Cauto optimismo en las conversaciones sobre el problema nuclear de Irán, en una "etapa crítica"
La capital de Austria ha sido anfitrión de la última ronda de reuniones de los países del "5 +1". Teherán y Washington hablan de progreso, aunque hay "un montón de trabajo por hacer" para una firma de ellos el 24 de noviembre. Para el jefe de la diplomacia iraní los diálogos están dirigidos a "encontrar una solución": para los Estados Unidos sólo un "2 %" en las diferencias para derribar todo.

Viena (AsiaNews / Agencias) - El ambiente de cauto optimismo sobre las negociaciones entre las potencias mundiales de los "5 + 1" (los cinco miembros del Consejo de Seguridad, a saber, los Estados Unidos, Rusia, China, Gran Bretaña y Francia, más Alemania, al igual que Irán), se reanudaron esta semana en Viena. Al final de las conversaciones en la capital austríaca, Teherán y Washington hablan de algunos "avances", aunque todavía queda "mucho" trabajo por hacer para llegar a un acuerdo antes del plazo del 24 de noviembre. Fuentes dentro de las conversaciones destacan que las negociaciones han llegado a una "etapa crítica", aunque los expertos tienen dudas sobre las posibilidades de una firma dentro del tiempo permitido. Cualquier acuerdo tendría un significado histórico para todas las partes involucradas: se aseguraría un programa nuclear de Irán de naturaleza pacífica y civil, a cambio de la eliminación de todas las sanciones occidentales que han gravado mucho tiempo a Teherán y su economía; también concluirá una crisis de décadas en las relaciones internacionales.

Por otra parte, las relaciones entre Irán y Occidente han dado signos alentadores de recuperación con la elección en la presidencia el año pasado, de Hassan Rouhani, que ha trabajado muy duro para poner fin al aislamiento de Teherán. Las conversaciones deberían disipar las dudas y preocupaciones acerca de las verdaderas intenciones del programa nuclear iraní, que según algunos (sobretodo Israel), esconde proyectos militares. Por el momento todavía hay diferencias en las posiciones, en particular alrededor del futuro propósito del programa de enriquecimiento de uranio por parte de Irán.

Funcionarios estadounidenses dicen que todavía hay tiempo suficiente para llegar a una posición común, cumpliendo así con la fecha límite del 24 de noviembre; Washington está en un momento de elecciones de mitad de período y los líderes de la Casa Blanca temen un cambio en el equilibrio de poder en el Senado, lo que pondría en peligro las futuras negociaciones. Sin embargo, ya la semana pasada, el viceministro de Relaciones Exteriores de Teherán Abbas Araqchi avanzó la hipótesis de una extensión de tiempo, mientras que el ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov recordó que el plazo no tiene un carácter "sagrado". Algunos analistas creen que sólo un logro positivo en el "compromiso" justifica el aplazamiento de los términos y la concesión de "más tiempo" a las partes.

Los principales puntos críticos son las fechas para la retirada total de las sanciones impuestas por los Estados Unidos y la Unión Europea sobre el país y el grado en que se permitiría a Irán de continuar el enriquecimiento de uranio. Los "5 +1" - con visiones y tonos diferentes - quieren que Teherán reduzca significativamente la capacidad de producción de uranio, dejando sólo unos pocos cientos de centrifugadoras activas, y que sus actividades sean pacíficas. A cambio, Irán quiere el levantamiento de las sanciones internacionales que están estrangulando la economía.

Entre los principales enemigos de un posible acuerdo está el Estado de Israel y una parte del mondo político de Usa, así mismo el frente más radical del parlamento iraní. Un compromiso "provisional" alcanzado el año pasado incluye la flexibilización de algunas sanciones a cambio de un freno en la actividad nuclear, pero aún está por desatar el nudo en el nivel de enriquecimiento de uranio. Al término de las reuniones de ayer, el jefe de la diplomacia iraní Mohammad Javad Zarif hizo hincapié en que los diálogos están orientados a "la búsqueda de una solución, en lugar de en un análisis detallado de los problemas". Por el contrario, los funcionarios estadounidenses advierten que "todo podría colapsar con el 2% de los temas incluidos en el expediente, incluso si hay acuerdo sobre el 98% restante".

 

 

IRAN_-_STATI_UNIT_-_impianto_nucleare.jpg