25/03/2017, 13.58
ITALIA-VATICANO
Enviar a un amigo

Papa: en Milán, en una sociedad que ofrece tantas culturas que los pastores eduquen en sus elecciones

La visita de Francisco comenzó en el barrio periférico de las “Casas blancas” donde visitó las casas de tres familias. El encuentro en el Duomo con sacerdotes y consagrados: formar en el discernimiento. “Elijan las periferias, despertad procesos, enciendan la esperanza apagada y debilitada por una sociedad que se volvió insensible al dolor de los otros”.

Milán (AsiaNews)- Formar en el discernimiento, “una elección que como pastores no podemos eludir” fue tema central en el diálogo de Francisco con los sacerdotes y consagrados en el Duomo de Milán. Fue el encuentro principal y central de la primer parte de una visita iniciada esta mañana, en tres departamentos del barrio Forlanini- Casas Blancas”, zona popular de la capital lombarda /en la foto)-

Familias en cierto modo de cuántos viven en las periferias de las grandes ciudades: dos ancianos conyugues, casado por Iglesia hace 61 años, una pareja de media edad, casada civilmente, con él ex –alcohólico y gravemente enfermo y una pareja de inmigrantes marroquíes, definidos “musulmanes fieles y muy abiertos”, que entre otras cosas, colaboran en la escuela parroquial de lengua árabe. Saludando luego a las miles de personas que los esperaban en la plaza del barrio, Francisco agradeció por “vuestra acogida. Sois vosotros-agregó- que me reciben en el ingreso en Milán y esto es un gran don para mí: entrar en la ciudad encontrando rostros, familias, una comunidad”.

A los sacerdotes y consagrados el Papa dedicó el segundo encuentro, que absorbió gran parte de la mañana. En el Duomo, Francisco respondió a tres preguntas que le dirigieron un sacerdote, una religiosa y un diácono permanente.

“Hay una elección-dijo respondiendo al sacerdote que le había preguntado sobre los ‘desafíos de la secularización y de la evolución de la sociedad milanesa, sociedad plural, multiétnica, multirreligiosa y multicultural’- que como pastores no podemos eludir: formar en el discernimiento. Como me pareció haber entendido de la pregunta, la diversidad ofrece un escenario muy insidioso.

“La cultura de la abundancia a la que estamos sometidos ofrece un horizonte de tantas posibilidades, presentándolas a todas como válidas y buenas. Nuestros jóvenes están expuestos a un zapping continuo. Pueden navegar en dos o tres pantallas abiertas simultáneamente, pueden interactuar al mismo tiempo en diversos escenarios virtuales. Nos guste o no, es el mundo en el que están insertados y nuestro deber como pastores es ayudarlos a atravesar esto mundo. Por tanto, considero que esté bien enseñarles a discernir, para que tengan los instrumentos y los elementos que los ayuden a recorrer el camino de la vida sin que se extinga el Espíritu Santo que está en ellos”.

Francisco también afirmó que en un mundo sin posibilidades de elección, o con menos posibilidades, tal vez las cosas podrían parecer más claras. Pero teniendo en cuenta que estamos todos expuestos a esta realidad, dijo que está convencido de que como comunidad eclesial hay que “incrementar el hábito del discernimiento”, tanto en los pequeños como en los adultos. Sí, porque como dijo el Papa en la medida en que crecemos, en medio de una multitud de voces donde aparentemente todas tienen razón, “el discernimiento de lo que nos conduce a la Resurrección, a la Vida, y no a una cultura de muerte, es crucial”.

Vosotros diáconos- reafirmó, respondiendo al diácono que le había hecho una pregunta- ‘Cuál contribución estamos llamados a ofrecer como diáconos permanentes para delinear el rostro de la Iglesia beata, desinteresada, humilde’, los diáconos tienen mucho que dar. Pensemos al valor del discernimiento. Al interior del presbiterio, vosotros podéis ser una voy autorizada para mostrar la tensión que hay entre el deber y el querer, las tensiones que se viven dentro de la vida familiar, como también sus bendiciones.

“El diácono es – por decirlo de alguna manera no es un “medio cura” – es una vocación específica es el custodio del servicio en la Iglesia. El servicio a la Palabra, el servicio al Altar, el servicio a los pobres. Y su misión, su fuerza y su contribución consisten en esto: en recordarnos a todos nosotros que la fe, en sus diversas expresiones  – la liturgia comunitaria, la oración personal, las diversas formas de caridad  – y en sus diferentes estados de vida – laical, clerical y familiar – posee una dimensión esencial de servicio. El servicio a Dios y a los hermanos”. ¡Y cuánto camino hay para hacer en este sentido!”.

A la hermana, que le había preguntado: “¿Cuáles periferias existenciales y cuáles ámbitos elegir con las pocas fuerzas de las religiosas, conscientes de ser una minoría en nuestro tiempo?, Francisco respondió: “No osaría decirles a cuáles periferias existenciales debe dirigirse la misión porque normalmente el Espíritu ha inspirado los carismas para las periferias, para ir a los lugares, en dónde suelen estar los abandonados”. No creo que el Papa pueda deciros; ocúpense de esta o de aquella. Lo que el Papa puede deciros es: sois pocas, aquellas que sois, id a las periferias, vayan a las fronteras para encontrarse con el Señor, a renovar la misión de los orígenes, a la galilea del primer encuentro. Elijan las periferias, despierten los procesos, enciendan la esperanza apagada y debilitada por una sociedad que se volvió insensible al dolor de los otros. En nuestra fragilidad como congregaciones podemos hacernos más atentos a tantas fragilidades que nos rodean y transformarlas en espacio de bendición, Vayan y lleven la “unción” de Cristo, vayan.

No olvidemos “cuando se pone a Jesús en medio de su pueblo, éste encuentra la alegría. Sí, sólo esto – dijo – podrá devolvernos la alegría y la esperanza, sólo esto nos salvará de vivir con una actitud de supervivencia (y resignación). Sólo esto hará fecunda nuestra vida y mantendrá vivo nuestro corazón”. “Poner a Jesús allí donde debe estar: en medio de su pueblo”

Saliendo del Duomo, el Papa recitó el Ángelus con las decenas de miles de personas que lo esperaban en la plaza y luego se dirigió a la cárcel de san Víctor, donde se encontrará con los presos y almorzará con ellos.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa: El hombre nos es dueño del tiempo, que pertenece a Dios
26/11/2013
Papa: a 80 mil jóvenes, los abuelos ayudan a encontrar la fe y no al bulling
25/03/2017 23:56
Papa: en un tiempo marcado por la especulación, nada ni nadie es “extraño” a Dios
25/03/2017 17:59
Ranon Phal: desde Camboya a Italia con la pasión por la pintura
19/08/2016 13:16
Sacerdote iraquí: la ‘derrota militar’ de Isis no cancela la amenaza yihadista
03/11/2017 14:18