familia, y. como resultado, se interrumpe la transmisión de la misma fe de padres a hijos". Es "un desafío para la pastoral"- "Tenemos que dar la bienvenida a la gente con su existencia concreta, aprender a apoyar la investigación, fomentar el deseo de Dios y un deseo de sentirse plenamente parte de la Iglesia, incluso en aquellos que han experimentado la quiebra o se encuentra en las situaciones más diversas. El mensaje cristiano siempre ha sí en la realidad y la dinámica de la misericordia y la verdad, que convergen en Cristo".

"Las palabras de vida eterna que Jesús dio a sus discípulos incluyen la enseñanza sobre el matrimonio y la familia. Tal enseñanza de Jesús nos permite distinguir tres etapas básicas para el plan de Dios para el matrimonio y la familia. Inicialmente, está la familia de origen, cuando Dios creador instituyó el matrimonio entre Adán y Eva, como el sólido fundamento de la familia". "Esta unión ha sido corrompida por el pecado y se ha convertido en la forma histórica del matrimonio en el Pueblo de Dios, al que Moisés dio la oportunidad de emitir un certificado de divorcio". "Esta forma era frecuente en la época de Jesús. Su advenimiento, y la reconciliación del mundo cayó a través de la redención efectuada por Cristo, terminó la era inaugurada por Moisés". "Jesús, que reconcilió consigo todas las cosas, ha regresado el matrimonio y la familia a su forma original". Y la Iglesia, "al tiempo que reconoce que para los bautizados, no hay otra vinculo más que la boda sacramental, y que cualquier incumplimiento del mismo está en contra de la voluntad de Dios, también es consciente de la fragilidad de muchos de sus hijos que luchan en el camino de la fe" . Por lo tanto, "el fin de una pastoral de la gente que ha contraído un matrimonio civil, que están divorciados y vueltos a casar, o que simplemente viven juntos, compete para la Iglesia  revelarles la pedagogía divina de la gracia en sus vidas y ayudarles a alcanzar la plenitud de el plan de Dios en ellos" y "se vuelve con amor a los que participan en su vida de modo incompleto, reconociendo que la gracia de Dios está también activo en sus vidas, dándoles el valor de hacer el bien, para cuidarse con amor entre sí y estar al servicio de la comunidad en la que viven y trabajan".

"La Iglesia mira con aprensión la desconfianza de muchos jóvenes al compromiso matrimonial, sufre de la prisa con que muchos de los fieles deciden poner fin a la obligación asumida, instaurando otro. Estos fieles que pertenecen a la Iglesia tienen necesidad de una "pastoral alentadora y compasiva, distinguiendo  adecuadamente la situación"."Una nueva dimensión de la pastoral familiar hoy es prestar atención a la realidad de los matrimonios civiles entre hombres y mujeres, en los matrimonios tradicionales y, hacer las diferencias debidas, incluso a la cohabitación. Cuando la unión llega a una notable estabilidad a través de un vinculo público, y se caracterizada por el afecto profundo, de la responsabilidad con respecto a los hijos, de la capacidad de pasar las pruebas, puede ser visto como una oportunidad para acompañar el desarrollo del sacramento del matrimonio. Muy a menudo la convivencia no se establece en vista de un posible futuro el matrimonio, pero sin ninguna intención de establecer una relación institucional".

La Relatio luego confirma lo que se ha demostrado ya en Relatio post disceptationem y que es la necesidad de que hay límites a la preparación de la boda, pero hay "un acompañamiento pastoral que continúe después de la celebración del sacramento."

Pasando a enfrentar "situaciones de muchas personas que ya no viven esta realidad", el documento señala que "es importante entablar un diálogo pastoral con estas personas con el fin de poner de relieve los elementos de sus vidas que puedan conducir a una mayor apertura al Evangelio del matrimonio en su plenitud". Esto también se aplica en materia de convivencia, que se propaga "a causa de la mentalidad general contraria a las instituciones y los compromisos en firme, pero también a la expectativa de la seguridad existencial (trabajo y salario fijo)", o incluso "no sólo para el rechazo de los valores de la familia y el matrimonio, sino también por el hecho de que el matrimonio se percibe como un lujo, por las condiciones sociales, de modo que la pobreza material conduce a uniones de hecho". "Todas estas situaciones deben ser abordados de una manera constructiva, tratando de convertirlas en oportunidades de avanzar hacia la plenitud del matrimonio y de la familia a la luz del Evangelio. SE trata de acoger y acompañar con paciencia y mansedumbre. Para ello, es importante el testimonio atractivo de auténticas familias cristianas como agentes de la evangelización de la familia".

