Dacca, monjes budistas ayudan a los musulmanes a festejar el Ramadán, “gracias a Madre Teresa”

Hace seis años que los religiosos del templo Dharmarajika donan comida a los musulmanes más pobres para así permitirles interrumpir el ayuno ritual. Cada día, distribuyen quinientas cajas para el Iftar, llenas de comidas típicas. Un monje: “Madre Teresa dijo que se encuentra a Dios sirviendo al hombre. Fuimos inspirados por esto”.


Dacca (AsiaNews)- Monjes budistas ayudan a los  musulmanes pobres a celebrar el Ramadán en el espíritu de Madre Teresa. Es lo que sucede en Dacca, en el monasterio budista de Dharmarajika, donde hace seis años que los religiosos locales donan cajas de comida a los fieles islámicos para que ellos puedan interrumpir el ayuno después del crepúsculo (Iftar). Buddhapriya Mohathero, asistente del director del monasterio, explica a AsiaNews: “Hemos lanzado esta iniciativa con un espíritu insólito. Madre Teresa dijo que se encuentra a Dios sirviendo a los hombres, y nosotros fuimos inspirados por este mensaje”.

El monje afirma que las cajas para el Iftar son distribuidas a los musulmanes más pobres, que viven en las cercanías del monasterio y que no pueden permitirse comprar comida. Muchos de ellos trabajan arrastrando los risció (taxis-carritos, que son tirados a mano)  y viven la jornada como pueden: “Durante el sagrado Ramadán- cuenta Buddhapruya Mohathero-cada día entregan quinientas cajas para el Iftar".

Los paquetes, informan los monjes, contienen comidas típicas del Iftar bangladesí, como las patatas cortadas en pedazos, peyaju (guiso de cebollas) y beguni (hecha con berenjenas), chhla-boot (lentejas), muri (arroz al vapor) y jalapi (un dulce hecho con jarabe de azúcar).  

Abdul Hamud, un musulmán, afirma: “Vengo cada día para recoger el Iftar y ellos los donan con sinceridad. Estoy muy agradecido a estos monjes”. Farud Islam, otro fiel islámico, parecía la cocina de los budistas: “Las comidas que ponen en las cajas son muy buenas, comerlas da gusto”.

Shuddahananda Mahathero, otro monje dice: “Creemos en la paz que viene de la armonía pero los lamentos de las minorías en Bangladesh son cada día más fuertes. Nuestro país pertenece a todas las personas de fe y no pensamos estar haciendo mal a nadie- Entonces, ¿por qué somos perseguidos?”    

El religioso explica que el budismo está presente en Bangladesh desde hace miles de años, pero sus fieles son una minoría (cerca del 0,7%) y su número está en continua disminución.

El monasterio de Dharmarajika fue fundado en 1960 y es muy famoso en Dacca por las obras que son llevadas a cabo por los monjes en el ámbito social. En las instalaciones, los religiosos cuentan con un orfanato, una escuela y una clínica.

Buddhists_distribute_Iftar_(1).jpg Buddhists_distribute_Iftar_(1).jpg Buddhists_distribute_Iftar_(1).jpg