Sacerdote filipino en Libia: En peligro la seguridad de 13 mil compatriotas
El P. Amado Baranquel, párroco de la Iglesia de María Inmaculada en Trípoli, hizo un llamamiento a su gobierno. Los islamistas han matado a un filipino de 50 años porque "no era un musulmán." "Benghazi y Trípoli están bajo el control de milicias, invadidas por tanques y con continuos disparos y explosiones."

Manila (AsiaNews / CBCP) - En la creciente crisis política que atraviesa Libia, un sacerdote filipino en Trípoli le pide a su gobierno garantizar la seguridad de los cerca de 13 mil italianos atrapados en el país. El P. Amado Baranquel, párroco de la Iglesia de María Inmaculada en la capital libia, hizo un llamamiento por la muerte de un hombre asesinado por islamistas radicales en Bengasi porque "no era un musulmán".

La víctima era un hombre de 50 años de edad, casado y padre de siete hijos, que era un trabajador de una empresa de construcción. Un grupo de hombres armados lo secuestró y mató el 23 de julio. La noticia ha aterrado la comunidad filipina en Libia, pero no pueden salir del país debido a que muchos aeropuertos y puertos fueron destruidos.

Según el Padre. Baranquel, también la ausencia momentánea del embajador filipino Oscar Orcine hace difícil garantizar la seguridad de 13 mil migrantes filipinos. Para ello le pidió al secretario de Relaciones Exteriores Albert del Rosario, traerlo de vuelta tan pronto como sea posible.

"Benghazi y Trípoli - dijo el sacerdote - están bajo el control de las milicias, invadidas por tanques y disparos y explosiones continuas. Un hospital fue evacuado debido a los persistentes enfrentamientos en la zona. Trabajan allí también muchos filipinos. La tensión es palpable... en todas partes y la situación se está volviendo muy peligrosa".

A la espera de poder salir de Libia, el sacerdote instó a sus compatriotas a no entrar en pánico, sino a "orar por la seguridad" de todos.

 

FILIPPINE_-_LIBIA_(F)_0726_-_Sacerdote.jpg