10/11/2016, 14.29
VATICANO
Enviar a un amigo

Papa: la unidad es una “exigencia” de nuestro ser cristianos, viene de Dios, y no de una “uniformidad” ni de una “absorción”

Todas las divergencias teológicas y eclesiológicas que aún dividen a los cristianos solamente serán superadas caminando juntos, es decir, cuando “nos encontremos como hermanos, recemos juntos, colaboremos juntos en el anuncio del Evangelio y en el servicio a los últimos”.

Ciudad del Vaticano (AsiaNews) – Todas las divergencias teológicas y eclesiológicas que aún dividen a los cristianos solamente serán superadas caminando juntos, es decir, cuando “nos encontremos como hermanos, recemos juntos, colaboremos juntos en el anuncio del Evangelio y en el servicio a los últimos”.  Ya lo recomendaba en 1952 el Consejo ecuménico de las Iglesias, que fue citado hoy por el Papa Francisco, cuando dijo a los cristianos que han de «hacer juntos todas las cosas, salvo en aquellos casos en los cuales las profundas dificultades de convicciones les impongan actuar de manera separada”.

La propuesta del organismo que reúne a protestantes y ortodoxos (la Iglesia católica es un “observador”) fue recordada por Francisco durante la audiencia con los participantes de la sesión plenaria del Consejo Pontificio para la promoción de la unidad de los cristianos, reunida en torno al tema:   ‘Unidad de los cristianos: ¿cuál modelo de comunión plena?’.

La unidad, de acuerdo a las palabras del Papa, “es una exigencia esencial de nuestra fe”, ante todo, “no es fruto de nuestros esfuerzos humanos o el producto de diplomacias eclesiales, sino que es un don que viene de Dios”. La misma es  “un camino”, y por ende, “requiere de pacientes esperas, tenacidad, fatiga y compromiso; no anula los conflictos y no elimina los contrastes, es más, a veces puede exponer al riesgo de nuevas incomprensiones”. En segundo lugar, la unidad “no es uniformidad. Las diferentes tradiciones teológicas, litúrgicas, espirituales y canónicas, desarrolladas en el mundo cristiano, cuando se arraigan genuinamente en la tradición apostólica,  son una riqueza, y no una amenaza para la unidad de la Iglesia” y por último, “la unidad no es absorción. La unidad de los cristianos no conlleva un ecumenismo de ‘marcha atrás’, por el que alguien debería renegar de su propia historia de fe. Y tampoco tolera el proselitismo, que incluso es un veneno para el camino ecuménico”.

Ante todo, Francisco recordó que este año tuvo la oportunidad de vivir muchos encuentros ecuménicos significativos, tanto aquí, en Roma, como durante los viajes. “Cada uno de estos encuentros ha sido, para mí, una fuente de consolación, porque he podido constatar que el deseo de comunión es vivo e intenso. Como obispo de Roma y sucesor de Pedro, consciente de la responsabilidad que me ha sido encomendada por el Señor, deseo reiterar que la unidad de los cristianos es una de mis principales preocupaciones, y ruego para que ésta sea cada vez más compartida por cada bautizado.  La unidad de los cristianos es una exigencia esencial de nuestra fe, exigencia que mana de lo íntimo de nuestro ser creyentes en Jesucristo. Invocamos la unidad porque invocamos a Cristo. Queremos vivir la unidad, porque queremos seguir a Cristo, vivir su amor, gozar el misterio de su ser uno con el Padre, que es la esencia del amor divino. Jesús mismo, en el Espíritu Santo, nos asocia a su oración: «Como tú, Padre, estás en mí y yo en ti, que ellos también estén en nosotros [...] Yo en ellos y tú en mi, para que sean perfectos en la unidad y el mundo conozca que tú me han enviado y que los has amado como me has amado a mí [...] Para que el amor con que tú me has amado esté en ellos y yo en ellos” (Jn 17,21.23.26). De acuerdo a la oración sacerdotal de Jesucristo, aquello que anhelamos es la unidad en el amor del Padre que viene a nosotros donado en Jesucristo, amor que da forma incluso al pensamiento y a las doctrinas. No basta concordar en la comprensión del Evangelio, sino que es necesario que todos los creyentes estemos unidos a Cristo y en Cristo. Es nuestra conversión personal y comunitaria, nuestro gradual conformarnos a Él (cfr Rm 8,28), nuestro vivir cada vez más en Él (cfr Gal 2,20), lo que nos permite crecer en la comunión entre nosotros. Es el alma que sostiene también las sesiones de estudio y cualquier otro tipo de esfuerzo destinado a alcanzar puntos de vista más cercanos entre sí”.

"Teniendo presente esto es posible desenmascarar algunos falsos modelos de comunión, que en realidad no llevan a la unidad sino que la contradicen en su verdadera esencia”.

