14/08/2014, 00.00
COREA - VATICANO - AYD
Enviar a un amigo

Seúl, primer "baño de multitud" para Francisco. A los obispos: "Salvémonos de la mundanidad espiritual"

de Vincenzo Faccioli Pintozzi
La reunión con los obispos de Corea se ha convertido en el primer abrazo entre el Papa y los fieles reunidos para darle la bienvenida. A pesar de la seguridad sofocante, el pontífice salió descendiendo del coche y abrazos y saludó a los presentes. A los obispos: "Mantener la memoria y la esperanza, no dejarse abrumar por los criterios mundanos del éxito ¡Ay de nosotros si despojamos a la Cruz de su capacidad para juzgar la sabiduría de este mundo!".

Seúl (AsiaNews) - Lo que podría haber sido uno de los momentos más formales de la visita apostólica del Papa Francis en Corea se ha convertido en una baño de multitud, el primero desde su llegada. El encuentro con los obispos coreanos en la sede de la Conferencia Episcopal (CBCK) ha sido la inspiración para que unas 1.000 personas se reunieran en la calle fuera del edificio y esperar al Papa, armados con pancartas y banderas de bienvenida. A pesar de la seguridad sofocante, el pontífice respondió a la cálida bienvenida de los fieles saliendo y yendo en persona para saludar a algunas personas cercanas a las barreras.

El camino había sido bloqueado desde las primeras horas de la mañana: tanto el pasaje peatonal como el automovilístico fueron controlados durante toda la tarde por soldados y policías, de uniforme y de paisano. Perros anti-explosivos y radar en los coches. Incluso la casa de los misioneros de Maryknoll, adyacentes a CBCK, se ha transformado a lo largo del día en un campamento base para los militares. A la llegada del Papa, sin embargo, una gran multitud de fieles (dado el tamaño limitado de la calle) estaba lista para darle la bienvenida. En las pancartas se podían leer "Papa Francisco, bienvenido entre nosotros" y cientos de pequeños carteles que decían "¡Fuerza Papa!".

Junto con el Papa han llegado a su sede oficial también miembros del Comité Permanente de la CBCK: el Presidente Monseñor Peter Kang U-il, el arzobispo de Seúl cardenal Nicholas Yeom Soo-jung (junto al emérito Card. Nicholas Cheong Jin-suk), el Obispo de Daejeon Mons. Lazzaro You Heung-sik y algunos otros. En el sequito papal estaban el secretario de Estado del Papa, el cardenal Piero Parolin, el p. Federico Lombardi y el arzobispo Marini.

Antes de reunirse con los obispos, Francisco quiso saludar a los 14 miembros de la región coreana de los misioneros de Maryknoll y algunos funcionarios - laicos y religiosos - de la Conferencia Episcopal en la capilla de la cuarta planta. Encontrándose con el Superior Provincial, P. Gerard Hammond, Francisco recordó el compromiso de estos sacerdotes en Corea del Norte y el personal del p. Hammond contra la tuberculosis en el régimen de Kim.

El pontífice luego ascendió a la séptima planta, donde, después de las palabras de bienvenida pronunciadas por Monseñor Kang, dijo: "Es una bendición para mí estar aquí y conocer personalmente la vitalidad de la Iglesia coreana. A ustedes, como Pastores, corresponde la tarea de custodiar el rebaño del Señor. Son los custodios de las maravillas que él realiza en su pueblo. Custodiar es una de las tareas confiadas específicamente al Obispo: cuidar del Pueblo de Dios. Como hermano en el Episcopado, me gustaría reflexionar hoy con ustedes sobre dos aspectos centrales del cuidado del Pueblo de Dios en este país: ser custodios de la memoria y de la esperanza".

En cuanto a la memoria, el Papa ha querido resaltar de nuevo la próxima beatificación de los 124 mártires coreanos (que se llevará a cabo el 16 de agosto): " La beatificación de Pablo Yun Ji-chung y de sus compañeros constituye una ocasión para dar gracias al Señor que, de las semillas esparcidas por los mártires, ha hecho que esta tierra produjera una abundante cosecha de gracia. Ustedes son los descendientes de los mártires, herederos de su heroico testimonio de fe en Cristo. Son además herederos de una extraordinaria tradición que surgió y se desarrolló gracias a la fidelidad, a la perseverancia y al trabajo de generaciones de laicos. Es significativo que la historia de la Iglesia en Corea haya comenzado con un encuentro directo con la Palabra de Dios. Fue la belleza intrínseca y la integridad del mensaje cristiano -el Evangelio y su llamada a la conversión, a la renovación interior y a una vida de caridad- lo que impresionó a Yi Byeok y a los nobles ancianos de la primera generación; y la Iglesia en Corea mira ese mensaje, en su pureza, como un espejo, para descubrirse auténticamente a sí misma".

La Iglesia en Corea, agregó de inmediato " se distingue por su presencia en la vida espiritual y cultural de la nación y por su fuerte impulso misionero. De tierra de misión, Corea ha pasado a ser tierra de misioneros; y la Iglesia universal se beneficia de los muchos sacerdotes y religiosos enviados por el mundo".

