Papa: la bienaventuranzas son "el retrato de Jesús" y la base de su "enseñanza nueva"
En el día del juicio "no tendremos muchos títulos, créditos o privilegios que presentar. El Señor nos reconocerá si a nuestra vez lo habremos reconocido en los pobres, en los hambrientos, en quien es indigente o marginado, en quien sufre o esta solo... Es esto uno de los criterios fundamentales de verificación de nuestra vida cristiana"

Ciudad del Vaticano (AsiaNews)- Las Bienaventuranzas son el "retrato de Jesús", la base de su "enseñanza nueva", "el camino que Dios indica como respuesta al deseo de felicidad marcado en el hombre, y perfeccionan los mandamientos de la Antigua Alianza". Todavía la Iglesia en las catequesis del Papa Francisco para las audiencias generales, retomó hoy, después de la pausa del mes de julio, en la aula Pablo Vi, que el Papa recorrió a pie, parándose para saludar a los presentes, besando a los niños y intercambiando el solideo con los que le traían algunos fieles.

"En las precedentes catequesis- dijo- hemos visto como la Iglesia constituye un pueblo, un pueblo preparado con paciencia y amor por Dios y al cual todos estamos llamados a pertenecer. Hoy quisiera poner en evidencia la novedad que caracteriza a este pueblo, hay una novedad que la caracteriza: se trata realmente de un pueblo nuevo que se funda en la alianza, establecida por el señor Jesús con el don de su vida. Esta novedad no niega el camino precedente no se contrapone a ese, sino más bien lo lleva adelante, lo lleva al cumplimiento"

Quien "hace de cierre entre el Antiguo y el Nuevo Testamento" es "una figura muy significativa", Juan Bautista, el "precursor", "aquel que prepara la venida del señor", el "testigo, en cuanto nos hace conocer en Jesús a Aquel que viene de lo alto, para perdonar nuestros pecados y para hacer de su pueblo su esposa, primicia de la humanidad nueva. Como "precursor" y "testigo", Juan Bautista recubre un rol central al interior de toda la Escritura, en cuánto hace de puente entre la promesa del Antiguo Testamento y su cumplimiento, entre las profecías y su realización en Jesucristo. Con su testimonio Juan, nos indica a Jesús, nos invita a seguirlo y nos dice sin términos medios que esto requiere humildad, arrepentimiento y conversión: es una invitación que hace a la humildad, al arrepentimiento y a la conversión".

"Como Moisés había estipulado una alianza con Dios en fuerza de la ley recibida en el Sinaí, así Jesús, de una colina en la ribera del lago de Galilea, consigna a sus discípulos y a la multitud una enseñanza nueva que comienza con las Bienaventuranzas. Moisés da la Ley en el Sinaí y Jesús el nuevo Moisés, da la ley en aquella colina, en la ribera del lago de Galilea. Las Bienaventuranzas son el camino que Dios nos indica como respuesta al deseo de felicidad marcado en el hombre y que perfeccionan los mandamientos de la Antigua Alianza. Nosotros estamos acostumbrados a aprender los 10 mandamientos; seguro...Todos ustedes lo saben. Lo aprendieron en la Catequesis, pero no estamos acostumbrados  a repetir las Bienaventuranzas. Tratemos en cambio de recordarlas y a imprimirlas en nuestro corazón".

El Papa Francisco recitó las Bienaventuranzas, invitando a los presentes a repetirlas y luego le dio una "tarea para hacer en casa: agarren el Evangelio, uno pequeño que siempre deben llevar con ustedes y en el evangelio de Mateo cap. 5 están las Bienaventuranzas. ¡Léanlas! En estas palabras está toda la novedad traída por Cristo: de hecho, las Bienaventuranzas son el retrato de Jesús, su forma de vida, y son el camino de la verdadera felicidad, que también nosotros podemos recorrer con la gracia que Jesús nos dona".

"Además de la nueva ley, Jesús nos entrega también el "protocolo" sobre el cual seremos juzgados: es aquel que encontramos en el cap. 25 del evangelio de Mateo, donde está el protocolo, las preguntas que nos harán el día del juicio. No tendremos títulos, créditos o privilegios para presentar. El señor nos reconocerá si a nuestra vez lo habremos reconocido en el pobre, en el hambriento, en quien es indigente y marginado, en quien sufre o está solo... Es este uno de los criterios fundamentales de verificación de nuestra vida cristiana, sobre la cual Cristo nos invita a medirnos. Yo leo las Bienaventuranzas y pienso cómo debe ser mi vida cristiana y luego hago el examen de conciencia con este capítulo 25 de Mateo...cada día: hice esto, hice esto, hice esto... ¡Nos hará bien! Son cosas simples pero concretas".

"La nueva alianza- concluyó el Ppa- consiste justamente en esto. En reconocerse en Cristo, envueltos por la misericordia y por la compasión de Dios. Es esto que llena nuestro corazón de alegría, y es esto que hace de nuestra vida un testimonio bello y creíble del amor de Dios para todos los hermanos que encontramos cada día. ¡Recuérdense las tareas! Capítulo 5° de Mateo y capítulo 25".

Dirigiéndose después a los italianos presentes en la audiencia, Francisco les recordó que hoy es el aniversario de la muerte de Pablo VII, sucedida el 6 de agosto de 1978. "Lo recordamos con afecto y admiración, considerando como él vivió totalmente dedicado al servicio de la Iglesia, que amó con todo su ser. Su ejemplo de fiel servidor de cristo y del Evangelio nos dé el coraje y nos sirva de estímulo para todos nosotros".

F_._udienza_Paolo_VI.jpg