17/02/2018, 11.37
EGIPTO
Enviar a un amigo

Una catedral dedicada a los mártires egipcios decapitados en Libia

de Loula Lahham

A tres años de la masacre de los 21 jóvenes coptos, fue dedicada y edificada en Al Ur, en el Alto Egipto una catedral por los “mártires de la fe”. Los restos de las víctimas, encontrados en una gruta en Sirte, después del análisis del ADN, serán expuestos en la planta baja del edificio. Los cometarios de los familiares de los mártires.

El Cairo (AsiaNews)- Era el 15 de febrero de 2015: en las costas de la ciudad líbica de Sirte, los miembros del así llamado Estado islámico (Daesh) decapitaron a sangre fría a 21 jóvenes egipcios, registrando y publicando su crimen en un video con el título. “Mensaje firmado con la sangre, destinado a la nación de la Cruz”.     

La misma tarde Egipto respondió con bombardeos aéreos contra algunos aglomerados de los yihadistas autores de la masacre y al día después de la difusión del video, el presidente egipcio Abdel Al-Sissi fue a la catedral de San Marcos en el Cairo, sede del patriarcado copto ortodoxo, para presentar sus condolencias a Teodoro II, Papa de los coptos ortodoxos.

Siguieron siete días de luto nacional. A continuación las familias han recibido una recompensa y se benefician de una pensión mensual por el salario que aquellos jóvenes obreros ganaban, después de haber partido para Libia y sostener a sus familia.

Esta semana, tres años después de la masacre, las familias de los difuntos recuerdan a sus hijos en el dolor y en la alegría: ellos ahora tienen una catedral en honor de sus hijos, que lleva por título: “Catedral de los mártires de la fe”.

Algunos días después de la masacre, Teodoro II, jefe espiritual de los coptos de Egipto, decidió inscribir a los 21 mártires decapitados por Daesh en el Synaxarium, el libro histórico sagrado de los mártires de la Iglesia copta ortodoxa.

La catedral fue construida en el pequeño pueblo de Al Ur, el pueblo natal de la mayoría de los asesinados, cerca de la ciudad de Samalut en el Alto Egipto, a unos 245 km al sur de la capital egipcia. Los altares de la nueva catedral fueron bendecidos y santificados el 14 de febrero por manos de Amba Pavnatius, el obispo de la región; la primera misa fue celebrada el día después, el 15 de febrero contando con la presencia del gobernador de la ciudad y al final, ayer viernes, al inicio del fin de semana egipcio, la iglesia fue abierta para las misas semanales.

Mientras tanto, las familias de los difuntos esperan siempre los resultados de las análisis del ADN por parte de las autoridades egipcias, después del descubrimiento de los despojos de los mártires en una gruta de Sirte (Libia), para poder recibir las reliquias de sus hijos que con toda probabilidad serán custodiadas en la planta baja de la catedral.

La catedral de los Mártires de la fe fue construida por un grupo de ingenieros de las Fuerzas Armadas egipcias pagadas por el gobierno, en una superficie de 4 mil metros cuadrados, y costó cerca de 10 millones de liras egipcias Uno 47500 euros). Esta fue construida en dos pisos: una planta baja, donde estarán expuestos los despojos de los mártires, envueltos en telas de terciopelo según la tradición copta, además de una biblioteca, una sala de recibimiento y otras salas para los servicios sociales.

Dijeron

Nuestros hermanos están en el paraíso. Nosotros estamos felices y rezamos por ellos.

Emad Soliman, hermano del difunto Magued Soliman

Es una locura el número de fieles llegados aquí para la inauguración de la catedral. Esto sobrepasa mucho el número de aquellos que habían venido hace tres años para los funerales de los mártires. Había también musulmanes.

Makine Zaki, padre del difunto Milad Zaki

He caminado con mi familia dos kilómetros en el frío de las 5 de la mañana para estar presente en la primera misa de la nueva catedral. Siento que mi hernano está siempre con nosotros y no nos ha dejado.

Makati Nagati, hermano del difunto Luka Nagati, y primo del dfunto Essam Baddar

Estoy feliz de ver un edificio en nombre de ellos, pero siento el dolor de la separación. En un segundo, buscamos a nuestros jóvenes y no están más.

Anónimo a la salida de la misa

Es un día de fiesta. Todos están en la alegría y las mujeres gritan de alegría

Kaddis Adel, amigo de diversos de los difuntos

No veo la hora de asistir al retorno de los despojos de nuestros mártires, para que podamos venerarlos en nuestra catedral.

Amir Nadi, primo del difunto Tawadros Farag

Mi hijo partió para Libia para mejorar sus condiciones financieras, para poder cubrir los gastos para la creación de su nueva familia y de nuestro hogar. Pero fue asesinado porque era copto.

Nached Wilson, padre del difunto Samuel Nached

El Estado mantuvo sus promesas: este se ocupó de las familias de los difuntos y construyó la catedral, nosotros dejamos que la justicia se ocupe de la venganza.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Coptos decapitados en Libia: el calvario de las familias, el dolor de los musulmanes
21/02/2015
Ataques aéreos egipcios contra el Estado islámico en Libia, después de la decapitación de 12 coptos
16/02/2015
P. Rafic: ‘Consuelo’ por el hallazgo de los restos de los mártires coptos decapitados en Libia
12/10/2017 16:09
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Patriarca católico de Alejandría: La visita del Papa Francisco marcará una renovación de la Iglesia en Egipto
25/04/2017 16:16


Viajes