Economía, contaminación y armas: la prioridad del gobierno chino para el escrutinio de la ANP
de Chen Weijun
Se inauguró hoy en Beijing, la Asamblea Nacional del Pueblo, el "parlamento nacional" para ratificar las decisiones tomadas por el ejecutivo. A unos 3.000 delegados, el ministro Li Keqiang hablo de los objetivos principales: el crecimiento económico de 7,5 %, el fortalecimiento del ejército, la guerra, la contaminación y la corrupción.

Beijing (AsiaNews) - La economía, la contaminación, la guerra y la lucha contra la corrupción son los principales temas abordados en la duodécima sesión de la Asamblea Popular Nacional, la primera en la era de Xi Jinping y Li Keqiang. Lo explicó esta mañana, el primer ministro chino a unos 3.000 miembros del "Parlamento nacional" que se dieron cita hoy en la sesión de apertura en el Gran Palacio del Pueblo en la Plaza de Tiananmen en Beijing. El gobierno chino establece la tasa de crecimiento económico para el 2014 en un 7,5% - que confirma la necesidad de mantener una situación social estable - y continúa su carrera armamentista para afirmar su supremacía en la zona.

En su discurso de apertura, el primer ministro ha partido de la economía y que China va a continuar las previstas reformas fiscales y financieras, necesarias para "liberar" a la economía nacional de la dependencia de la inversión "bloqueadora" [aquellos en el sector inmobiliario y especulativa. ndr ] que por el momento "impulsan el crecimiento económico", pero al mismo tiempo, incrementan el riesgo de "una peligrosa burbuja en el mercado inmobiliario". Li explicó que los objetivos siguen siendo los mismos: un crecimiento económico anual del 7,5 % y una reforma del sistema fiscal, tipos de cambio y de interés. Además, agregó que "el capital privado" se permitirá en aquellas áreas actualmente en manos de empresas estatales: la energía, circuito bancario y finanzas.

Al establecer la tasa de crecimiento del producto interno bruto de 7,5 %, el Gobierno señala que la "prioridad absoluta" es garantizar la estabilidad social: incluso en medio de desequilibrios sociales masivos, la sociedad china puede permanecer estable - y firmemente en las manos de Partido Comunista - sólo si se garantiza el empleo, los salarios mínimos y posibilidad de gasto también a la clase media. Aunque el mercado inmobiliario "está creciendo demasiado rápido en algunas ciudades", Li señaló que "no se tomarán nuevas medidas para regular la industria".

Ninguna reforma importante en el horizonte, incluso para el tema de la contaminación, un problema creciente en todo el país. Aunque en palabras el gobierno tiene la intención de "declarar la guerra al smog", no hay todavía medidas reales listas para limitar la emisión de gases nocivos a la atmósfera o el consumo de carbón en el sector industrial. Craig Hart, experto en política ambiental y profesor asociado en la Universidad de Renmin, dijo: "Las palabras de Li reconocen que se trata de una crisis. La esperanza es que en un enfoque pro-economía, invirtamos dinero en la modernización de las plantas industriales allanando el camino para una producción industrial más verde".

No hay ahorro y ninguna reforma, sin embargo, para los militares. En el presupuesto presentado a los miembros de la Asamblea Popular Nacional, el gobierno dijo que los fondos destinados a la defensa nacional para 2014 ascendieran a 808230 millones de yuanes (96 millones de euros). Esta cifra representa un incremento del 12,2 % con respecto al presupuesto del año pasado y se mantiene en línea con los incrementos anuales del sector. En 2013, el aumento fue del 10,7 %, en 2012 el 11, 2%, en 2011 el 12,7%. La necesidad de gastar más y más para los militares refleja la actitud de Beijing en el contexto de las disputas territoriales con sus vecinos, en particular con Japón.

El ministro Li Keqiang dijo que, de hecho, el gobierno " fortalecerá la movilización de defensa y las fuerzas nacionales de reserva, llevando a cabo de forma regular los preparativos para la guerra y la mejora de las defensas en las fronteras, en las costas y en nuestro espacio aéreo. Vamos a preservar la victoria en la Segunda Guerra Mundial y el orden internacional que se creó después del conflicto; no vamos a permitir que cualquiera pueda invertir el curso de la historia".

Yue Gang, coronel del Ejército de Liberación Popular, ahora jubilado, dice que el aumento en el gasto de la guerra es una respuesta a las provocaciones de las naciones vecinas: "Siempre mostrando más músculo, China espera que otras naciones serán más cautelosos antes de emprender sus movimientos. El gobierno cree que sólo mediante la mejora de su ejército puede minimizar los riesgos de la guerra". La referencia es a la disputa con Japón en la soberanía sobre el Senkaku / Diaoyu y con los países de la ASEAN a las islas Spratly y Paracel.

Finalmente, Li ha confirmado que el Gobierno "tiene la intención de construir un sistema capaz de luchar contra la corrupción y castigar a los funcionarios culpables sin piedad". Aunque no mencionó Zhou Yongkang, el poderoso ex "zar" de la seguridad nacional que parece estar en la mira de las autoridades, el presidente del Gobierno ha reafirmado su intención de "cazar tanto al tigre como a las moscas" en la lucha contra la corrupción. Cómo se le explica a Xinhua, la agencia de prensa oficial del gobierno, la referencia es a la conferencia inaugural del presidente Xi Jinping - emitido en marzo de 2013 - en la que el nuevo líder de China ha "declarado la guerra" a "todos los funcionarios corruptos, tigres y moscas. A saber potentes y menos poderosos".

 

 

CINA_-_Anp_apertura.jpg