Myanmar, llevados a proceso decenas de estudiantes: habían manifestado por la reforma de la educación
Al menos 80 personas terminaron detrás de las rejas, muchas de las cuales sin conocer siquiera la causa de la imputación exactamente. Sobre ellos las acusaciones son genéricas como el de “fomentar discordia e inestabilidad”; arriesgan hasta 6 años de cárcel. Ellos fueron golpeados con brutalidad por la policía y ahora arriesgan la cárcel. El presidente “reformista” Thein Sein defendió el modo de obrar de la policía.

Yangon (AsiaNews/Agencias)- Esta mañana al menos 80 personas terminaron detrás de las rejas, como consecuencia de las protestas de los movimientos estudiantiles de las pasadas semanas, reprimidas con violencia por la policía, que efectuó arrestos y denuncias. Muchas de las personas incriminadas son parte del grupo que ha protestado hace 2 semanas, para pedir modificaciones en la controvertida Ley de reforma de la Instrucción, en discusión en el Parlamento. Ellos fueron detenidos cerca de Letpadan, una pequeña ciudad a 140 km al  norte de Yangon, lugar donde se celebra el proceso, por haber intentado superar el bloque levantado por las fuerzas de seguridad. Están acusados de “sembrar la discordia y favorecer la instabilidad” y ahora arriesgan hasta 6 años de cárcel.

Las imágenes de los policías y agentes de civil, que armados de barras y bastones, que lastimaban a los inermes jóvenes, dieron la vuelta al mundo y levantaron condenas unánimes en seno de la comunidad internacional. Sin embargo, el presidente “reformista” Thein Sein defendió el obrar de los funcionarios diciendo que “escenas de este tipo, en Occidente, habrían terminado con disparos de armas de fuego y víctimas”.

Muchos de los parientes y familiares de los arrestados, junto a los periodistas, han esperado la llegada en el exterior del tribunal. El padre de Phyo Phyo Aung, uno de las decenas de jóvenes arrestados, afirmó que la hija ni siquiera está al corriente de los reatos por la cual es juzgada.

En las semanas pasadas los representantes de los estudiantes acusaron al gobierno de violar el acuerdo- alcanzado recientemente- sobre el borrador de reforma. El compromiso en los coloquios a cuatro- gobierno, parlamentarios, líderes estudiantiles y el National Network for Educational Reform (Nner)- fue alcanzado el 14 de febrero después de tensiones y rupturas.

Este aceptaba muchas de las exigencias de los jóvenes, entre las cuales la gestión independiente de institutos y academias respecto a ls políticas educativas y la formación de sindicatos libres de estudiantes y docentes. Sin embargo, el ejecutivo habría negado el nuevo borrador, definiéndola sólo una “propuesta” y continuando a trabajar sobre la vieja ley de reforma, rechazada por los estudiantes.

Hace un tiempo el sistema educativo de Myanmar era considerado uno entre los mejores de toda Asia; sin embargo, decenios de dictadura militar y el estrecho control en los liceos y universidades han determinado una involución que pesa aún ahora sobre la calidad y sobre la libertad de enseñanza. Y la amenaza hecha por los estudiantes de extender a toda la nación las protestas no puede que alarmar a las autoridades birmanas: pues fueron los estudiantes, en 1988 los que promovieron las primeras protestas pro-democracia, reprimidas luego en la sangre por el ejército.

Desde el 2011- finalizada la dictadura militar y formado un gobierno semi-civil, nombramiento de un presidente (Thein Sein, ex general de la junta)- Myanmar se comprometió en hacer una serie de reformas políticas e institucionales en clave democrática. Sin embargo, este proceso de cambio- sufrió un brusco detenimiento y aún hoy la líder de la oposición Aung San Suu Kyi no puede participar en la carrera para presidente.

MYANMAR_-_educazione.jpg