27/12/2014, 00.00
IRAK
Enviar a un amigo

Patriarca caldeo: Navidad, fuente de esperanza para los cristianos iraquíes "desplazados como Jesús"

de Louis Raphael I Sako*
En la Homilía Mar Sako recordó las condiciones de "dificultad y dolor" de la comunidad cristiana, pero también señala que la fiesta es un motivo de esperanza renovada. Él mira hacia un futuro de paz, armonía y convivencia. Pero para llegar a la meta se requiere un sistema político fuerte y un cambio en la política exterior de los Estados Unidos y Occidente.

Erbil (AsiaNews) - Los cristianos iraquíes celebraron el nacimiento de Jesús "en condiciones de dificultad extrema y dolor", lejos de casas y ciudades, como las personas desplazadas; Sin embargo, la festividad ha sido fuente de "nueva esperanza" porque podemos "reconstruir lo que se ha dañado, reestructurar lo que ha sido arruinado, reunir a los que se han dividid". Este es el mensaje que su Beatitud Mar Raphael Louis Sako dirigío a los fieles durante la homilía de la Misa de Navidad, haciendo hincapié en la cercanía de la Iglesia a los que han perdido sus casas y tierras, debido al avance de las milicias del Estado Islámico.

Un discurso que no olvida el dolor y el sufrimiento, sino que mira hacia un futuro de paz, fraternidad, armonía y unidad. Para que esto suceda, advierte el patriarca caldeo, es necesario que los Estados Unidos y Occidente reconsideren su política exterior: "El uso de armas - advierte - no sirven para llevar a cabo reformas reales, sino que es necesario el diálogo civilizado y valiente".

Aquí, a continuación, el mensaje de Mar Sako enviado a Asianews:


Queridos hermanos y hermanas,

Hoy celebramos el nacimiento de Jesucristo, en condiciones de extrema dificultad y dolor. Celebramos el aniversario de esta realidad de desplazados, lejos de nuestros hogares y nuestras ciudades, pero esto no es el fin del mundo. Su nacimiento restaura en todos nosotros una nueva esperanza, para que podamos recuperar lo que hemos dejado atrás, porque podemos reconstruir lo que se ha dañado, reestructurar lo que ha sido arruinado, reunir a los que han sido divididos y traer a casa todo desplazado. Después de todo, ¿el mismo Jesús no nació lejos de sus lugares de origen y lejos de casa? ¿Él mismo no fue víctima de persecución y tuvo que huir a Egipto, y luego regresar?

El nacimiento de Jesucristo indica la venida del Señor, un verdadero encuentro con él a quemarropa, una encarnación de su amor para toda la vida, a través del cual nos anima a vivir el pleno significado personal y colectivo. Es un segundo nacimiento del paraíso celestial. La Navidad es el comienzo de un nuevo proyecto, la misión del hijo, el salvador, a través del cual la gloria de Dios y la paz se revela a la humanidad: "¡Gloria a Dios en las alturas y paz en la tierra" . Este niño es el signo de la gloria de Dios, y la paz es su celestial reflexión. La gloria y la paz no son sólo un mero sueño, sino un resultado objetivo de un proyecto real a largo plazo, que buscan alcanzar el primer lugar en nuestros corazones y más tarde a nuestro alrededor. Gracias a esto, vamos a ser capaces de disipar las nubes oscuras de la fragmentación, la división, el conflicto, la difusión de lo contrario el brillo de la paz, el amor, la fraternidad, la libertad, la dignidad y la civilización. Habiendo hecho de los mensajes de Navidad el objetivo de nuestro pensamiento, la educación y un programa de trabajo, podremos vivir en paz y la convivencia armoniosa.

Nuestra situación sigue siendo crítica y trágica y nuestros hermanos desplazados cristianos, musulmanes, yazidis en shabak no ven, en el horizonte, una solución rápida al problema. Gracias a la Iglesia y a las personas de buena voluntad, los cristianos pueden vivir en habitaciones pequeñas o en tiendas de campaña; Sin embargo, a nivel psicológico están cada vez más preocupados por sus ciudades, sus hogares, sus trabajos y temen por sus vidas y por el futuro de sus hijos. Ellos necesitan estar seguros de que no están solos o abandonados, u olvidado. Por ello, tengo que pedirles con el corazón en la mano orar por ellos para que puedan continuar con su coraje, esperanza y confianza en Dios, su padre. He querido celebrar la Misa de Navidad con ellos, en un campamento, para mostrarles la cercanía de la Iglesia, que siempre está lista y dispuesto a servirles y ayudarles.

Estamos profundamente agradecidos por todos los esfuerzos y la ayuda del interior y de fuera del país, por los que han sido capaces de llegar a los desplazados en un período de crisis, lo que demuestra el espíritu de comprensión, amistad y solidaridad.

El cristianismo debe permanecer en esta tierra bendita, cual mensaje de amor y tolerancia, así como Cristo mandó. Estamos decididos a continuar nuestro amor por todos los ciudadanos, sin excepción, y vivir con ellos en paz y seguridad. Esperamos estar de vuelta en nuestras casas, en nuestras ciudades, con la esperanza de que pronto pueden ser liberados y protegidos. Esta es nuestra tierra, nuestra historia, nuestra identidad. Para nosotros, esta es la tierra prometida.

También deseamos desde el fondo de nuestros corazones que pronto podamos establecer en Irak un sistema político y civil, capaz de garantizar los derechos de todos los iraquíes, preservar su dignidad, llevarles la justicia, que es la base de la paz. Este nuevo sistema sólo se logrará a través de la creciente conciencia de la grave amenaza que representa los movimientos extremistas que matan, queman y destruyen la civilización en el nombre de Dios. Sólo mediante la adopción de programas educativos apropiados que enseñen a cada uno de nosotros el significado del amor, amabilidad, respeto a la diversidad y los derechos humanos podemos hacer esto posible.

En este contexto, los Estados Unidos y Occidente deben reconsiderar su política exterior, y en particular en el Oriente Medio. Los conflictos actuales no sirven a nadie; no es necesario el uso de las armas para promover las reformas reales, pero se necesita un diálogo civilizado y valiente. En el Medio Oriente hay extrema necesidad de una nueva visión y un proceso más realista y honesto de las cosas.

Amados hermanos,

con la Anunciación, el ángel del Señor le dijo a María "No tengas miedo", y reitera el mismo concepto a José y los pastores. Hoy, en medio del sufrimiento, Jesús nos dice: "No temas, pequeño rebaño". Este es el momento adecuado para renovar nuestra fe en Dios, la confianza en los demás y nuestra cooperación con las personas de buena voluntad en todo el mundo, con la creencia de que al final del dolor, hay un rayo de esperanza nueva. Esta es nuestra Navidad, esta es nuestra fe. ¡Feliz Navidad a todos vosotros y larga vida a Irak!

 

* Patriarca de Babilonia de los Caldeos y Presidente de la Conferencia Episcopal de Irak

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
​Obispo de Bangalore: En Navidad compartamos la alegría de Dios con aquellos que nos hacen el mal
23/12/2015
Los católicos vietnamitas oran con el Papa Francisco por los cristianos en Irak y la paz en Ucrania
02/09/2014
Sacerdote iraquí: la ‘derrota militar’ de Isis no cancela la amenaza yihadista
03/11/2017 14:18
Patriarca caldeo a los refugiados cristianos: en Navidad, "no estáis abandonados y olvidados"
20/12/2014
Erbil, el Patriarca Maronita a los refugiados que huyen de los islamistas: "Hoy, somos todos caldeos"
21/08/2014