El arzobispo de Praga pide a Xi Jinping libertad para las religiones en China

Mons. Dominik Jaroslav Duka, pidió al presidente chino libertad religiosa para los católicos y para todas las religiones en China. El regalo de la obra de un disidente checo, cuyos libros estaban prohibidos bajo el régimen comunista. Firmados treinta contratos por cuatro mil millones de dólares.


Praga (AsiaNews)- En ocasión de la visita del presidente Xi Jinping a la república Checa, el arzobispo de Praga consignó al líder chino una carta en la cual le pide respeto por los derechos humanos y por la libertad religiosa.

Durante su visita, que concluyó ayer, Xi firmó un tratado de asociación estratégica con Praga y al menos unos treinta contratos económicos que podrían alcanzar los cuatro mil millones de dólares estadounidenses, es el volumen del comercio entre ambos países. Los contratos se refieren a los sectores turísticos, bancarios, energéticos y automovilísticos.

La visita, con fuerte características económicas, estuvo acompañada por protestas y controversias. Algunas banderas chinas expuestas en las calles de Praga fueron manchadas con tinta; algunos activistas han cubierto las banderas chinas con banderas tibetanas. También realizaron manifestaciones los miembros del Falun Gong y de vietnamitas que critican las pretensiones territoriales de China en el mar Chino meridional.

El presidente checo, Milos Zeman recibió con todos los honores a su huésped en el castillo de Praga, pero fue criticado por haber callado sobre los derechos humanos, en nombre de las ventajas económicas.

El arzobispo de Praga, mons. Domink Jaroslav Duka (v. foto), pudo encontrarse con el líder chino en el banquete de honor hace dos días. Aprovechó la ocasión para darle una carta y un libro de Bohuslav Reynek (1892-1971), un poliédrico artista bohemio (pintor, poeta, traductor, escritor), cuyos libros estaban prohibidos por el régimen comunista desde el año 1948 en adelante.

Según el secretario del arzobispo, la carta consignada a Xi Jinping contiene un pedido de respeto por los derechos humanos y por la libertad religiosa en China no sólo para los católicos, sino para todos los creyentes. Mons. Duka dijo que espera que Xi comprenda que la libertad para la Iglesia y para las comunidades son una parte importante de la vida de una nación democrática. Y también declaró que aceptó participar en el banquete con Xi como una promesa de respeto por la libertad religiosa en China.

Recientemente en Beijing, se realizó una muestra sobre los trabajos de Reynek. Al inicio, el ministerio chino de Cultura había rechazado el pedido checo, pero después de muchas insistencias, había dado su aprobación. (JA).

Czech-_Duka.jpg