23/03/2016, 11.09
IRAK
Enviar a un amigo

Pascua solidaria entre los refugiados de Mosul por las familias más pobres

Don Paolo Mekko Thabit, jefe del campo "ojos de Erbil" habla de la Semana Santa. La comunidad organizó una recaudación de fondos y dinero para ser donados a las familias más pobres, cristianas y musulmanes. El deseo de revivir las tradiciones y cantos de los pueblos nativos, que piden estar de vuelta algún día a sus hogares. La comunidad mantiene viva la esperanza.

 

Erbil (Asia News) - Familias enteras involucradas en la preparación de "adornos y guirnaldas para adornar y embellecer las iglesias". Y, también, una colecta organizada por un grupo de cristianos del centro, que decidió "dejar a un lado las necesidades básicas y el dinero" para ser donados a las familias cristianas (y musulmanes) más pobres y necesitados. Se trata de una Pascua en el signo de la fiesta y la solidaridad de los refugiados cristianos de Mosul y la llanura de Nínive, alojados ahora en refugios en el Kurdistán iraquí. AsiaNews entrevistó al P. Paolo Thabit Mekko, de 40 años de edad, sacerdote caldeo de Mosul, a cargo del campo de refugiados "Ojos de Erbil", fuera de la capital. La estructura aloja 140 familias, unas 700 personas en total, con 46 mini-apartamentos y un área en la cual se hace la recogida y distribución de la ayuda. A esto se añaden una guardería para los niños, así como un jardín de infancia y una escuela secundaria.

En la Semana Santa la comunidad cristiana, víctima de la persecución y el sufrimiento, quiere recordar a todos que "aún hay vida, hay esperanza", dice Don Paolo, el cual no renuncia a "animar a los fieles instándolos a permanecer firmes en la fe. Su más profundo deseo es volver algún día a sus hogares". "Ay - agrega - a perder el fervor, perder el deseo de celebrar".

Entre los diversos actos organizados este año hay una colecta que incluye algunas familias del centro: "Los que han recibido la ayuda - dice el sacerdote - han dejado de lado el dinero y artículos de primera necesidad para ser donados a las familias más pobres. No sólo cristiana, sino también los musulmanes". "Esperamos que esta Pascua - dice - sea realmente la última en esta condición de refugiados. Esperamos estar de vuelta en nuestros hogares, en nuestros pueblos, y que esta fiesta sea una oportunidad para recordar al mundo nuestra desgracia, nuestro dolor, nuestro sufrimiento".

Mientras tanto, los refugiados cristianos de Mosul y la planicie de Nínive se acercan a la Pascua haciendo "revivir las tradiciones y las canciones" como cuando la celebraban en los pueblos, antes de la llegada de las milicias del Estado Islámico (EI). Los fieles pretenden "recuperar lo que dejaron atrás" en un intento de redescubrir "la pertenencia al lugar de origen".

"En comparación con el pasado diferencias hay," dijo Don Paolo. "Ceremonias y liturgias tenían un carácter peculiar, de acuerdo con las costumbres de los Padres. El Viernes Santo en mi pueblo se entonaba una canción local "y la comunidad participaba con devoción. Hoy, sin embargo, las familias de la llanura de Nínive se encuentran dispersos en los diferentes centros de acogida en Erbil y Kurdistán, otros han huido al extranjero, en Jordania, el Líbano, y otros en Europa o América del Norte.

"Aquí, ahora, hay una gran mezcla entre los refugiados - dice el sacerdote - que vienen de diferentes lugares y tienen diferentes tradiciones. Ya no es una fiesta del pueblo e incluso si viven en Ankawa [el barrio cristiano de Erbil] están luchando para mantenerse en contacto entre sí. Incluso en este caso estamos viviendo una realidad en la diáspora". Por esta razón, el padre Paolo ha promovido actividades de la comunidad que tienen como objetivo recuperar las tradiciones de los pueblos nativos. "Con los fieles de Karemles, donde era párroco - dice - para el Domingo de Ramos llevamos a cabo una pequeña procesión en el campo. Por supuesto, no fue una marcha impresionante como en los días de la localidad, pero todavía cantamos canciones tradicionales. Una señora hizo un dibujo con una reproducción del gran cerro de Santa Bárbara, que domina al pueblo. Aunque estos son pequeños signos de pertenencia, el intento de mantener un vínculo con la tierra que tuvieron que abandonar".

Entre otras iniciativas previstas en los próximos días una reunión entre las familias del centro de recepción para el intercambio de saludos y regalos; y de nuevo, la distribución del huevo de Pascua para colorear una celebración de la comunidad en la Piazza del Campo. Por supuesto, diferente a las celebraciones de antaño, recuerda el sacerdote, cuando "se organizaban juegos reales y propios, se llevaban a cabo bailes, cantos y danzas, se marchaba en una solemne procesión por las calles del pueblo. Sin embargo, la situación general es sombría, incluso aquí en Kurdistán hay dificultades y por esto no podemos sentirnos en animo de promover manifestaciones gigantescas".

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Sacerdote iraquí: la ‘derrota militar’ de Isis no cancela la amenaza yihadista
03/11/2017 14:18
Pascua entre los refugiados de Mosul (galería de fotos)
07/04/2016 12:03
Caldeos de la diáspora en la llanura de Nínive, para celebrar la Pascua y volver a poner raíces
18/04/2019 12:38
Sacerdote iraquí: la misa del Domingo de Ramos en Karamles, en una iglesia devastada por ISIS
06/04/2017 12:28