12/04/2019, 15.09
VATICANO
Enviar a un amigo

Papa: la Iglesia, una casa de la que todos, especialmente los marginados, han de sentirse parte

Al recibir a la Archicofradía de la Virgen de la Cinta de Tortosa, Francisco subrayó que “Vivir de esta manera, como hermanos unidos, supone esfuerzo y renuncia, pero les aseguro que vale la pena, porque es un signo delante de una sociedad cada vez más dividida, no es algo que esté de moda ahora: esto de dividirnos siempre ha sido y siempre es un pecado social”.

Ciudad del Vaticano (AsiaNews) – Demostrar que la Iglesia es “una casa, una familia, un lugar de acogida y de amor, en el que todos, especialmente los pobres y los marginados, se sienten parte y donde jamás sean excluidos o rechazados”. Es la tarea que el Papa Francisco ve en las cofradías, las asociaciones de fieles, sobre las cuales habló hoy, durante el encuentro con los adherentes a la “Archicofradía de la Virgen de la Cinta”, de Tortosa (España), que fueron recibidos con ocasión del IV centenario de su fundación.

Francisco puso el énfasis sobre el hecho de ser una cofradía, es decir, una unión de hermanos, pero como una unidad que funda. “No es suficiente con decir que somos hermanos, sino que siempre debemos recordar aquella unidad “fundacional” que nos marca como tal. Los hermanos –lo sabemos- a menudo discuten y se pelean por tantas cosas, pero incluso cuando ello sucede,  saben cómo mantener viva esa búsqueda de un bien que no puede excluir la paz y la armonía entre ellos. Y cuando no logran hacerlo, sufren. El vínculo de caridad que, como hermanos, los une a su obispo y, a través de él, al Papa, constituye un don importante que los enriquece pero que también conlleva una misión: ser un fermento de solidaridad en la sociedad”.

“Vivir de esta manera, como hermanos unidos, supone esfuerzo y renuncia, pero les aseguro que vale la pena, porque es un sigo delante de una sociedad tan dividida, y no es una moda de ahora, dividirnos siempre ha sido y siempre es un pecados social. Es por ello que cualquier manifestación de fraternidad, de solidaridad, ayuda. Los aliento en su tarea para que sean signo, delante del mundo, de aquella fraternidad que viene de Dios”.

Por último, el Papa recordó el fuerte vínculo que une a la Fraternidad española con la sede de Pedro. Un vínculo de comunión que se ha visto renovado con la peregrinación del día de hoy a la tumba de San Pedro. Un gesto de adhesión que no es algo del pasado sino “que mantiene viva su actualidad”.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa a un grupo de pobres: recen por quien es rico y por quien no tiene compasión
06/07/2016 13:18
Papa a las víctimas del terremoto: “Apenas sea posible también yo espero ir a visitarlos”
28/08/2016 13:40
Card. Gracias: Llenos de alegría por Madre Teresa, que ha vuelto a dar dignidad a los marginados
16/03/2016 15:43
Papa: El hombre nos es dueño del tiempo, que pertenece a Dios
26/11/2013
Jesuita indio: la Iglesia tiene derecho a intervenir en la sociedad
14/06/2018 14:21