30/10/2019, 15.20
BANGLADÉS
Enviar a un amigo

Virgen consagrada en Bangladés: Jesús es mi alegría

de Sumon Corraya

Dora D'Rozario combina el carisma de la castidad con sus dones como profesora de catecismo y predicadora en retiros. Hay 11 vírgenes consagradas en el país. "He recibido mis virtudes de Dios gratuitamente, y las doy gratuitamente a los demás. No pido que me paguen y recibo un placer ilimitado al entregarme".

 

Dhaka (AsiaNews) - En Bangladesh "Yo predico la Buena Nueva, las enseñanzas de la Biblia, la oración y el catecismo. Es un placer para mí predicar el Evangelio. Jesús es mi alegría. Lo dice a AsiaNews Dora D'Rozario, de 60 años, animadora y miembro de la Orden de las Vírgenes Consagradas desde 1985. En estos 34 años, dice, se ha enfrentado a varios retos, como "tener que explicar siempre por qué no quiero casarme". Esta es la pregunta recurrente que nos preocupa a muchos de nosotros. Nuestra vida es ofrecida como un sacrificio por Jesucristo.

En Bangladesh hay 11 vírgenes consagradas. Son mujeres que eligen una forma especial de consagración que les permite permanecer en su contexto ordinario de vida, sin tener que llevar el velo o vivir en comunidad. "La mayoría de nosotros -explica Dora- vivimos en nuestras propias casas; algunos de nosotros trabajamos como profesores, en el sector privado de las ONG o como enfermeras en el hospital, o nos pagan a tiempo completo por impartir cursos de catecismo".

La mujer es miembro de la asociación "Amigos del Mundo" y de la renovación carismática de Bangladesh, que forma parte de la Comisión Episcopal para la Liturgia y la Oración. Por eso ayuda en la redacción de textos litúrgicos. A veces, continúa, "también dirijo los retiros espirituales de las hermanas durante tres o cuatro días".

Según el art. 604 del Código de Derecho Canónico, "he aceptado la promesa de virginidad. Las vírgenes seguimos a Jesús en la vida, nuestro trabajo pastoral es guiar la oración, enseñar la Biblia. Respetamos ciertas reglas que nos muestran el camino a Jesucristo”. A veces la mujer también invita a los seminarios sobre la vida de las vírgenes consagradas a algunas mujeres católicas que no quieren casarse. "Podrían eliminar -dice- la insatisfacción frente a la Iglesia Católica uniéndose a nosotros en la promesa de permanecer vírgenes. Algunos tratan de entender nuestras vidas, la mayoría no aceptan nuestra invitación. Antes de asistir al seminario, todos piensan que [nuestra vida] es como la de un convento.

El Mes Misionero Extraordinario, que acaba de terminar, "fue muy importante. Nos recordó que el trabajo misionero es relevante y nos inspiró a trabajar aún más duro. En cuanto a su vida, dice: "He recibido mis virtudes de Dios gratuitamente y las doy gratuitamente a los demás. No pido que me paguen en mi trabajo como líder, catequista, predicador en retiros, y recibo placer ilimitado de entregarme. En Bangladés, concluye, "hay una gran necesidad de que más vírgenes consagradas den testimonio de Dios".

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Rajarampur, el Triduo Pascual en el santuario de la Virgen de Pompeya (Foto)
31/03/2018 13:06
Bangladesh: una Jornada de la Biblia para poner a Dios al centro de la propia vida
10/12/2013
Misionero de la Misericordia: Soy un instrumento de Dios en Bangladés
14/04/2018 14:07
Sor Zita Rema, una vida de misionera para los migrantes de Chattogram (Foto)
18/09/2019 14:53
Afganistán, ‘corazón del Asia’ atormentado, consagrado a la Virgen de Fátima
14/10/2017 10:40