Continúa la ofensiva del ejército iraquí contra el Estado islámico, liberada al-Baghdadi
Las fuerzas de seguridad han expulsado a los milicianos de la pequeña ciudad de la provincia de Anbar, a sólo 8 km de una base estadounidense. Precedentemente la coalición que guía EEUU había realizado ataques aéreos "precisos y eficaces". Continúan las condenas y la aprensión por las devastaciones de los jihadistas en Nimrud, uno de los más importantes sitios arqueológicos del país.

Bagdad (Asianews/Agencias)- Las fuerzas de seguridad iraquíes han expulsado a los milicianos del Estado islámico de la pequeña ciudad occidental de al-Baghdadi, en la provincia de Anbar, de hace semanas teatro de una ofensiva lanzada por los jihadistas en su marcha de acercamiento hacia la capital. La confirmación llega de fuentes del ejército de EEUU que, a sólo 8 km de la ciudad, controlan una base militar que tiene centenares de tropas americanas, comprometidas en el adiestramiento de los soldados iraquíes. Las fuerzas de seguridad de Bagdad irrumpieron en la ciudad, después de una serie de ataques aéreos de la coalición internacional guiada por Washington, que obtuvo resultados "precisos y eficaces".

En las últimas semanas el ejército iraquí estaría recuperando terreno en relación con las milicias del Estado islámico, que controlan de hace meses Mosul- segunda ciudad importante del país- y gran parte de los territorios del oeste. Por el momento está en curso una ofensiva para rescatar Tikrit, ciudad natal de ex raís, Saddam Hussein, situada a mitad entre la misma Bagdad y Mosul.

La operación la realizan al menos uno 30 mil soldados iraquíes y milicias chiitas. De las informaciones dadas por el comando militar, los soldados habrían entrado en el barrio de al-Dour, en la periferia de Tikrit, "liberado" de la presencia islamista. Sin embargo, no se confirma la limpieza total de la ciudad y el uso masivo de explosivos por parte del Estado islámico que habría frenado la avanzada.

Analistas y expertos de cuestiones militares explican que la conquista de al- Baghdadi es estratégica para la liberación de otras zonas de la provincia de Anbar, que continúan estando en manos de los islamistas. Una avanzada que logró evitar la destrucción de la antigua ciudad de Nimrud, considerada como uno de los más importantes centros arqueológicos del país. Han provocado aprensión e indignación las imágenes de la destrucción con topadoras de una joya arquitectónica del S. XII, ahora destruido por la locura iconoclasta del EI.

La barbarie realizada por los jihadistas contra el patrimonio de la humanidad fue condenada por la comunidad internacional y por la Unesco, la agencia de la Onu para la educación, la ciencia y la cultura. En el país está en acto "una sistemática" devastación de bienes y piezas antiguas, con el pretexto de destruir a "los falsos ídolos". En realidad los islamistas no sólo destruyen, sino que a menudo roban los bienes y patrimonios para venderlos en el mercado negro y juntar así fondos necesarios para financiar la guerra, como ya lo contó a AsiaNews el vicario apostólico de Alepo ( en la vecina Siria) mons, Georges Abou Khazen.

En concreto, esta mañana una banda de hombres armados secuestró a 31 ciudadanos de religión musulmana chiita, que vivían en un suburbio nord-oriental de Sadr City, en Bagdad. De las primeras reconstrucciones surge que detrás de los ataques estén algunas milicias chiitas, que obran- con secuestros y homicidios- y se dedican a actividades prohibidas por el islam, como la venta de bebidas alcohólicas y la prostitución.

IRAQ_-_offensiva_stato_islamico.jpg