El gobierno paquistaní reintroduce la pena de muerte "para todos los reatos"
Cancelada la moratoria en vigor de hace 7 años. Recientemente el gobierno reinició los ahorcamientos por crímenes relacionados con el terrorismo. Parte del ministerio del interior las órdenes a las administraciones provinciales que "se proceda" a las ejecuciones. Activistas por los derechos humanos: vergonzosa carrera al patíbulo que no resuelve los problemas de la seguridad y el orden públicos.

Islamabad (AsiaNews/Agencias)- El gobierno paquistaní canceló la moratoria sobre la pena de muerte en todos los casos en la cual está considerada la pena capital, después de haber reiniciado las ejecuciones por reatos relacionados con el terrorismo. La decisión de Islamabad de reiniciar las ejecuciones llegó el día después del ataque talibán a la escuela militar de Peshawar, un acto brutal que causó la muerte de casi 150 estudiantes y docentes. El ministerio del Interior dio indicaciones a las administraciones provinciales para "proceder con los ahorcamientos" de los detenidos que han terminado el recorrido procesal, y que se rechacen todos los pedidos de apelación o de clemencia.

Hasta hoy, son al menos 8 mil los detenidos en el brazo de la muerte en la nación de Asia del Sur, que esperan la ejecución de la sentencia después de una moratoria durada al menos 7 años. De éstos, unos mil han visto su pedido de gracia rechazada por el presidente, el último paso antes de la ejecución de la condena.

De diciembre pasado, desde cuando reiniciaron las ejecuciones, Paquistán colgó a 24 personas, 3 de las cuales no fueron condenadas por terrorismo.

Activistas y organizaciones pro derechos humanos hablan de "vergüenza carrera al patíbulo", alentada por Islamabad, que "no resolverá seguramente los problemas de seguridad y orden público" que afligen de hace tiempo a Paquistán.

Entre los miles de personas encerradas en el brazo de la muerte, hay diversas mujeres y entre éstas, está también la madre cristiana Asia Bibi, condenada a muerte por blasfemia y cuya situación ha elevado indignación y solidaridad internacional.

El año pasado, el secretario general de la Onu, Ban Ki-moon dirigió un pedido al gobierno paquistaní, para que reintroduzca la moratoria sobre la pena de muerte, que está prevista también para los reatos de adulterio y blasfemia, según los dictámenes de la sharía, la ley islámica. Grupos activistas acusan al sistema judicial paquistaní, plagado de procesos farsa, torturas por parte de la policía para sacar informaciones y confesiones, y la falta del derecho a la defensa.

 

PAKISTAN_-_death_penaltyok.jpg