"En el Sínodo ha sido clara la necesidad del desafío pastoral corajudo. Reconfirmando fuertemente la fidelidad al Evangelio de la familia y  reconociendo que la separación y el divorcio son siempre una lesión que provoca un profundo sufrimiento a los cónyuges que lo viven y a los hijos, los Padres sinodales han advertido la necesidad urgente de nuevos programas pastorales, que partan de la realidad actual de la fragilidad de la familia, sabiendo que estos sufrimientos son a menudo más "repentinos" que los desafíos en plena libertad. Tales situaciones tienen diferentes factores, tanto personales como culturales, y socio-económicos". Son realidades que requieren especial discernimiento "para acompañar pastoralmente a separados, divorciados, abandonados". "De la misma manera siempre hay que destacar que es esencial tener cuidado de manera justa y constructiva de las consecuencias de la separación o el divorcio en los niños, en todo caso, las víctimas inocentes de la situación. Ellos no pueden ser un "objeto" de contienda e ir en busca de las mejores formulaciones para que puedan superar el trauma de la separación de la familia y crecer de una manera lo más posible serena".

En cuanto a la cuestión de la comunión para los divorciados y vueltos a casar "varios padres sinodales han insistido en favor de la normativa actual en vigor de la relación fundamental entre la participación en la Eucaristía y la comunión con la Iglesia y su enseñanza sobre el matrimonio indisoluble. Otros se han expresado en una acogida no generalizada a la mesa eucarística, en algunas situaciones especiales y bajo condiciones estrictas, sobre todo cuando se trata de casos irreversibles y relacionados con obligaciones morales para con sus hijos que sufrirían sufrimientos injustos. Cualquier acceso a los sacramentos debe ser precedida de un camino penitencial bajo la responsabilidad del obispo diocesano. También debe ser a fondo la cuestión, teniendo en cuenta la distinción entre la situación objetiva de pecado, y de las circunstancias atenuantes, ya que "la imputabilidad o la responsabilidad de una acción puede quedar disminuida o incluso cancelada" por diversos "factores psicológicos o sociales "(Catecismo de la Iglesia Católica, 1735)". "Algunos Padres han sostenido que los padres que están divorciados y vueltos a casar o conviviendo pueden recurrir a la comunión espiritual fructífera. Otros Padres se han preguntado por qué entonces no puede tener acceso a los sacramentos. Luego se llama a una profundización del tema en grado de poner de manifiesto las características de los dos formas y su relación con la teología del matrimonio".

En cambio, "no hay fundamento alguno para asimilar o establecer analogías, ni siquiera remotamente a las uniones homosexuales y el diseño de Dios para el matrimonio y la familia". "Sin embargo, los hombres y mujeres con tendencias homosexuales deben ser acogidas con respeto y sensibilidad. A ellos se evitará a todo signo de discriminación injusta". Sin embargo, "es totalmente inaceptable que los pastores de la Iglesia sufran las presiones en este asunto y que los organismos internacionales condicionen la ayuda financiera a los países pobres a la introducción de leyes que establecen el 'matrimonio' entre personas del mismo sexo".

Luego recordando que "la apertura a la vida es una exigencia intrínseca del amor conyugal", el documento señaló como "uno de los retos fundamentales que enfrentan las familias en las que son hoy en día es sin duda el de la educación, hecho más desafiante y compleja de la realidad cultural  y de la gran influencia de los medios de comunicación. Hay que tener en cuenta las necesidades y expectativas de las familias capaces de estar en la vida diaria, los lugares de crecimiento, la transmisión práctica y esencial de las virtudes que dan forma a la existencia. Esto indica que los padres pueden elegir libremente el tipo de educación para sus hijos según su convicciones".

 

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Sínodo: la familia es corresponsable de la misión de la Iglesia, y sobre los divorciados vueltos a casar interviene el Papa
22/10/2015
Sínodo: "el deseo de familia" sigue vivo, pero necesitamos "nuevos programas pastorales"
13/10/2014
Sínodo: recrear el mensaje cristiano sobre la familia en un mundo que sólo quiere "sentirse bien"
06/10/2014
​El Sínodo vota los 94 puntos de la Relación Final, aprobada unánimemente en comisión
24/10/2015
El Sínodo aprueba la relación final: cercanía a todas las familias, misericordia, discernimiento
24/10/2015