31/08/2020, 13.05
ISLAM-FRANCIA
Enviar a un amigo

Salvar el islam de Francia del islam político y de guetos

de Dr Hocine Drouiche*

Por motivos puramente electorales, en las últimas elecciones municipales, varios partidos de derecha e izquierda, e incluso los ecologistas, han incorporado a sus listas personalidades musulmanes radicales. Para el imán de Nimes, vicepresidente de los imanes franceses, esto es un peligro para Francia y para Europa: en nombre de una política local mezquina, se valoriza un islam político y combatiente, que se niega a convivir y busca islamizar el continente, muchas veces con la ayuda de Qatar y Turquía. 

París (AsiaNews) – Aunque han pasado varias semanas desde las elecciones municipales  (15 marzo-28 junio 2020), la cuestión del «comunitarismo»[1] musulmán sigue presente en los espíritus. 

Resulta cada vez más inquietante la alianza electoral circunstancial entre algunas fuerzas políticas republicanas y los representantes de un islamismo comunitarista, que tuvo lugar durante las últimas elecciones. 

Al colocar en primera línea a estos supuestos actores, que se consideran los únicos representantes de los musulmanes de Francia, nuestra República comete un grave error. 

De este modo, la República liquida sus valores fundantes, y arriesga dar marcha atrás frente a un islam político agresivo que no se reconoce en estos valores, y que jamás ha querido abandonar su batalla socio-religiosa. Esta batalla mezcla la religión con temas como la desocupación y la marginalización. Lo mismo sucede con todas las cuestiones delicadas de la identidad de los franceses musulmanes y de su lugar en el ámbito de la comunidad nacional. 

La mayor parte de estos movimientos adopta una estrategia agresiva y conflictiva, en vez de un abordaje democrático y consensuado. 

Las principales víctimas de estas alianzas contra-natura podrían ser el movimiento de reforma del islam francés -reforma que es indispensable e ineluctable- , y el avance del Iluminismo. 

Entre el 2015 y el 2019, de un modo inmoral e ilegal, muchos imanes franceses reformistas fueron apartados de sus cargos de guías espirituales en ciertas mezquitas, capellanías y en varias asociaciones de beneficencia. El motivo: su enérgica condena de los atentados terroristas islamistas, y su toma de posición - republicana y humanista - contra el odio, el separatismo y el radicalismo. 

Para los imanes republicanos, el pensamiento musulmán es reformable y evolutivo. Los fundamentos espirituales del islam son constantes e inmutables. Pero la élite musulmana debe abandonar las fetuas perentorias medievales, así como los métodos totalitarios no-democráticos, que imponen interpretaciones conflictivas y violentas de los textos religiosos islámicos. 

Una experiencia religiosa cuya práctica sea tranquila, más serena, humana y sobre todo compatible con la modernidad y los valores humanísticos contemporáneos precisa de una valiente adaptación del islam a los valores y particularidades europeos. Esto evitará un conflicto obligado, que además es procurado y anhelado por los islamistas, que no ocultan sus intenciones de islamizar Europa, sin darse cuenta de que su estrategia suicida llevará al fin del islam en Europa. Los musulmanes europeos deben evitar a toda costa convertirse en rehenes del islam político, dirigido y financiado por Qatar o Turquía. Un islam europeo independiente, no-dominador, lograría adaptarse a la cultura local. Cualquier dependencia extranjera significa que el islam podría convertirse en la causa de un conflicto grave y peligroso, que podría amenazar la paz social en un continente tolerante y hospitalario, que por décadas ha dado tanto al islam y a los musulmanes. 

Lamentablemente, el islam republicano se prepara para atravesar su período más oscuro y difícil, a causa de esa alianza islamo-política circunstancial, expresada durante las elecciones. El islam político, que se ha reforzado con esta alianza oportunista, no dejará de marcar como primeras víctimas a los musulmanes republicanos y a los líderes de estos movimientos, para sepultar cualquier anhelo de adaptación del islam de Francia a los valores de la república y a las características sociales y culturales de nuestras sociedades democráticas, valores que perduran desde hace siglos. 

