23/12/2015, 00.00
RUSIA
Enviar a un amigo

Serghei Chapnin habla: Fui despedido por el patriarca Kirill. En Rusia una nueva "Iglesia del Silencio"

El ex editor de la Revista del Patriarcado de Moscú, habla con la prensa rusa sobre el clima de censura que existe en la Iglesia Rusa y los peligros de una estrecha colaboración con el Estado. Su despido no fue una sorpresa.

Moscú (AsiaNews) – Después de la decisión del Patriarca Kirill de licenciarlo como director de la "Revista del Patriarcado de Moscú", la revista mensual que cuenta la vida pastoral de la Iglesia, el periodista Sergei Chapnin lanzó dos entrevistas (en los periódicos on líne Slon.ru y Colta.ru), definiendo como "política" la decisión del primado ortodoxo de sacarlo de la posición que ha ocupado durante seis años y cuenta de su informe en el Centro Carnegie de Moscú (en ruso aquí) muy crítico de los líderes de la Iglesia Ortodoxa Rusa y fue sólo un pretexto: en el pasado había sido advertido en varias ocasiones de no expresar públicamente las críticas sobre este tema.

Éstos son algunos de los puntos más significativos de las dos entrevistas.

Según la prensa, fue despedida por el informe titulado "La Ortodoxia en el espacio público:  guerra y  violencia,  héroes y santos.” ¿Esta es la razón oficial?

Los dos eventos están relacionados solamente porque entre ellos han pasado unos días: el 09 de diciembre leí mi informe y unos días más tarde llegó la orden del Patriarca Kirill por la cual una mayor estancia en el cargo se consideraba "inadecuada". Mi discurso fue el pretexto para el despido, pero de ninguna manera la razón. Lo leído en el Carnegie. No es mi principal texto publicado este año. El principal mucho más difícil fue publicado en noviembre en la revista católica conservadora First Things, titulado "Una Iglesia del Imperio" (el texto aquí en Inglés). Estos textos han molestado a muchos. También hubo cartas oficiales de advertencia. En particular, no hace mucho tiempo he terminado 'bajo prohibición': En realidad tenía prohibido hablar en conferencias internacionales.

¿A menudo sucede?

No conozco otros casos. Probablemente yo soy el primero y hasta ahora el único.

¿Esperaba que sus publicaciones pudieran conducir al despido?

Sí, por supuesto, yo era consciente. Pero estar en la Iglesia Ortodoxa es para mí un gran privilegio. Y especialmente como cristiano estoy llamado a decir la verdad. A diferencia de los partidos políticos y las organizaciones públicas, la Iglesia es una organización especial. El Evangelio es una llamada a la libertad en Cristo. He recibido denuncias de que mi posición no coincide con la posición oficial de la Iglesia Ortodoxa Rusa. Pero aquí está el problema: Creo que todo el discurso sobre "La posición oficial de la Iglesia" es un movimiento retórico sin éxito, abarcando la formación de una nueva ideología ortodoxa. Parece que alguien tiene el deseo de que sea obligatoria al menos para todos los colaboradores de las instituciones oficiales de la Iglesia. Pero me parece reclamo excesivo la pretensión de estar en línea con la "posición oficial" sobre cuestiones no dogmáticas y doctrinales.

Parece que la Iglesia Ortodoxa Rusa ya tiene una cierta ideología, que nace de un estrecho contacto con el poder del Estado.

Los feligreses son personas de diferentes opiniones políticas, miembros de los distintos partidos políticos y los movimientos sociales. Están unidos en Cristo, pero decir que por esto también debe haber una única ideología no está en las tradiciones de la Iglesia. En mi opinión, el mismo intento de formar esta ideología es muy peligroso. En general, para la Iglesia Rusa trabajar en estrecha colaboración con el Estado se está convirtiendo en un gran problema. Hoy la Iglesia une a los creyentes no sólo de la Federación de Rusia, sino también de todo el espacio postsoviético: Kazajstán, Tayikistán, Ucrania, Bielorrusia, los países bálticos. Debido a la estrecha interacción entre la Iglesia y el Estado los problemas que existen en las relaciones entre Estados, se proyectan también en la Iglesia. Y esto no está claramente en su favor.

¿Cómo se formuló su despido?