“Ante todo, la unidad no es fruto de nuestros esfuerzos humanos o el producto de diplomacias eclesiales, sino es un don que viene de Dios y antes de ser una meta es un camino, que tenemos la tarea de impulsar. Nosotros, los humanos no somos capaces de hacer la unidad por sí solos, ni podemos decidir sobre las formas y los tiempos. Entonces, ¿cuál es nuestro papel? ¿Lo qué tenemos que hacer para promover la unidad entre los cristianos? Nuestra tarea es aceptar este regalo y que sea visible para todos. Desde este punto de vista, la unidad antes que una meta, es un camino, con sus horarios y sus ritmos, sus retrasos y su aceleración, e incluso sus pausas. La unidad como un camino requiere atenta paciencia, tenacidad, esfuerzo y compromiso; no elimina los conflictos y no borra los contrastes, de hecho, a veces puede resultar en la exposición a nuevos malentendidos. La unidad sólo puede ser recibida por aquellos que deciden ponerse en el camino hacia una meta que hoy puede parecer bastante distante. Sin embargo, aquel que viaja este camino es consolado por la experiencia de la comunión continua con alegría vislumbrada, aunque aún no se haya alcanzado plenamente, cada vez que se deja de lado la presunción, y reconocemos todos lo necesitados que estamos del amor de Dios. Y lo que une la todos nosotros los cristianos es la experiencia de ser pecadores, pero al mismo tiempo objeto de la misericordia infinita de Dios revelado por Jesucristo. Del mismo modo, la unidad del amor es ya una realidad cuando aquellos a quienes Dios ha elegido y llamado a formar su pueblo anuncian las maravillas que ha hecho por ellos, especialmente, ofreciendo un testimonio de la vida, llena de amor para todas las personas (cf. 1 Pt 2, 4-10). Por ello, me gusta repetir que la unidad se hace caminando, para recordar que cuando caminamos juntos, es decir, cuando nos encontramos como hermanos, rezamos juntos, colaboramos juntos en el anuncio del Evangelio y en el servicio a los últimos, ya estamos unidos. Todas las divergencias teológicas y eclesiológicas que aún dividen a los cristianos se podrán superar sólo a lo largo de esta senda, sin que nosotros hoy sepamos cómo ni cuándo, sucederá según lo que el Espíritu Santo quiera sugerir por el bien de la Iglesia".

"En segundo lugar, la unidad no es uniformidad. Las diferentes tradiciones teológicas, litúrgicas, espirituales y canónicas, que se han desarrollado en el mundo cristiano, cuando tienen realmente sus raíces en la tradición apostólica, son una ventaja, no una amenaza para la unidad de la Iglesia. Tratar de suprimir esta diversidad va en contra del Espíritu Santo, que actúa enriqueciendo la comunidad de creyentes con una variedad de regalos. A lo largo de la historia, ha habido intentos de este tipo, con consecuencias que a veces nos hacen sufrir aún hoy en día. Pero si nos dejamos guiar por el Espíritu, la riqueza, la variedad, la diversidad no se vuelven nunca conflicto, porque él nos impulsa a vivir la variedad en a comunión de la Iglesia. Es tarea ecuménica respetar las legítimas diversidades y llevar a superar las divergencias inconciliables con la unidad que Dios pide. El permanecer de tales divergencias no nos debe paralizar, sino impulsar a buscar juntos cómo afrontar con éxitos esos obstáculos".

"Por último, la unidad no se absorción. La unidad de los cristianos no implica un ecumenismo de 'marcha atrás', por la cual alguien negar su historia de fe; ni tolerar proselitismo, que de hecho es un veneno para el camino ecuménico. Antes de ver lo que nos separa, debemos observar en modo existencial la riqueza que nos aúna, como la Sagrada Escritura y las grandes profesiones de fe de los primeros concilios ecuménicos. De este modo, los cristianos podemos reconocernos como hermanos y hermanas que creen en el únicos Señor y Salvador Jesucristo, comprometidos en obedecer hoy a la Palabra de Dios que nos quiere unidos. El ecumenismo es verdadero cuando se es capaces de no centrar la atención en sí mismos, en los propios argumentos y formulaciones, sino en la Palabra de Dios que exige ser escuchada, acogida y testimoniada en el mundo. Por ello, las comunidades cristianas están llamadas a ‘no hacerse competencia’, sino a colaborar. Mi reciente visita a Lund me hizo recordar cuán actual es ese principio ecuménico formulado allí por el Consejo Ecuménico de las Iglesias, ya en 1952, que recomienda a los cristianos «hacer juntos todas las cosas, salvo en aquellos casos en los que las profundas dificultades de convicciones impongan actuar separadamente”.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Sacerdote iraquí: la ‘derrota militar’ de Isis no cancela la amenaza yihadista
03/11/2017 14:18
Centenares de parientes de las víctimas del 11/9 inician acciones legales contra Riad
22/03/2017 13:04
Bartolomé: un rol fundamental de las religiones per crear comunión entre los pueblos
05/12/2016 17:00
Corte suprema de Moscú: Los Testigos de Jehová están fuera de la ley
21/04/2017 12:09