01/09/2020, 14.26
VATICANO
Enviar a un amigo

Papa: reparar nuestra relación con Dios, con los seres humanos y con el resto de la creación

En el mensaje por la Jornada Mundial de oración por el cuidado de la creación, Francisco subraya que la pandemia nos impone optar por estilos de vida más simples y sostenibles, poniendo en práctica la justicia reparadora en relación con los países del Hemisferio sur – explotados por las multinacionales - y restableciendo el equilibrio climático.

Ciudad del Vaticano (AsiaNews) – Recuperar los lazos – que hemos roto - con Dios,  con los demás seres humanos y con el resto de la creación, siguiendo estilos de vida más simples y sostenibles, algo a lo que nos vemos forzados por la pandemia, poniendo en práctica la justicia reparadora en relación con los países del Hemisferio Sur – explotados por las multinacionales - y restableciendo el equilibrio climático. Es lo que pide papa Francisco en el mensaje publicado hoy, con ocasión de la Jornada Mundial de oración por el cuidado de la creación.

En el documento, Francisco se apropia del tema elegido por la familia ecuménica para la celebración del Tiempo de la Creación 2020: “Jubileo por la Tierra” y a la vez que recuerda que “en la Sagrada Escritura, el Jubileo es un tiempo sagrado para recordar, regresar, descansar, reparar y alegrarse”, articula su mensaje sobre estos puntos. 

El Jubileo es un tiempo para recordar e invita a hacer memoria de que “el destino último de la creación es entrar en el ‘sábado eterno’ de Dios”. “Existimos sólo a través de las relaciones: con Dios creador, con los hermanos y hermanas como miembros de una familia común, y con todas las criaturas que habitan nuestra misma casa”.

Por otro lado, el Jubileo “es un tiempo para volver a Dios,  nuestro creador amoroso. No se puede vivir en armonía con la creación sin estar en paz con el Creador, fuente y origen de todas las cosas”. “El Jubileo nos invita a pensar de nuevo en los demás, especialmente en los pobres y en los más vulnerables. Estamos llamados a acoger de nuevo el proyecto original y amoroso de Dios para la creación como una herencia común, un banquete para compartir con todos los hermanos y hermanas en un espíritu de convivencia; no en una competencia desleal, sino en una comunión gozosa, donde nos apoyamos y protegemos mutuamente. El Jubileo es un momento para dar libertad a los oprimidos y a todos aquellos que están encadenados a las diversas formas de esclavitud moderna, incluida la trata de personas y el trabajo infantil”. “Y también es tiempo de volver a escuchar “la voz de la tierra”. “La desintegración de la biodiversidad, el vertiginoso incremento de los desastres climáticos, el impacto desigual de la pandemia en curso sobre los más pobres y frágiles, son señales de alarma ante la codicia desenfrenada del consumo”.

La crisis inducida por la pandemia ha mostrado cómo “la Tierra es capaz de recuperarse si la dejamos descansar: el aire se ha vuelto más limpio, las aguas más transparentes, las especies animales han regresado a muchos lugares de donde habían desaparecido”. En efecto, “la pandemia nos ha llevado a una encrucijada. Necesitamos aprovechar este momento decisivo para acabar con actividades y propósitos superfluos y destructivos, y para cultivar valores, vínculos y proyectos generativos”.

Dedicado a la reparación, el Jubileo es un tiempo de justicia reparadora. “En este sentido, renuevo mi llamamiento para cancelar la deuda de los países más frágiles ante los graves impactos de la crisis sanitaria, social y económica que afrontan tras el Covid-19. También es necesario asegurar que los incentivos para la recuperación, que se están desarrollando e implementando a nivel global, regional y nacional, sean realmente eficaces, con políticas, legislaciones e inversiones enfocadas al bien común y con la garantía de que se logren los objetivos sociales y ambientales globales”.

Para Francisco, “restablecer un equilibrio climático” es de tan extremada importancia, que lo empuja no solo a pedir el respeto de los límites planteados por el Acuerdo de París, sino también a exhortar “a cada país a adoptar objetivos nacionales más ambiciosos para reducir las emisiones”, como preparación para la Cumbre del Clima, a celebrarse en Glasgow, en el Reino Unido (COP 26).

Sobre el surco trazado por el Sínodo para la Amazonía, Francisco luego escribe que “Las comunidades indígenas deben ser protegidas de las empresas, en particular de las multinacionales, que, mediante la extracción deletérea de combustibles fósiles, minerales, madera y productos agro-industriales, «hacen en los países menos desarrollados lo que no pueden hacer en los países que les aportan capital» (LS, 51)”. Es un “nuevo tipo de colonialismo”, que fue denunciado oportunamente por Juan Pablo II y frente al cual “’es necesario consolidar las legislaciones nacionales e internacionales, para que regulen las actividades de las empresas que se dedican a la extracción, y garanticen a los perjudicados el acceso a la justicia”.

Por último, es motivo de alegría el hecho de asistir “al surgimiento paulatino de una gran movilización de personas, que desde la base y desde las periferias están trabajando generosamente por la protección de la tierra y de los pobres”. Y “también es motivo de alegría constatar cómo el Año especial en el aniversario de la Encíclica Laudato si’ está inspirando numerosas iniciativas, a nivel local y mundial, para el cuidado de la casa común y los pobres. Este año debería conducir a planes operativos a largo plazo para lograr una ecología integral en las familias, parroquias, diócesis, órdenes religiosas, escuelas, universidades, atención médica, empresas, granjas y en muchas otras áreas”. (FP)

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa a las víctimas del terremoto: “Apenas sea posible también yo espero ir a visitarlos”
28/08/2016 13:40
​Obispo de Bangalore: En Navidad compartamos la alegría de Dios con aquellos que nos hacen el mal
23/12/2015
Papa: Tengamos misericordia con nuestra casa común
01/09/2016 14:12
Singapur, la arquidiócesis aclara la relación entre hombre y naturaleza
07/10/2019 18:03
Papa: el cristiano es un "esclavo" del amor, no del deber, de la "rigidez de los Mandamientos cerrados"
06/02/2017 11:48