Los imanes humanistas han llorado junto a todo el pueblo francés por las almas inocentes caídas en los atentados islamistas en el teatro Bataclan, en el Hyper Cacher, en Tolosa, Bruselas y Niza. Ahora, corren peligro de ser marginados totalmente o de desaparecer, víctimas de esta tormenta.

En el mediano plazo, el resultado de estas alianzas en el mañana será una sociedad que se encaminará hacia una creciente radicalización, en la cual la mayoría de los musulmanes franceses, que rechazan esta deriva, se verán cada vez más aislados por la población. 

Este aislamiento, sembrado de odio y violencia, es el objetivo que persiguen los islamistas, el terreno fértil en el cual extender su proyecto sobre sus correligionarios. Aunque parezca estúpido, ellos sueñan con islamizar por entero la sociedad francesa y occidental en el corto plazo, sin entender que esta estrategia dominante y suicida marcará el fin del islam de Francia, tranquilo e integrado. 

En su obra “Territoires conquis de l'islamisme [Territorios conquistados por el islamismo]”, Bernard Rougier describió lo que no espera después de estas elecciones municipales, a pesar de los esfuerzos de los ministros Castaner, Nunez y Belliubet para combatir lo que el presidente Emmanuel Macron definió como «separatismo islamista» en su discurso en Mulhouse. 

En toda Francia, estas elecciones municipales han dejado al descubierto las acciones que llevan adelante los islamistas para seducir a los electores musulmanes, gracias a la presencia de candidatos musulmanes en algunas listas, que compiten abiertamente como musulmanes. Son listas de un sector de la derecha, de los ecologistas e incluso de la derecha republicana, todas en busca de electores que pudieran asegurar la victoria. 

En vez de presentarse como ciudadanos, los franceses musulmanes se encuentran en una posición de rehenes del islamismo de conquista, que se aprovecha de la debilidad de los políticos y del silencio de la mayoría de los musulmanes, para presentarse como los únicos voceros de los ciudadanos franceses musulmanes. 

A nivel local, esta entrada del islamismo agresivo, bajo la fachada de un movimiento pseudo-democrático que se vale de un comunitarismo pietista y de intimidación,  puede cambiar completa e irreversiblemente la Carta política nacional y hacerla vacilar entre los extremos. 

A mi modo de ver, la solución a esta deriva separatista, solo puede ser de carácter legal y republicano. 

Solo un plan de urgencia real, republicano, con voluntad de desarrollo, integración cultural, mejoramiento de la vida cotidiana y económica de los ciudadanos que viven en los barrios con fuerte densidad musulmana, muchas veces desfavorecidos, podrá combatir estos  «mercaderes de sueños» y limitar la influencia nefasta de las diferentes corrientes islamistas, que tienen planes proselitistas y separatistas.  

Para el poder, los actores, los operadores sociales, así como para los imanes ligados a los valores republicanos y humanos, ya es tiempo de retomar estas zonas de no-derecho para rescatarlas de las garras de estos activistas extremistas, a fin de reintegrarlas nuevamente a su lugar: al seno de toda la comunidad nacional. 

(*) Imán de Nîmes - Vicepresidente de la Conferencia de los imanes de Francia

 

[1] Traducimos de esta forma el término “communautarisme”, que indica una mentalidad que subraya la unidad de un grupo y al mismo tiempo la separación del resto de la sociedad, promoviendo su transformación en un gueto (ndr). 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Marie Leeze, musulmana convertida, no tuvo funeral
21/09/2020 12:47
El islam en Francia, en la crisis del coronavirus: no un ‘castigo’, sino una ocasión de solidaridad
23/03/2020 13:24
Imán Drouiche: la yihad con violaciones, un crimen contra la humanidad (III)
05/02/2018 14:39
Justificar la esclavitud sexual: Daesh no es el solo. Está también al Azhar (II)
02/02/2018 15:29