30/11/2018, 11.48
VATICANO
Enviar a un amigo

Papa: el anuncio es ser enviado a la misión, es testimoniar con la propia vida

Quien dice ser cristiano pero vive como pagano hace “mucho daño al pueblo de Dios”. En la fiesta de hoy, San Andrés Apóstol, patrono de la Iglesia de Constantinopla, Francisco ha invitado a estar “cerca de la Iglesia de Andrés”, rezando “por la unidad de las Iglesias”.

Ciudad del Vaticano (AsiaNews) – El anuncio de la única Buena noticia que hay, no es marketing ni proselitismo, sino ser “enviado a la misión”, es dar testimonio con la vida de uno. Es lo que dijo el Papa Francisco en la homilía de la misa celebrada esta mañana en la Casa Santa Marta, partiendo del pasaje de la Carta a los Romanos  (Rm 10,9-18) en el cual San Pablo escribe que la fe viene de la escucha, y la escucha se refiere a la Palabra de Cristo.

El Papa resaltó “cuán importante es el anuncio del Evangelio”, el anuncio de “que Cristo nos ha salvado, de que Cristo murió y resucitó por nosotros”. El anuncio de Jesucristo, en efecto, es llevar “una noticia que no es simple”, pero que, a fin de cuentas, es “la única Buena Noticia”.  

En la fiesta del día de hoy, San Andrés Apóstol, patrono de la Iglesia de Constantinopla, Francisco ha invitado a estar “cerca de la Iglesia de Andrés”, rezando “por la unidad de las Iglesias”.

Como hicieron los apóstoles Pedro, Andrés, Santiago y Juan, siguió diciendo, dejemos “todo lo que nos impide ir adelante en el anuncio del testimonio” de Cristo. Luego, Francisco explicó qué es el anuncio. “No es un trabajo de publicidad, hacer publicidad para una persona muy buena, que ha hecho el bien, que ha curado a tanta gente, y que ha enseñado cosas bellas. No, no es publicidad. Y tampoco es hacer proselitismo. Si hay quien va a hablar de Jesucristo, a predicar sobre Jesucristo para hacer proselitismo, [debo decir] que no, esto no es anuncio de Cristo: esto es un trabajo, el de predicador, que se rige por la lógica del marketing. ¿Qué es el anuncio de Jesucristo? Que no es ni proselitismo, ni publicidad, ni marketing, sino que va más allá. ¿Cómo entender esto? Es, ante todo, ser enviado”.

Es, por tanto, ser enviados “a la misión”, haciendo que entre “en juego la propia vida”. El apóstol, el enviado “que lleva adelante el anuncio de Jesucristo”, prosiguió Francisco, “lo hace, pero bajo la condición de que ponga en juego su propia vida, su tiempo, sus intereses, su carne. El Papa trajo a colación un dicho argentino que habla de “poner toda la carne al asador”, es decir, ponerse en juego. “Este viaje, de ir a anunciar, arriesgando la vida, porque yo me juego la vida, mi carne -este viaje- tiene solamente boleto de ida, no tiene uno de vuelta. Retornar es apostasía. Anuncio de Jesucristo, con el testimonio. Testimonio quiere decir poner en luego la vida de uno. Lo que digo, lo hago”.

La palabra, “para ser anuncio”, debe ser testimonio. Francisco definió como un “escándalo” a aquellos cristianos que dicen serlo pero luego viven “como paganos, como no creyentes”, como si no tuviesen “fe”.  De allí la invitación a la “coherencia, entre la palabra y la vida de uno: esto se llama testimonio”. El apóstol, el que anuncia, “el que lleva la Palabra de Dios, es un testigo”, que pone en juego su vida “hasta el fin”, y es “incluso, un mártir”. Por otro lado, ha sido Dios Padre quien, “para darse a conocer” ha enviado a “Su Hijo hecho carne, arriesgando su propia vida”. Un hecho que “escandalizaba mucho, y continúa escandalizando”, porque Dios se ha hecho “uno de nosotros”, en un viaje “que tiene sólo boleto de ida”. “El diablo trató de convencerlo de tomar otro camino, pero Él no quiso, y cumplió la voluntad del Padre hasta el final. Y el anuncio que hacemos de Él debe marchar por el mismo camino: el testimonio, porque Él ha sido el testigo del Padre hecho carne. Y nosotros debemos hacernos carne, es decir, hacernos testigos: hacer, hacer lo que decimos. Es éste el anuncio de Cristo. Los mártires son aquellos que [demuestran] que el anuncio ha sido verdadero. Hombres y mujeres que han dado la vida -los apóstoles han dado la vida- con la sangre; pero también hay muchos hombres y mujeres escondidos en nuestra sociedad y en nuestras familias, que dan testimonio de Jesucristo todos los días, en silencio, con su vida, con esa coherencia de hacer lo que dicen”.

El Papa concluyó diciendo que todos nosotros, con el Bautismo, asumimos “la misión de anunciar a Cristo”: viviendo como Jesús “nos ha enseñado a vivir”, “en armonía con aquello que predicamos”, el anuncio será “fructífero”. Si, por el contrario, vivimos “sin coherencia”, “diciendo una cosa y haciendo lo contrario” el resultado será el escándalo. Y [el escándalo] de los cristianos hace “mucho daño al pueblo de Dios”.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa: Padre Nuestro de todos los cristianos del mundo para pedir que termine la epidemia
25/03/2020 14:54
Bartolomé: un rol fundamental de las religiones per crear comunión entre los pueblos
05/12/2016 17:00
Continúa el trabajo del Sínodo Pan-ortodoxo
24/06/2016 15:57
Bartolomé expresa los saludos de Pascua en ucraniano
30/04/2019 09:52
Quedaron abolidas las parroquias rusas de Constantinopla
30/11/2018 14:13