06/01/2014, 00.00
VATICANO
Enviar a un amigo

Papa: los Reyes Magos nos enseñan a seguir "la Luz" y utilizar la "santa astucia" para mantener la fe

En el día de la Epifanía, la "manifestación" del Señor, Francisco dice que en los sabios de Oriente" se simboliza el destino de cada hombre: nuestra vida es un caminar, iluminado por las luces que iluminan el camino, para encontrar la plenitud de la verdad y el amor". Felicidades "a los hermanos y hermanas de las Iglesias Orientales que mañana celebrarán la Navidad". " La paz que Dios ha dado a la humanidad con el nacimiento de Jesús, el Verbo Encarnado, fortalezca en todos la fe, la esperanza y la caridad, y de consuelo a las comunidades cristianas que se encuentran en la prueba".

Ciudad del Vaticano (AsiaNews) - Los Reyes Magos, que siguieron "una luz" para encontrar "la Luz", " Nos enseñan a no contentarnos con una vida mediocre, de "pequeño cabotaje", sino a dejarnos atraer siempre por lo que es bueno, verdadero, bello... por Dios, ¡que todo esto lo es de modo cada vez más grande!".Y tener "la alegría de la evangelización".

No se deje engañar por las apariencias, no seguir el camino del poder, tener la "santa astucia" que permite mantener la fe: es lo que indica la Epifanía en la reflexión del Papa Francisco, quien habló hoy de la celebración de la misa en la Basílica de San Pedro y luego pasar ante los más de 100 mil personas presentes en la Plaza de San Pedro para el Ángelus.

"Hoy - dijo antes de la oración del Ángelus - celebramos la Epifanía, la "manifestación" del Señor. Esta solemnidad está relacionada con la historia bíblica de la venida de los Reyes Magos de Oriente a Belén para rendir homenaje al Rey de los Judíos: un episodio que el Papa Benedicto XVI ha comentado maravillosamente en su libro sobre la infancia de Jesús. Que fue justamente la primera "manifestación" de Cristo a los gentiles. Por lo tanto, la Epifanía enfatiza la apertura de la salvación universal traída por Jesús. La Liturgia en este día aclama: «Te adoran, Señor, todas las naciones de la tierra»".

El camino de los Magos que "siguen fielmente la luz que les invade por dentro, y encuentran al Señor", dijo durante la misa, "se simboliza el destino de cada hombre: nuestra vida es un caminar, iluminado por las luces que iluminan el camino para encontrar la plenitud de la verdad y del amor, que los cristianos reconocemos en Jesús, Luz del mundo".

"Nos dice el Evangelio - ha dicho posteriormente - que los Reyes Magos, cuando llegaron a Jerusalén, perdieron por un momento la vista de la estrella. En particular, su luz está ausente en el palacio del rey Herodes: aquella morada es tenebrosa, allí reinan la oscuridad, la difidencia, el miedo, la envidia. Herodes, en efecto, se muestra desconfiado y preocupado por el nacimiento de un Niño frágil que él siente como un rival. En realidad Jesús no ha venido a derrocarlo a él, miserable fantoche, ¡sino al Príncipe de este mundo! Sin embargo, el rey y sus consejeros sienten que peligran las estructuras de su poder, temen que se inviertan las reglas del juego, que se desenmascaren las apariencias. Todo un mundo construido sobre el dominio, sobre el éxito y sobre el tener, sobre la corrupción ¡se pone en crisis por un Niño! Y Herodes llega hasta asesinar a los niños. Un padre de la Iglesia decía: «Matas a los niños en la carne porque el miedo te mata en el corazón».  Es así, tenía miedo y en este miedo enloqueció.

