Nepal, convertidos del hinduismo: la fe católica da esperanza incluso en la aflicción
de Christopher Sharma

La familia de Sita Basnet se convirtió al cristianismo hace 12 años. Antes de su conversión, ella y su marido hacían grandes esfuerzos para llevar adelante la familia, y a los niños les iba mal en la escuela. “Luego de que abrazamos el catolicismo todo cambió”. “Cuando tengo problemas, rezo. Y todo se resuelve”.


Katmandú (AsiaNews) – Sus vidas cambiaron totalmente cuando se convirtieron al catolicismo: a los niños ahora les va bien en la escuela y los padres han encontrado un buen trabajo. Es la historia de una familia nepalesa, convertida del hinduismo al cristianismo doce años atrás. Sita Basnet (v. foto), la madre, dice a AsiaNews: “Ahora, la fe católica nos ayuda a afrontar la pobreza y a tener siempre una renovada esperanza, incluso en situaciones desesperanzadas”.

Sita, que hoy tiene 35 años, es madre de tres hijos y trabaja en una organización no gubernamental. Cuenta que las familias católicas llevan una vida digna, tienen una buena educación y se emplean en diversos sectores.  

La mujer relata cómo fue el momento en que decidió convertirse: “Sucedió hace 12 años. Mis hijos iban a la escuela, estudiaban en una escuela hindú. Mi marido y yo trabajábamos para la organización, pero teníamos un empleo insignificante. Era difícil asegurar dos comidas al día para toda la familia”, “Un día –continúa- pude ver a una familia católica; eran felices y tenían una vida serena. Entonces decidí entrar en una iglesia católica y fui inmediatamente recibida con el clásico saludo en lengua local, ‘Jaisubadhai’’, que significa ‘Alabado sea Dios’. Yo no conocía a esas personas, pero en cuestión de minutos todos se volvieron amables y me recibieron como si fuera de la familia. Esto me alentó de verdad”.

 

Siba y su familia comenzaron a frecuentar la catequesis y luego de tres años recibieron el Bautismo. Sonriendo, la mujer declara: “Cuando nos convertimos, Dios nos bendijo dándonos un buen trabajo. Mi hijo mayor aprobó, además, el año escolar. Ahora él está inscripto en una universidad que es gestionada por los jesuitas. Para él ha sido fundamental frecuentar este college, porque ha pasado los exámenes con un buen puntaje, y ahora está cursando el último año de Ingeniería”.

 

La mujer concluye: “Estoy orgullosa de presentarme como católica, porque todos los católicos son felices y están bien organizados. La fe católica es mi nueva esperanza para resolver los problemas. Cuando se me presenta uno, yo rezo al Señor y leo la Biblia. Y enseguida, el problema se resuelve”.

NEPAL_-_0127_-_Conversione.jpg