Budistas birmanos atacan un pueblo Rohingya, decenas de muertos entre los cuales mujeres y niños
Lo denuncia el movimiento de activistas Arakan Project, que utiliza fuentes locales del pueblo de Du Char Yar Tan. Centenares de agentes presidian la zona para impedir otras violencias. El discurso de un líder extremista budista del mes pasado causó una situación de aumento de la tensión ya existente. El gobierno birmano, desmiente la narración de los medios y niega la existencia de las víctimas.

Yangún (AsiaNews/Agencias) - Un grupo de budistas aracaneses, apoyados por las fuerzas de seguridad birmanas, han atacado a algunos Rohingya del pueblo musulmán de Du Char Yar tan, en la pequeña ciudad de Maungdaw, en el Estado occidental de Rakhine, en Myanamar. El asalto sucedió en las primeras horas de la mañana del martes 13 de enero, si bien la noticia llegó ayer y se difundió a través del movimiento activista Arakan Project; el ataque causó la muerte de más de una decena de musulmanes, entre las cuales mujeres y niños. Sin embrago, las circunstancias de la circunstancia están obscuras y no se tienen confirmaciones oficiales de muertos o heridos por parte de la autoridad. Por el contrario el vocero del presidente birmano y vice-ministro de la Información Ye Htut desmiente lo que dicen los medios y activistas, agregando que "la policía está investigando sólo la desaparición de un agente en la zona".

Testigos locales confirman el aumento de la tensión en la zona en este último mes; a desencadenar las divisiones fue un sermón del líder del movimiento extremista budista 969 U Wirathu, que ha recorrido mucho la zona pidiendo la expulsión de los Rohinya. Éstos, si bien son una pequeña minoría en el País, constituyen el 90% de la población en la zona septentrional del estado de Rakhine.

Según la reconstrucción de los hechos, dada por el grupo de activistas, el 13 de enero algunos policías han hecho un allanamiento en el pueblo "confiscando teléfonos celulares" y "verificando la identidad de los habitantes". Ellos habrían reaccionado a la inspección, tratando de rechazar con la fuerza a los agentes y algunos policías habrían sido golpeados.

A la mañana siguiente la policía volvió a la zona, en compañía de un grupo de soldados y algunos habitantes budistas araqueneses, en busca de un agente dado por desaparecido la tarde precedente; una noticia que los Rohinya rechazan con fuerza. Fuentes de Arakan Project, refieren que los budistas y las fuerzas de seguridad habrían atacado a las mujeres y a los niños presentes en el pueblo- los hombres ya habían escapado en la noche por temor a las retorsiones- matando al menos  a 18 de ellos. Algunas mujeres habrían sido también violadas. "El hecho que la muerte sucedió por apuñalamiento- agregan y no por armas de fuego demuestra que detrás de los asesinatos están los habitantes budistas del área y no por la policía".

El día después de las violencias, la policía habría arrestado a más de 50 perosnas pertenecientes a la minoría Rohinya. Shwe Maung, parlamentario musulmán del partido del gobierno Usdp, confirma las voces de tensiones en la zona, si bien se tratan de "narraciones contrastantes entre ellas". "Un grupo de personas desapareció", agrega, y en estos casos "los Rohinya piensan que están muertos". Centenares de exponentes de las fuerzas de seguridad patrullan la zona y la "tensión es altísima".

Desde junio de 2012, el estado occidental de Rakhine es teatro de enfrentamientos violentísimos entre budistas birmanos y musulmanes Rohinya (800 mil en total), que han causado al menos 200 muertos y 250 mil evacuados. Para el movimiento activista con base en los EEUU, Human Rights Watch (Hrw) en la zona está en acto una verdadera y propia "limpieza étnica" por parte de las autoridades. El gobierno birmano considera a la minoría musulmana como emigrantes irregulares, que provienen del vecino Bangladesh.

 

 

MYANMAR_-_polizia_e_rohingya.jpg