15/05/2015, 00.00
PALESTINA - VATICANO
Enviar a un amigo

Santas palestinas, llama de amor que ilumina los cristianos perseguidos en Oriente Medio

de Fady Noun 

El 17 de mayo, el Papa Francisco canonizará a María Alfonsina Danil Ghattas y Mariam Bawardi. Las dos religiosas ejemplo de la relación entre Dios y sus santos, fundada en el amor y el servicio. La advertencia del Patriarca Emérito Sabbah: "El cristiano no debe escapar de la historia, la expresión de la voluntad de Dios". Para la Iglesia Oriental el siglo 19 es el de los santos; el siglo 20 es el siglo de los mártires.

Beirut (AsiaNews) - La canonización, el domingo 17 de mayo en la Plaza de San Pedro, de las dos "Marie", las religiosas palestinas María Alfonsina Danil Ghattas y Mariam Bawardi, destacando para todos los cristianos y los cristianos de Oriente la esencia de la fe más allá del folclore, el arte, la cultura, la liturgia. También va más allá de los valores que son la base de la modernidad, como la libertad y el concepto de persona, de la geopolítica, la santidad de la vida, en otras palabras, es la consagración de una vida a Dios en Jesucristo.

Vivida al máximo por dos mujeres de la vida y de temperamento muy diferente, esta consagración es básicamente la misma para una y otra: El amor de Dios. Un amor apasionado y exclusivo, que Jesús ha inspirado en el curso de los siglos a miles de hombres y mujeres, entre ellos han emergido algunos "grandes" santos y santas, entre ellas las dos que será canonizadas el Domingo tienen la suerte de ser parte. ¿Por qué ellas? En esto hay un misterio electivo, un vínculo secreto entre Dios y sus santos.

Esto es indiscutible, lo que es cierto, es que en el fondo de la santidad, su esencia, está el amor. Es inútil buscar la santidad en la perfección formal de la vida, el ascetismo, tratando de verla en una cara seria, como suelen hacer cuando los cineastas hacen la escena. La santidad se hace solamente - sí, ¡solamente! – de la llama del amor que arde en el interior de un hombre o una mujer, convirtiéndolos en receptáculos consagradas de manera tan completa y exclusivamente al servicio de un solo Santo, al servicio del Otro que se hizo nuestro hermano.

Dos "Mujeres de Fe"

María Alfonsina Danil Ghattas (1843-1927), cuyo nombre de bautizada es Sultanah María Ghattas, nació en Jerusalén el 4 de octubre de 1843. Ella creció en una familia católica practicante y, a los 14 años hizo su entrada en la Congregación de las Hermanas de San José de la Aparición. Tras numerosas apariciones de la Virgen María, y respondiendo a una solicitud específica, fundó el culto con el padre espiritual de la Congregación de las Hermanas del Santo Rosario. Hoy en día esta congregación está bien arraigada en el Líbano y en muchas zonas de Oriente Medio, especialmente en Palestina e Irak.

A pesar de algunas preocupaciones que surgían de su salud, la madre María Alfonsina participa activamente en el desarrollo de su congregación y fundó numerosos monasterios. Además de esta intensa actividad, la monja será conocido en la región como una "gran mujer de fe", a quien se atribuyen varios milagros. El prodigio más común que se asocia es la ayuda proporcionada a una joven caída en un pozo, ¡salvándola al entregarle su rosario! La religiosa terminó sus días en Jerusalén, retirándose en oración y muriendo a la edad de 84 años 25 de marzo 1927, fiesta de la Anunciación.

