17/12/2018, 16.05
VATICANO
Enviar a un amigo

Papa: una moratoria internacional de la pena de muerte, contraria al Evangelio

Francisco recibió a la Comisión Internacional contra la Pena de Muerte. “La aceptación de esa forma de castigo fue consecuencia de una mentalidad de la época, más legalista que cristiana, que sacralizó el valor de leyes carentes de humanidad y misericordia”. La legítima defensa es legítima, pero debe ser siempre proporcionada. 

Ciudad del Vaticano (AsiaNews) – La pena de muerte es contraria al Evangelio, porque prevé la supresión de una vida humana, de la cual Dios es el creador y el único que puede decidir la suerte.  Esto fue ratificado en el discurso en español, que el Papa Francisco entregó a la delegación de la Comisión Internacional contra la Pena de Muerte, recibida hoy en el Vaticano.

Francisco recuerda, ante todo, que su “certeza de que cada vida es sagrada y que la dignidad humana debe ser custodiada sin excepciones, me ha llevado, desde el principio de mi ministerio, a trabajar en diferentes niveles por la abolición universal de la pena de muerte”. Y “la nueva redacción del n. 2267 del Catecismo de la Iglesia Católica, que expresa ahora el progreso de la doctrina de los últimos Pontífices así como también el cambio en la conciencia del pueblo cristiano, que rechaza una pena que lesiona gravemente la dignidad humana (cfr. Discurso con motivo del XXV aniversario del Catecismo de la Iglesia Católica, 11 de octubre de 2017). Una pena contraria al Evangelio porque implica suprimir una vida  que es siempre sagrada a los ojos del Creador y de la cual solo Dios es verdadero juez y garante (cfr. Carta al Presidente de la Comisión Internacional contra la Pena de Muerte, 20 de marzo de 2015)”.

En los siglos pasados, puede leerse a continuación en el texto, el recurso a la pena de muerte tal vez fue presentado como una consecuencia lógica y justa; incluso en el Estado Pontificio se recurrió a esta forma inhumana de castigo, ignorando la primacía de la misericordia sobre la justicia. “Es por ello que la nueva redacción del Catecismo implica asumir también nuestra responsabilidad sobre el pasado y reconocer que la aceptación de esa forma de castigo fue consecuencia de una mentalidad de la época, más legalista que cristiana, que sacralizó el valor de leyes carentes de humanidad y misericordia. La Iglesia no podía permanecer en una posición neutral frente a las exigencias actuales de reafirmación de la dignidad personal”.

Po otro lado, “el Magisterio de la Iglesia entiende que las penas perpetuas, que quitan la posibilidad de una redención moral y existencial, a favor del condenado y de la comunidad, son una forma de pena de muerte encubierta (cfr. Discurso ante una delegación de la Asociación Internacional de Derecho Penal, 23 de octubre de 2014). Dios es un Padre que siempre espera el regreso del hijo que, sabiendo que se ha equivocado, pide perdón e inicia una nueva vida. A nadie, entonces, puede quitársele la vida ni la esperanza de su redención y reconciliación con la comunidad”.

Por eso, Francisco considera que “El derecho soberano de todos los países a definir su ordenamiento jurídico no puede ser ejercido en contradicción con las obligaciones que les corresponden en virtud del derecho internacional ni puede representar un obstáculo al  reconocimiento universal de la dignidad humana. Las resoluciones de la Organización de las Naciones Unidas sobre moratoria del uso de la pena de muerte, que tienen por fin suspender la aplicación de la pena capital en los países miembros, son un camino que es necesario transitar sin que ello implique cejar en la iniciativa de la abolición universal”.

Al mismo tiempo, el Papa vuelve a llamar la atención sobre las ejecuciones extra-judiciales, sumarias o arbitrarias, que son, lamentablemente, un fenómeno recurrente. En cuando al tema de la legítima defensa, si “es, por tanto, legítimo hacer respetar el propio derecho a la vida, incluso cuando para ello sea necesario asestar al agresor un golpe mortal (cfr. CEC, n. 2264)”, la legítima defensa debe ser proporcionada. “Toda acción defensiva, para ser legítima, debe ser necesaria y mesurada. Como enseñaba Santo Tomás de Aquino, «tal acto, en lo que se refiere a la  conservación de la propia vida, nada tiene de ilícito, puesto que es natural a todo ser conservar su existencia todo cuanto pueda. Sin embargo, un acto que proviene de buena intención puede convertirse en ilícito si no es proporcionado al fin. Por consiguiente, si uno, para defender su propia vida, usa de mayor violencia que la que precisa, este acto será ilícito. Pero si rechaza la agresión moderadamente, será lícita la defensa, pues, con arreglo al derecho, es lícito repeler la fuerza con la fuerza, moderando la defensa según las necesidades de la seguridad amenazada» (Summa theologiae, 2-2, q. 64, a. 7).

En definitiva, se necesita de una justicia que “además de ser padre, sea también madre”. “Los gestos de cuidado mutuo, propios del amor que es también civil y político, se manifiestan en todas las acciones que procuran construir un mundo mejor. El amor a la sociedad y el compromiso por el bien común son una forma excelente de la caridad, que no sólo afecta a las relaciones entre los individuos, sino a las macro-relaciones, como las relaciones sociales, económicas y políticas”.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Pakistán dividido sobre el llamado del Papa contra la pena de muerte
24/02/2016 14:11
Papa: México, viaje de transfiguración. No más pena de muerte.
21/02/2016 13:50
Líbano: la Iglesia consagra el país y el Oriente Medio a la Virgen de Fátima
27/06/2017 15:16
Mons. Dell’Oro: La Virgen de Fátima en Karagandá, tierra de los lagers soviéticos
11/05/2017 12:41
Activistas contra la pena de muerte en Pakistán: 425 personas ahorcadas en menos de dos años (VIDEO)
11/10/2016 14:17