25/05/2018, 17.20
PAKISTAN
Enviar a un amigo

Punjab, demolidos un centro de oración y una casa ahmadi (Video)

de Kamran Chaudhry

Los vandalismos sucedieron en la ciudad de Sialkot. Desde hace años los sunitas deseaban la demolición y se oponían a la restauración de los edificios. Católico: “Es muy triste que ni el Premier, ni el presidente hayan visitado a los ahmadi después del ataque”. La minoría religiosa es la comunidad más perseguida en Pakistán.

Lahore (AsiaNews)- La comunidad ahmadi pide que el Estado le brinde protección, después de la demolición por parte de algunos vándalos de un antiguo centro de oración y de la casa de un miembro de la minoría en la ciudad de Sialkot, en Punjab. El pasado 23 de mayo dos episodios han turbado a la minoría religiosa local: alrededor de las 23 de la noche, unos 30.35 exponentes del comité municipal abatieron una casa, frente a la mirada de la policía; poco más tarde, hacia las 4,30 de la madrugada, una multitud de más de 600 hombres destruyeron un lugar de culto ahmadi situado en las cercanías.

Durante el vandalismo, lo agresores entonaban  eslóganes en los cuales proclamaban fidelidad al profeta (Khatm-i-Nabuwat). Hafiz Hamid Raza, líder local del partido Pakistan Tehreek-e-Insaf (Pti), cuyo líder es el capeón d cricket Imram Khan, dijo. “Desde hace años pedíamos a la administración (poder demoler). Ninguna religión debe permitir la presencia de minaretes en los centros de oración. Agradecemos a las autoridades ciudadanas y a todas las organizaciones sunitas que han participado”. “En cuanto musulmanes-agregó- era nuestro deber llevar a término el trabajo. Queremos demoler otros minaretes. Pueda Allah aplastar la fitna (corrupción, Ndr) de los ahmadi. Ellos son enemigos del islam y de Pakistán”. Luego advierte: “Allah Akbar [Allah es grande]. Si alguno osa condenar o registrar el caso contra nuestros activistas, bloquearemos la entera ciudad”.

Los ahmadi (cerca del 25 de la población paquistaní) son un movimiento religioso inspirado en el islam surgido a fines del s. XIX, cuyo fundador, Mirza Ghulam Ahmad, se consideraba como un profeta aparecido después de Mahoma. Por esto el islam sunita los define como un grupo herético. Los datos reportan que los ahmadi son la comunidad más perseguida en Pakistán. Según el informe anual sobre el grupo de este año, entre1984 y 2017 fueron asesinados 260 fieles, demolidos 27 lugares religiosos, otros 33 cerrados, 22 incendiados o dañados, 17 ocupados por la fuerza. L año pasado fueron asesinados 4 exponentes de la minoría.

Saleemuddin, vocero de la comunidad Ahmadiyya en Pakistán, condena “el bárbaro acto” realizado en el mes del Ramadan. En una nota publicada ayer, él hace notar que “ambos edificios (demolidos) tienen un gran significado histórico para los ahmadi de todo el mundo. Habían sido restaurados solo hace pocas semanas atrás. El comité municipal de la ciudad de Sialkot se opuso a la restauración y decidió la clausura de los edificios”. El hombre espera que “la comunidad ahmadi estaba en el centro de una disputa legal para obtener el acceso al edificio, cuando la administración local inició la demolición de las estructuras, sin el permiso del tribunal, pero solo para aplacar a las facciones extremistas. Esto demuestra que las instituciones del Estado se rindieron a aquellos elementos que se aprovechan de la religión para obtener ganancias en base a sus intereses. En el pasado otros lugares de culto ahmadi fueron atacados y jamás ningún culpable fue consignado a la justicia.

Interviniendo en el Senado, el musulmán Quratulain Marri, condenó el episodio. “Estoy desconcertado y me avergüenzo. Hemos fracasado en el realizar la visión de Jinnah sobre Pakistán (el fundador del país que apoyaba el respeto de todas las minorías, Ndr). Si permitimos que sucedan episodios como el que sucedió en Sialkot, deberíamos todos ahorcarnos por la vergüenza”. “La cuestión no es si los consideramos musulmanes o menos-continuó-. Ellos necesitan una mayor protección porque no son considerados musulmanes. Nosotros tenemos el deber de proteger a las minorías”.

El p. Abid Habib, ex coordinador general de la Comisión Justicia y paz de la Catholic religious major superiors, lanza la alarma por la creciente intolerancia en el país. “Es muy triste – dice en conclusión – que ni el Premier, ni el presidente hayan visitado a los ahmadi después del ataque. Condenamos la violencia contra cualquier persona y expresamos nuestra solidaridad a la comunidad perseguida”.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa: El hombre nos es dueño del tiempo, que pertenece a Dios
26/11/2013
Islamabad, minorías religiosas cada vez menos representadas
23/11/2017 12:42
​Lahore, fueron quemados una fábrica y lugares de culto ahmadíes por "blasfemia"
23/11/2015
Activistas: indignación por el yerno de Nawaz Sharif que pidió discriminaciones contra los ahmadi
21/10/2017 12:14
Punjab, tres ahmadis condenados a muerte por blasfemia
16/10/2017 12:57


Viajes