Mariam Bawardi - cuyo nombre de religiosa es Sor Mariam de Jesús Crucificado – nació el 05 de enero  de 1846 en Abellin, en Galilea, y murió 32 años después el 26 de agosto de 1878, fiesta de la transverberación de Santa Teresa de Ávila, al Carmelo de Belén. Su vida fue una trayectoria brillante. Nacida en Bawardi, en una familia greco-católica de origen libanés como la misma Ghattas, en sólo tres años y unos días más tarde perdieron la madre y el padre. La niña se confía a un tío paterno, que ha partido para Alejandría. A la edad de 13 años, para escapar de las presiones de su tío que quiere obligarla a casarse, ella huye de la casa de la familia. La recoge un musulmán, pero como se opone a renegar de su fe cristiana, el hombre la golpea dándola por muerta en una calle de Alejandría. Mariam despierta en una cueva, ¡en la que una monja vestida de azul durante varios meses se esfuerza para tratarle las heridas! Ella confió un tiempo después que reconoció en la mujer a la Virgen María. De este terrible episodio mantendrá signos visibles de una profunda cicatriz. Y a partir de ese momento, estará sola en el mundo, Mariam trabaja como camarera allí donde destino la lleva: Alejandría, Jerusalén, Beirut y finalmente en Marsella.

Subiendo a un tilo ...

A los 19 años, después de convencer a sus empleadores debido a sus notables cualidades, la joven entra como novicia en las Hermanas de San José de la Aparición, antes de ser enviada al Carmelo de Pau, donde se le dio el nombre de hermana Mariam de Jesús Crucificado. Tres años más tarde, es parte de un pequeño grupo que viaja a fundar el primer Carmelo en Mangalore (India). En 1875 fue el turno de la fundación del Carmelo de Belén. La religiosa está particularmente preocupada por la construcción del nuevo convento, ya que es la única que puede hablar árabe. Murió el 26 de agosto  de 1878 con sólo 32 años, a raíz de una caída que provocó una fractura en el brazo y la posterior gangrena.

Según los relatos de los que la conocían, gracias y dones místicos abundan en la vida de esta religiosa. Dentro del recinto del Carmelo de Pau, los Carmelitas han visto varias veces escalar a la parte superior de un árbol de tilo, sosteniéndose en las ramas demasiado delgadas para soportar su peso. Algunos hablan de verla en Chipre, mientras ella estaba en ese momento también en Belén. Analfabeta, ella ha compuesto varios poemas en francés.

Sabbah: "No me escapo de la historia"

Por la canonización de las dos Marías, se debe recordar el emotivo discurso de hace unos años en la Universidad de San José en Beirut del patriarca latino emérito de Jerusalén, Michel Sabbah.

Incluso antes de la aparición de la concepción del Estado islámico, y más allá de las generalizaciones que se siente cada vez que se plantea la cuestión de la presencia cristiana en Oriente Medio, la superación de las quejas sobre el aumento del extremismo y la disminución de la población de los cristianos, tanto por la emigración como por la tasa de natalidad más baja, el anciano patriarca de Jerusalén ha podido ir a lo esencial. Dijo que lo que necesitan las Iglesias de Oriente Medio para permanecer en este rincón del mundo son los santos y mártires.

"El futuro de los cristianos en nuestra región está influenciada por factores internos, las condiciones políticas y sociales en las que la religión ejerce su influencia", señaló con precisión en su discurso el Patriarca Sabbah, "pero también de un poderoso factor externo: la política internacional, que en los planes para la región no tiene en cuenta a los cristianos".

Después de haber hecho "todo lo que es humanamente posible para defenderse, utilizando los medios legítimos disponibles" si la amenaza sigue pesando sobre él, el cristiano de Oriente se compromete a "vivir su historia", dijo con valentía no sin levantar murmullos. "Escape de la historia, significa escapar de la voluntad de Dios. La historia es el lugar de nuestro encuentro con Dios". En Oriente, el siglo 19 ha dado a los santos. El siglo 20 tiene el honor de haber dado los mártires, como ya hemos comenzado a ver en Siria, Irak, Libia, Etiopía, Egipto y otros lugares.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
El Papa Francisco canonizará a dos monjas palestinas, “rocío” para Medio Oriente
12/05/2015
Papa: Nosotros y las cuatro nuevas santas, testigos de la resurrección, "donde lo más fuerte es el olvido de Dios y la pérdida del hombre"
17/05/2015
Papa: un joven obrero, considerado como protector de los inválidos, será canonizado durante el Sínodo
19/07/2018 15:52
Pablo VI y Mons. Romero serán canonizados el 14 de octubre
19/05/2018 15:03
El Papa en Fátima: santos los dos pastorcitos que María “introdujo en el mar inmenso de la luz de Dios”
13/05/2017 16:00