Satyarthi y Malala, su Nobel también para los niños cristianos del Kandhamal
de Nirmala Carvalho
El Presidente del Global Council of Indian Christians espera que este reconocimiento haga justicia a las pequeñas víctimas de los pogromos en Orissa 2008. El testimonio de Lenin Raghuvanshi, activista Dalit y amigo de Kailash Satyarthi.

Mumbai (AsiaNews) - El Nobel de la Paz Kailash Satyarthi, ganador de este año junto con la joven activista paquistaní Malala Yousafzai, debe usar este reconocimiento "para buscar justicia para los niños cristianos del Kandhamal, que seis años después de los pogromos continúan sufriendo mucho inexplicablemente". Este es el llamamiento lanzado a AsiaNews por Sajan K George, presidente del Global Council of Indian Christians (GCIC), para "neolaureado "indio que desde los años 90 lucha contra la explotación y el trabajo infantil, mediante la promoción de la tradición de Mahatma Gandhi.

Malala y Satyarthi fueron recompensados ​​por su "lucha contra la represión de los niños y los jóvenes y por los derechos de todos los niños a la educación". El comité noruego también hizo hincapié en el valor de la concesión del Premio Nobel de la Paz a una Pakistaní musulmán y un Indio hindú, símbolos de una posible reconciliación entre Islamabad y Nueva Delhi, contra el extremismo.

En este sentido, dijo a AsiaNews Sajan George, que no hay que olvidar "nuestros 10 mil niños de Kandhamal, que después del pogrom anti-cristiano de 2008, han abandonado las escuelas. También Naveen Patnaik, ministro Jefe del Estado, ha admitido que los ataques los ha llevado el radical hindú Sangh Parivar. La violencia ha tenido un efecto catastrófico en estas jóvenes generaciones. Los gobiernos de la India y Orissa deben asegurar su rehabilitación".

A AsiaNews Lenin Raghuvanshi (en la foto junto con el Nobel, en el centro), un activista por los derechos de los dalit y presidente del People's Vigilance Committee on Human Rights (Pvchr), describe a Satyarthi como "un verdadero amigo de los niños". Los dos se han conocido durante algún tiempo, porque Raghuvanshi fue - junto con el Premio Nobel de la Paz - uno de los fundadores del movimiento Bachpan Bachao Andolan (BBA, "Salve el movimiento de la infancia").

"Me acuerdo de una manera especial - dice Raghuvanshi a AsiaNews - cuánto hizo en el cinturón de Varanasi-Bhadohi-Mirzapur, conocido por la producción de alfombras, pero también por la explotación de los niños. Él ha puesto en marcha el Rugmark, una etiqueta que, si se asigna, asegura que el producto no es el fruto del trabajo infantil".

 

 

INDIA_-_1013_-_Bambini_Kandhamal.jpg