15/02/2017, 11.35
VATICANO
Enviar a un amigo

Papa: la esperanza es "segura", basada en el hecho de que Dios está siempre cerca de cada uno de nosotros

Es un don extraordinario del cual estamos llamados a ser "canales", con humildad y sencillez, para todo el mundo". "Se nos invita a presumir de la abundancia de la gracia de la que estamos imbuidos en Jesucristo" y "nuestro mayor orgullo es tener un Dios Padre que no tiene preferencia, que no excluye a nadie, sino que abre su casa para todos los seres humanos, empezando por los últimos y alejados”.

Ciudad del Vaticano (AsiaNews) - La esperanza cristiana "no falla", es "segura", ya que se basa en el hecho de que Dios nos ama y está siempre cerca, no alejándose ni por un momento de nuestras vidas. La esperanza, entonces, es "un don extraordinario por el que estamos llamados a ser "canales ", con humildad y sencillez, para todo el mundo." La esperanza que no defrauda fue el tema sobre el cual  el Papa Francisco habló hoy, ante las siete mil personas presentes en el Aula Pablo VI en el Vaticano, en la audiencia general.

Continuando con el ciclo de catequesis dedicado al tema de la esperanza cristiana, de hecho, el Papa reflexionó sobre el concepto expresado por San Pablo, que en la Carta a los Romanos exhorta a presumir. "Desde la infancia - dijo Francisco - se nos enseña que no es una cosa agradable para presumir. Y es cierto, porque presumiendo de lo que eres o de lo que tienes, hay como un cierto orgullo, que también delata una falta de respeto hacia los demás, especialmente hacia aquellos que son menos afortunados que nosotros. En este pasaje de la Carta a los Romanos, sin embargo, el Apóstol Pablo nos sorprende, porque nos exhorta por dos veces a presumir. ¿Quiere él que hagamos de pavos reales? Entonces, ¿qué es correcto para presumir? ¿Y cómo puedo hacer esto sin ofender, sin excluir a nadie? En el primer caso, se nos invita a presumir de la abundancia de la gracia de la que estamos imbuidos en Jesucristo, por la fe. Pablo quiere que entendamos que si aprendemos a leer todo por la luz del Espíritu Santo, nos damos cuenta de que ¡todo es gracia! Si prestamos atención, de hecho, para actuar - en la historia, como en nuestras vidas -. No sólo nosotros, sino Dios está por encima de todo lo que Él es el protagonista, que crea todo como un regalo de amor, que teje la trama de su plan de salvación, y que conduce a la plenitud para nosotros, a través de su Hijo, Jesús. nos vemos obligados a reconocer todo esto, para aceptarlo con gratitud y hacerlo motivo de alabanza, bendición y una gran alegría. Si hacemos esto, estamos en paz con Dios y experimentamos la libertad. Y esta paz se extiende también a todas las áreas y todas las relaciones de nuestras vidas: estamos en paz con nosotros mismos, estamos en paz en la familia, en nuestra comunidad, en el trabajo y con las personas que encontramos todos los días en nuestro camino".

"Pero Pablo nos exhorta a gloriamos también en las tribulaciones. Esto no es fácil de entender, nos es más difícil y puede parecer que no tiene nada que ver con la condición de la paz, que  acaba de describir. En cambio, constituye el presupuesto más auténtico, más cierto. De hecho, la paz que nos ofrece y nos da el Señor no debe ser entendida como la ausencia de preocupaciones, decepciones, fracasos, las causas del sufrimiento. Si así fuera, si pudiéramos estar en paz, con el tiempo ésta se terminaría pronto e inevitablemente caería en el caos. La paz que viene de la fe, en cambio, es un regalo: es la gracia de experimentar que Dios nos ama y que siempre está al lado nuestro, no nos deja solos ni un solo momento de nuestras vidas. Y esto, como dice el Apóstol, genera paciencia, porque sabemos que incluso en los momentos más duros y chocantes, la misericordia y la bondad del Señor son lo más grande de todas las cosas y nada va a arrancarnos de sus manos y de la comunión con Él".

"Por eso, la esperanza cristiana es firme, porque no defrauda. Nunca decepciona. No se basa en lo que podemos hacer o ser, ni en lo que podemos creer. Su fundamento es que más fieles y seguros podemos ser, vale decir, por el amor que Dios tiene para cada uno de nosotros. Es fácil decir: Dios nos ama. Todos lo decimos. Pero piensa un poco: ¿cada uno de nosotros es capaz de decir: Estoy seguro, estoy seguro de que Dios me ama? No es tan fácil de decir. Pero es cierto. Es un buen ejercicio, esto, decírselo a uno mismo: Dios me ama. Dios me ama. Y esta es la raíz de nuestra seguridad, la raíz de la esperanza. Y el Señor ha derramado abundantemente en nuestros corazones el Espíritu, el Espíritu Santo es el amor de Dios, como artesano, como garante, porque va a nutrir en nosotros la fe y va a mantener viva la esperanza. Y esta certeza: Dios me ama. "¿Pero en este momento malo? '- Dios me ama. ‘¿Y para mí, que he hecho esta cosa fea y mala? '- Dios me ama. Esta seguridad no te la quita nadie. Y tenemos que repetirlo como una oración: Dios me ama. Estoy seguro de que Dios me ama. Estoy seguro de que Dios me ama’”.

Ahora entendemos por qué el apóstol Pablo nos exhorta a presumir siempre de todo esto. Me enorgullezco del amor de Dios, porque me ama. La esperanza que nos ha sido dada no nos separa de los demás, ni es causa para desacreditar o marginar a nadie. Por el contrario, es un regalo extraordinario por el que estamos llamados a ser "canales", con humildad y sencillez, para todos. Por lo tanto, nuestro mayor orgullo es tener a Dios como un Padre que no tiene favoritos, que no excluye a nadie, sino que abre su casa a todos los seres humanos, empezando por los últimos y alejados, para que como hijos suyos, aprendamos a  consolarnos y  a apoyarnos mutuamente. Y no olvidemos: la esperanza no defrauda. ¿De acuerdo? La esperanza no defrauda".

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa: El hombre nos es dueño del tiempo, que pertenece a Dios
26/11/2013
​Obispo de Bangalore: En Navidad compartamos la alegría de Dios con aquellos que nos hacen el mal
23/12/2015
Papa: Dios “ablande un poco el corazón” de quien condena todo aquello que está “fuera de la Ley”
02/05/2017 13:54
Papa: Dios caminará con nosotros siempre, siempre, incluso en momentos de derrota
24/05/2017 11:58
Papa: Jesús enseña que "no se puede hacer comunidad sin la cercanía", sin "ensuciarse las manos"
26/06/2015