Papa: la salvación es la que trae Jesús, pero en todos está el drama de querer ser salvos "a mi manera"
"Haremos bien en preguntarnos: ¿cómo quiero ser salvo?", "¿El camino de la espiritualidad, que es bueno, que me hace bien, pero que es fijo, tiene todo claro y no hay riesgos? ¿O al modo cómo divina, que es en el camino de Jesús, que siempre nos sorprende, que siempre abre las puertas al misterio de la Omnipotencia de Dios, que es la misericordia y el perdón?".

Ciudad del Vaticano (AsiaNews) - La salvación es la que trae gratuitamente Jesús, pero "en todos nosotros" está el "drama" del "cerrarse al modo de Dios ", de querer en su lugar ser salvos "a mi manera", "bajo el techo de los requisitos y de los muchos mandamientos hechos por los hombres". Es la advertencia sugerida hoy por el Papa Francisco desde el pasaje del Evangelio en el que Jesús expresa su disgusto por haber sido rechazado por su propio pueblo, comentandolo durante la misa celebrada esta mañana en Casa Santa Marta.

En las palabras de Jesús en Corazín y Betsaida, "si en Tiro y en Sidón hubieran ocurridos los milagros que tuvieron lugar en medio de vosotros" por algún tiempo "se hubieran convertido", y se resume "toda la historia de la salvación". Como ellos rechazaron y mataron a los profetas anteriores de él, "¿por qué les resultaba incómodos", así habrían hecho con el  mismo Jesús. "Es el drama - dijo el Papa - de la resistencia para ser salvo", provocada por las cabezas de la gente. "Es justamente la clase dominante la que cierra las puertas a la manera en que Dios quiere salvarnos. Y así se entiende los fuertes diálogos de Jesús con la clase dominante de su tiempo discutiendo, lo ponen a prueba, tienden las trampas a ver si cae, porque es la resistencia a ser salvados Jesús les dijo: 'Pero, ¡yo no os entiendo! Vosotros sois como niños: os habíamos hecho sonar la flauta y no habéis bailado, hemos cantado un canto fúnebre, y no habéis llorado. ¿Qué queréis?', '¡queremos hacer nuestro propio camino de salvación! Es siempre este cierre a la manera de Dios".

El "pueblo creyente", sin embargo, entiende y "aceptar" la salvación traída por Jesús. Salvación que, por el contrario, para los líderes del pueblo se reduce esencialmente a la realización de los 613 preceptos creados por "la fiebre intelectual y teológica". "Ellos no creen en la misericordia y el perdón, creen en el sacrificio". "Ellos creen en todo lo arreglado, bien arreglado, todo claro. Este es el drama de la resistencia a la salvación. Incluso nosotros, cada uno de nosotros tiene en este drama. Pero hacemos bien en preguntarnos: ¿cómo quiero ser salvo? ¿Al modo mío? ¿Al modo de una espiritualidad, que es buena, que me hace bien pero eso es fijo, tiene todo claro y no hay riesgo? ¿O al modo divina, que está en el camino de Jesús, que siempre nos sorprende, que siempre abre las puertas al misterio de la Omnipotencia de Dios, que es la misericordia y el perdón?".

"Haremos bien en pensar que este drama está en nuestros corazones". Reflexionar sobre si nos toca confundir "la libertad con la autonomía" para elegir la salvación que creemos es la "correcta". "¿Yo creo que Jesús es el Maestro que nos enseña la salvación, o voy por todas partes para alquilar un gurú que enseña otra? ¿Un camino más seguro o me refugio bajo el techo de los requisitos y de los muchos mandamientos hechos por los hombres? Y así me siento seguro con esto - es un poco difícil decir esto - la seguridad de comprar mi salvación que Jesús da de forma gratuita con la gratuidad de Dios? Haceros bien hoy esta pregunta. Y la última: ¿me resisto a la salvación de Jesús?".

 

F_-_S_Marta_7.jpg