Si "las tinieblas de la mundanalidad" ocultaron por un tiempo la vista de la estrella, lejos de la influencia negativa los Magos encontraron la luz y el camino a Belén. Y el Papa pone de relieve un aspecto que los hombres sabios de Oriente tomaron al momento de regresar a su casa: su " santa astucia " que les lleva a no caer en la trampa tendida por Herodes. "Se trata de aquella sagacidad espiritual que nos permite reconocer los peligros para evitarlos. Los Magos supieron usar esta luz de "astucia" cuando, en el camino de regreso, decidieron no pasar por el palacio tenebroso de Herodes, sino recorrer otro camino. Estos Magos venidos de Oriente nos enseñan cómo no caer en las insidias de las tinieblas y cómo defendernos de la oscuridad que trata de envolver nuestra vida. Ellos, con esta santa astucia custodiaron la fe. También nosotros debemos custodiar nuestra fe. Custodiarla de la oscuridad que tantas veces, es una oscuridad travestida de luz, porque el demonio, dice san Pablo, se viste de ángel de luz. Y aquí necesitamos la santa astucia para custodiar nuestra fe del canto de las sirenas que te dicen: hoy tenemos que hacer esto o aquello. Pero la fe es un don, una gracia, a nosotros nos toca custodiarla con esta santa astucia, con la oración, con el amor, con la caridad. Es necesario acoger en nuestro corazón la luz de Dios y, al mismo tiempo, cultivar esa astucia espiritual que sabe conjugar sencillez y astucia, como Jesús pide a los discípulos: «Prudentes como las serpientes, y sencillos como las palomas»

"De hecho- dijo en el Ángelus- esta fiesta nos hace ver un doble movimiento: por una parte el movimiento de Dios hacia el mundo, hacia la humanidad- toda la historia de la salvación, que culmina en Jesús.; y por la otra el movimiento de los hombres hacia Dios- pensemos en las religiones, en la búsqueda de la verdad, en el camino de los pueblos hacia la paz, la justicia, la libertad-. Y este doble movimiento es movido por una recíproca atracción. Por parte de Dios, es el amor por nosotros: somos sus hijos, nos ama y quiere liberarnos del mal, de las enfermedades, de la muerte y llevarnos a su casa, a su Reino. "Dios, por pura gracia, nos atrae para unirnos a Sí". Y también de nuestra parte existe un amor, un deseo: el bien nos atrae, la verdad nos atrae, la felicidad, la belleza... Jesús es el punto de encuentro de esta atracción recíproca y de este doble movimiento. Es Dios y hombre. ¡Pero la iniciativa es de Dios!".

"¡El amor de Dios está antes que el nuestro! Jesús es Dios que se hizo hombre, se encarnó, nació por nosotros. La nueva estrella que aparece a los magos era el signo del nacimiento de Cristo. Si no hubiesen visto la estrella, aquellos hombres no hubiesen partido. La luz los precede, la verdad los precede. Dios nos precede: es gracia; y esta gracia apareció en Jesús. Él es la epifanía, la manifestación del amor de Dios. La Iglesia está dentro de este movimiento de Dios hacia el mundo: su alegría es el Evangelio, es reflejar la luz de Cristo. La Iglesia es el pueblo de aquellos que han experimentado esta atracción y la llevan adentro, en el corazón y en la vida". "Pidamos a Dios, por toda la Iglesia, la alegría de la Evangelización, para que "por Cristo está enviada a revelar y a comunicar la caridad de Dios a todos los pueblos". La Virgen María nos ayude a todos a ser discípulos-misioneros, pequeñas estrellas que reflejan su luz. Y recemos para que los corazones se abran para acoger este anuncio y todos los hombres lleguen a "ser partícipes de la promesa por medios del Evangelio".

Al final, después del Ángelus, el Papa dirigió un saludo: "a los hermanos y hermanas de la Iglesias Orientales que mañana celebran la Santa Navidad. La paz que Dios ha donado a la humanidad con el nacimiento de Jesús; Verbo encarnado, refuerce en todos la fe, la esperanza y la caridad y dé conforto a las comunidades que aún están en la prueba".

 

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa: cada experiencia de encuentro con Jesús nos induce a emprender caminos diferentes
06/01/2020 13:45
Papa: frente a la astucia de los corruptos 'un cristiano no puede permitirse ser ingenuo'
10/11/2017 12:23
Papa: Necesitamos la paz. La guerra se ha difundido por todas partes en el mundo
18/09/2016 13:59
Papa: El hombre nos es dueño del tiempo, que pertenece a Dios
26/11/2013
Bartolomé: Con Francisco invitamos a todos los cristianos a celebrar el primer sínodo de Nicea en 2025
29/05/2014