02/02/2016, 11.55
INDIA
Enviar a un amigo

Tamil Nadu, un sacerdote y tres católicos asaltados y acusados de “haber asesinado” a un niño en un centro de enfermos de Sida

de Nirmala Carvalho

El sacerdote está aún en estado de shock y en terapia intensiva por las heridas en la cabeza. Se sospecha que los culpables sean un grupo de hindúes radicales, que querían dar publicidad a la visita de Narendra Modi que hoy realizará a Coimbatore. La policía no ha ayudado a las víctimas. El centro “Assisi Snehalaya”, fundado por los franciscanos, desde hace doce años es elogiado por su servicio. El card. Gracias dijo: La iglesia católica en India ofrece el más grande servicio a la salud, después del gobierno, sin distinción de razas o de credos.

Coimbatore (AsiaNews)- Un sacerdote católico y tres laicos fueron internados en el hospital después de un ataque sufrido por un grupo de jóvenes cerca de Coimbatore, una ciudad industrial de Tamil Nadu. El incidente sucedió el 28 de enero pasado, pero la diócesis siro-malabar de Ramanathapuram decidió hacer público el ataque y realizó la denuncia sólo ayer.

El ministro del desarrollo rural de Tamil Nadu, S.P. Velumani, dijo que el ataque presenta aspectos de persecución religiosa. Los jóvenes matones eran hindúes radicales, que trataban de asaltar y unir a los hindúes alrededor del Premier Narendra Modi que hoy se encuentra en Coimbatore.

El p. Johnson Veeppattuparambil, vocero de la diócesis explica que el 28 de enero un grupo de treinta y cinco jóvenes hindúes radicales, han golpeado y herido a sangre al p. José Kannumkuzhy, de cuarenta y nueve años y tres miembros del Consejo pastoral diocesano, empleados en el centro “Assisi Snehalaya” (lugar del amor) en Ettimada, a unos veinte quilómetros al sur de Coimbatore. El grupo de hindúes radicales llegó a Ettimada para investigar sobre la muerte de un niño en el centro, que se ocupa de enfermos de Sida. La muerte del niño había suscitado protestas por parte de la población local que acusa al personal del centro de no curar suficientemente a los propios pacientes.

El p. Kannumkuzhy (v. foto), que es el abogado de la diócesis, junto a tres laicos, Lijo, Joseph y Stanley fueron llevados inmediatamente al hospital. Los laicos fueron dados de alta el 31 de enero; el sacerdote, con profundas heridas en la cabeza, está aún en terapia intensiva. “Está inconsciente- explica el p. Veeppattuparambil- y bajo shock gritando a menudo pidiendo que no le sigan pegando. Se necesitará mucho tiempo para curarse”.

El sacerdote y los tres laicos habían ido a Ettimada a la comisaria para testificar sobre la muerte del niño, después de ser acusados de descuido de parte de ellos. Mientras esperaban en su propio automóvil en el exterior de la estación policial llegaron los matones que los han asaltado. Trataron  de escapar con su auto, pero fueron perseguidos hasta la autopista. Los cuatro católicos se detuvieron junto a una jeep de la policía para pedir ayuda, pero los policías rehusaron intervenir.

El grupo de matones entonces atacó al sacerdote y a sus amigos con piedras de granito que encontraron en el lugar; al sacerdote le quitaron la sotana y lo golpearon varias veces. Cuando ya  se había caído al suelo continuaron golpeándolo con patadas. Después los dejaron diciendo y gritándoles que “llamaran a Jesús para protegerlos”.

El centro Assisi Snehalaya fue fundado por los franciscanos conventuales en el año 2004 y sirve como apoyo y de investigación para los enfermos de Sida.

Los sacerdotes reivindican el hecho que en estos doce años no hubo ninguna “mancha” sobre sus servicios. “Más bien- dice el p. Veeppattuparambil- sucede lo contrario: tenemos un gran número de visitas que después se convierten en benefactores del centro. Es realmente terrible ver las mentes distorsionadas que inventan acusaciones sin fundamento. Nosotros creemos en la verdad y el tiempo proveerá la sinceridad de nuestros esfuerzos y de nuestra dedicación”.

Hablando a AsiaNews, el card. Oswald Gracias, presidente de la Conferencia episcopal de India, condenó el asalto al p. Kannumkuzhy, reafirmando que la Iglesia católica continuará sirviendo en modo desinteresado a todos los infectados por el Sida en todos los centros de su responsabilidad, “inspirados por el amor compasivo de Jesús”.

También expresó “tristeza y dolor” por la muerte del niño en el Assisi Snehalaya, asegurando oraciones por la familia de pequeño difunto.

El purpurado, que también es arzobispo de Mumbai, recordó que la “Iglesia católica en India es aquella que ofrece el más grande servicio a la salud, después del gobierno indio y siempre servido en manera incansable a la gente sin hacer ninguna discriminación de castas o de credos, poniendo a disposición por decenios cuidados sanitarios accesibles a todos. Más del 855 de las casi tres mil instituciones sanitarias de la Iglesia católica sirven a la población rural y unos sesenta centros están dedicados al cuidado de los enfermos de Sida”.

(Foto credit: Fr Alex Chundath)

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
India, una letrina de pozo abierto, sigue matando a miles de niños cada año
21/11/2014
China: si desea una licencia de conducir, tienes que donar sangre al Estado
30/09/2014
Taskent, retiraron 18.000 nombres de la ‘lista negra’ de extremistas
20/02/2018 13:35
Caritas y ONGS católicas chinas en Manila: trabajemos juntas
23/02/2016 15:18
Manila, aumentan los casos de HIV y SIDA. Iglesia e instituciones, alarmadas
31/01/2018 17:38