04/05/2020, 11.05
VATICANO
Enviar a un amigo

Papa: recemos para que en la familia haya paz y no violencia doméstica

“Que el Señor nos libre de aquella psicología de la división, del dividir y nos ayude a ver esto de Jesús, esta cosa grande de Jesús, que en Él somos todos hermanos y Él es el Pastor de todos. Aquella palabra, hoy: ‘Todos,todos’, que nos acompañe durante la jornada”

 

Ciudad del Vaticano (AsiaNews) –En las familias, durante este tiempo de cuarentena, reine la paz y no hay violencia doméstica. Es la invitación a la oración con la cual el Papa Francisco introdujo la misa celebrada en la Casa Santa Marta. “Oremos hoy por las familias: en este tiempo de cuarentena, la familia, encerrada en casa, intenta hacer muchas cosas nuevas, tanta creatividad con los niños, con todos, para ir adelante. Y también está la otra cosa, que a veces hay violencia doméstica. Oremos por las familias, para que continúen en paz con creatividad y paciencia, en esta cuarentena”.

En su homilía el Papa Francisco comentó el pasaje del Libro de los Hechos de los Apóstoles (11,1-18) en el que Pedro, reprochado por sus hermanos todavía atado a las normas mosaicas de haber comido en una casa de paganos, cuenta cómo el Espíritu Santo descendió también sobre ellos. Pedro, y luego en el paso de los emerge del Evangelio del día de hoy (Jn 10, 11-18), en el que Jesús dice que Él también tiene otras ovejas que no vienen de este redil y que también debe guiarlas, subrayó que “Este ‘todo es un poco la visión del Señor que vino para todos y murió por todos”

“Cuando Pedro subió a Jerusalén-rcordó- los fieles le reprocharon. Le reprocharon que había entrado en la casa de los incircuncisos y comido con ellos, con los gentiles: eso era un pecado. La pureza de la ley no lo permitía. Pero Pedro lo había hecho porque el Espíritu lo había llevado allí. Siempre hay en la Iglesia – en la Iglesia primitiva tanto, porque la cosa no estaba clara – este espíritu de "nosotros somos los justos, los otros los pecadores". Este "nosotros y los otros", "nosotros y los otros", las divisiones: "Tenemos precisamente la posición correcta ante Dios". En cambio hay "los otros", también se dice: "Son los "condenados", sí. Y esta es una enfermedad de la Iglesia, una enfermedad que surge de las ideologías o partidos religiosos…”

“Hay ideas-prosiguió- posiciones que hacen la división, hasta el punto de que la división es más importante que la unidad. Mi idea es más importante que el Espíritu Santo que nos guía. Hay un Cardenal emérito que vive aquí en el Vaticano, un buen pastor, y dijo a sus fieles: "Pero la Iglesia es como un río, ¿saben? Algunos están más de este lado, otros del otro, pero lo importante es que todos están dentro del río". Esa es la unidad de la Iglesia. Nadie afuera, todos adentro. Luego, con las peculiaridades: esto no es dividir, no es ideología, es legal. ¿Pero por qué la Iglesia tiene este ancho de río? Es porque el Señor lo quiere así”.

“El Señor, en el Evangelio, nos dice: "Tengo otras ovejas que no vienen de este redil. Tengo que conducir a ellas también. Escucharán mi voz y se convertirán en un solo rebaño y un solo pastor". El Señor dice: "Tengo ovejas por todas partes, y soy el pastor de todos". Este "todos" en Jesús es muy importante. Pensemos en la parábola de la fiesta de la boda, cuando los invitados no querían ir: uno porque había comprado un campo, otro porque se había casado... todos dieron su razón para no ir. Y el Maestro se enfadó y dijo: "Ve a la calle y trae a todos a la fiesta". Todos ellos. Grandes y pequeños, ricos y pobres, buenos y malos. Todo el mundo. Este "todos" es un poco la visión del Señor que vino por todos y murió por todos. "Pero, ¿también murió por ese miserable que me hizo la vida imposible?" También murió por él. "¿Y por ese bandido?" Murió por él. Por todos. Y también por las personas que no creen en él o son de otras religiones: murió por todos. Eso no significa que tengas que hacer proselitismo: no. Pero murió por todos, justificó a todos”.

Y pensemos en nosotros, hace 50 años, después del Concilio: las cosas, las divisiones que sufrió la Iglesia. ‘Yo estoy de esta parte, yo la pienso, tú así...Sí, es lícito pensarla así, pero en la unidad de la Iglesia, bajo el Pastor, Jesús”.

“Dos cosas. El reproche de los apóstoles a Pedro por haber entrado en la casa de los paganos y Jesús que dice: "Soy pastor de todos". Soy el pastor de todos. Y quien dice: "Tengo otras ovejas que no vienen de este recinto. Tengo que guiarlos también. Escucharán mi voz y se convertirán en un solo rebaño." Es la oración por la unidad de todos los hombres, porque todos los hombres y mujeres... todos tenemos un solo Pastor: Jesús. Que el Señor nos libere de esa psicología de la división, del dividir, y nos ayude a ver esto de Jesús, esta gran cosa de Jesús, que en Él todos somos hermanos y Él es el Pastor de todos. Esa palabra, hoy: "¡Todos, todos!", que nos acompañe durante todo el día”.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa: Carta y oraciones a todos los fieles para el Mes de mayo de 2020
25/04/2020 14:48
Encuentro Mundial de las Familias: las familias palestinas y jordanas, sin visas
25/08/2018 12:24
​Papa: coronavirus, que las familias en este momento difícil conserven la paz
14/03/2020 15:14
Liberaron a Li Yingqiang, de la Iglesia de la Primera Lluvia. Sin noticias sobre el pastor Wang Yi
20/08/2019 12:53
Beijing, desalojaron y dejaron sin sede a la comunidad protestante de la Iglesia de Sion
07/09/2018 13:34