Dado que la decisión del Patriarca era política y que el despido no era suficiente, con la dirección de la editorial hemos acordado una forma de salir de esta situación de la mejor manera. Renuncié por mutuo acuerdo.

¿Cómo es hoy la Revista del Patriarcado? ¿A quién va dirigida?

Describe las prácticas religiosas y la experiencia de la vida de la Iglesia en el mundo moderno. Se dirige principalmente el clero y el laicado activo. Confieso francamente que hoy, de nuevo, la revista está pasando por una crisis conceptual. En el Carnegie hablé sobre el hecho de que la Iglesia Ortodoxa Rusa está en una condición "nuevo silencio". El círculo de autores se está reduciendo rápidamente: los sacerdotes y los obispos se niegan a colaborar con la revista oficial de la Iglesia, porque tienen miedo de hablar. Ellos han visto lo que ocurre con los que dijeron que algo está mal.

El Patriarca lo ha nombrado director poco después de su elección en 2009. ¿Se conocían de antes? ¿Qué tareas le ha asignado entonces?

Sí, nos hemos conocido desde mediados de los años 90 y luego tuvimos informes de gran simpatía. Estuve a cargo de la reorganización de la revista y estaba totalmente de acuerdo con mi posición. En pocas palabras, la idea era que apareciera, además de lo oficial, también lo no oficial. En la parte no oficial hay posibles temas de debate, las ideas y apreciaciones personales. Esta no es mi invención, por lo que fueron las publicaciones de la época dorada del periodismo eclesiástico, a finales del siglo XIX. Yo estaba muy feliz de que hayamos sido capaces de revivir estas tradiciones. Por desgracia, sólo duró un par de años. Poco a poco el círculo comenzó a estrecharse, se definieron algunos materiales de discusión como 'no deseados' y Metropolitano Hilarión (Alfeev) - el jefe del departamento de relaciones exteriores del Patriarcado de Moscú - ha comenzado a transformarse de presidente del consejo de redacción a censor del periódico, al que se añade otro censor, el Arcipreste Oleg Korytko, jefe de la oficina patriarcal de revisión.

En el Carnegie se refirió a los problemas de la violencia en el mundo ortodoxo. ¿Qué amenazas son las que ves?

Hablé de la retórica de la guerra y la justificación de la violencia que existe en el entorno de la Iglesia. Cuando el Arcipreste Vsevolod Chaplin dijo que llevamos una "guerra santa" en Siria, sigue estando a sólo un medio paso de lo que empezó  a hablar también así de Ucrania. La solicitud de una interpretación similar ya existe. Y si nada cambia, pronto dirán que la lucha por el "mundo ruso" (russki mir) en Ucrania es también una "guerra santa". Y esto tendrá graves consecuencias.

En principio, estas ideas ya se sienten de parte de figuras radicales del mundo laico.

Sí, estas tesis ya están cerca. Aún no están completamente formuladas, pero si ahora no se dice 'stop', a continuación, las acciones militares pueden lograr no sólo una justificación moral, sino también una especie de "autoridad divina". Pero tal justificación para la guerra no es posible, porque el mandamiento del Evangelio es indiscutible: Bienaventurados los pacificadores.

¿Está decepcionado por lo que pasó?

En los últimos días he contestado cientos de llamadas, correos electrónicos y mensajes de texto. Algunos de solidaridad, otros preguntan: "¿Debo darle condolencias o felicitaciones?". Alguien me ha felicitado de inmediato. Entre estos últimos, hay no sólo son laicos, sino también monjes, sacerdotes y obispos. Trato de ver en todos los eventos la providencia de Dios y en estos días siento especialmente fuerte el apoyo que el Señor me ha enviado a través de las más diversas personas: sea de parientes como de desconocidos. No me arrepiento, estoy feliz de que se abran nuevas perspectivas. (M. A.)

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Arcipreste Chaplin: después de mi despido, estoy censurado por los medios de comunicación de Rusia
13/01/2016
​El Patriarcado de Moscú despide a Serghei Chapnin, el director de su revista
19/12/2015
La Iglesia Ortodoxa de Ucrania, ligada a Moscú, pidió restituir Crimea a Kiev
19/08/2014
La anexión de Crimea da miedo al Patriarca de Moscú
21/03/2014
Iglesia ortodoxa: El Obispo Tikhon (Shevkunov) apunta a liderar el movimiento ruso anti-ecuménico
28/04/2016 14:46