En cuanto al segundo punto, Francis señaló que custodiar la memoria " implica algo más que recordar o conservar las gracias del pasado. Requiere también sacar de ellas los recursos espirituales para afrontar con altura de miras y determinación las esperanzas, las promesas y los retos del futuro. Como ustedes mismos han señalado, la vida y la misión de la Iglesia en Corea no se mide en último término con criterios exteriores, cuantitativos o institucionales; más bien debe ser considerada a la clara luz del Evangelio y de su llamada a la conversión a Jesucristo. Ser custodios de la memoria significa darse cuenta de que el crecimiento lo da Dios (cf. 1 Co 3,6), y al mismo tiempo es fruto de un trabajo paciente y perseverante, tanto en el pasado como en el presente. Nuestra memoria de los mártires y de las generaciones anteriores de cristianos debe ser realista, no idealizada o "triunfalista". Mirar al pasado sin escuchar la llamada de Dios a la conversión en el presente no nos ayudará a avanzar en el camino; al contrario, frenará o incluso detendrá nuestro progreso espiritual".

Otro punto importante, que está caracterizando cada vez más el pontificado de Francisco, es la naturaleza misionera de la Iglesia. Un reto que Corea debe aceptar: " Si aceptamos el reto de ser una Iglesia misionera, una Iglesia constantemente en salida hacia el mundo y en particular a las periferias de la sociedad contemporánea, tenemos que desarrollar ese "gusto espiritual" que nos hace capaces de acoger e identificarnos con cada miembro del Cuerpo de Cristo (cf. Exhort. ap. Evangelii gaudium, 268). En este sentido, nuestras comunidades deberían mostrar una solicitud particular por los niños y los ancianos. ¿Cómo podemos ser custodios de la esperanza sin tener en cuenta la memoria, la sabiduría y la experiencia de los ancianos y las aspiraciones de los jóvenes? A este respecto quisiera pedirles que se ocupen especialmente de la educación de los jóvenes, apoyando la indispensable misión no sólo de las universidades, sino también de las escuelas católicas desde los primeros niveles, donde la mente y el corazón de los jóvenes se forman en el amor de Dios y de su Iglesia, en la bondad, la verdad y la belleza, para ser buenos cristianos y honestos ciudadanos".

Ser custodios de la esperanza, añadió, " implica también garantizar que el testimonio profético de la Iglesia en Corea siga expresándose en su solicitud por los pobres y en sus programas de solidaridad, sobre todo con los refugiados y los inmigrantes, y con aquellos que viven al margen de la sociedad. Esta solicitud debería manifestarse no sólo mediante iniciativas concretas de caridad -que son muy necesarias- sino también con un trabajo constante de promoción social, ocupacional y educativa. Podemos correr el riesgo de reducir nuestro compromiso con los necesitados solamente a la dimensión asistencial, olvidando la necesidad que todos tienen de crecer como personas, y de poder expresar con dignidad su propia personalidad, su creatividad y cultura".

y aquí en su lugar  "La solidaridad con los pobres es un elemento esencial de la vida cristiana; mediante una predicación y una catequesis basadas en el rico patrimonio de la doctrina social de la Iglesia, debe permear los corazones y las mentes de los fieles y reflejarse en todos los aspectos de la vida eclesial. El ideal apostólico de una Iglesia de los pobres y para los pobres quedó expresado elocuentemente en las primeras comunidades cristianas de su nación. Espero que este ideal siga caracterizando la peregrinación de la Iglesia en Corea hacia el futuro. Estoy convencido de que si el rostro de la Iglesia es ante todo el rostro del amor, los jóvenes se sentirán cada vez más atraídos hacia el Corazón de Jesús, siempre inflamado de amor divino en la comunión de su Cuerpo Místico".


Sin embargo, a los obispos presentes el Papa también ha querido recordar algunos puntos que - en la Iglesia coreana - son particularmente graves: "Queridos hermanos, el testimonio profético y evangélico presenta algunos retos particulares a la Iglesia en Corea, que vive y se mueve en medio de una sociedad próspera pero cada vez más secularizada y materialista. En estas circunstancias, los agentes pastorales sienten la tentación de adoptar no sólo modelos eficaces de gestión, programación y organización tomados del mundo de los negocios, sino también un estilo de vida y una mentalidad guiada más por los criterios mundanos del éxito e incluso del poder, que por los criterios que nos presenta Jesús en el Evangelio. ¡Ay de nosotros si despojamos a la Cruz de su capacidad para juzgar la sabiduría de este mundo! (cf. 1 Co 1,17). Los animo a ustedes y a sus hermanos sacerdotes a rechazar esta tentación en todas sus modalidades. Dios quiera que nos podamos salvar de esa mundanidad espiritual y pastoral que sofoca el Espíritu, sustituye la conversión por la complacencia y termina por disipar todo fervor misionero (cf. Exhort. ap. Evangelii gaudium, 93-97)".

 

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
El Papa a los jóvenes en Asia, no tengas miedo de llevar la fe en la sociedad, ¡despertad!
17/08/2014
Daejeon, miles celebrando la inauguración de la Jornada de la Juventud Asiática
13/08/2014
El Papa beatificó a los mártires coreanos: Nos alientan a preguntarnos si estamos dispuestos a morir por la fe
16/08/2014
Cardenal Tagle: El Papa nos exhorta a ser más y más misioneros, diálogo con los no creyentes
17/08/2014
Papa: Católicos de Corea, rechacen la economía inhumana y la cultura de la muerte
15/08/2014